Aprendiendo a vender un negocio y tratando de evitar una muerte virtual

Todos aprendemos a vender, la mayoría vendemos solo para satisfacer nuestras necesidades básicas: alimento, techo, educación.

Llorar es una técnica antiquísima para vender, usted pude seguir aplicándola o evolucionar, saber vender es imprescindible en la vida, pero en esta época de cambios tan rápidos adaptarnos es básico.

Aprender a vender para satisfacer nuestros sueños probablemente es el mayor reto, ahora hacemos vida virtual, socializamos desde la comodidad de una computadora, pero ¿sientes que tus sueños se acercan?

vender-un-negocioProbablemente la cantidad de Tweets y participación en el muro de Facebook sea cuantiosa, entonces decir que haces negocios por Internet, pero la gran mayoría sigue con las mismas técnicas de tocar puertas. ¿No crees que eso ya cambio?

Saber vender como nuestro abuelo probablemente hoy día no nos lleve a ninguna parte. Ahora antes de hacer una transacción de dinero necesitamos vender nuestra imagen, necesitamos que las personas sepan de de nosotros.

Es frecuente pensar en una idea de negocio poner por delante un producto o una empresa distribuidora de algún producto. Pero luego nos damos un tremendo golpe en la pared al comprobar que no tenemos a quien vender.

Mientras los aprendices están sudando de puerta en puerta o de cuenta en cuenta buscando contactos en las redes sociales, los expertos están recurriendo a técnicas muy modernas para vender un negocio.

Saber vender es algo con que nacemos, aprendemos cada día, aprendemos cada vez que persistimos en vivir o convivir en un medio social.

Si nuestra vida transcurre ofline puede ser que aun las ventas tradicionales nos den resultados. Pero al relacionarnos con las personas de forma online continuara nuestro aprendizaje, ya que de otra manera tendremos una muerte virtual.

Imagen Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *