Valor de la intuicion en la creacion de negocios rentables

¿Que negocio harás, el que te recomienda un amigo, un experto o tu intuición? ¿Como te ha resultado? Siempre el mejor negocio es hacernos responsables por los resultados y continuar buscando soluciones y rentabilidad, las experiencias siempre han sido las mejores consejeras, y por ahí están las palabras de algún consejero, amigo y/o la intuición. Todo sirve si adoptamos una mirada positiva.

Valor de la intuición en la creación de negocios rentables.- Es elevado el número de empresarios y ejecutivos que han subrayado el papel de la intuición en la toma de decisiones, y sin necesidad de  remontarnos al legendario Masaru Ibuka, de Sony, o a Ray Kroc, de McDonald´s. Tenemos cerca a Bill Gates, Mark Zuckerberg, etc.

A pesar de las recomendaciones de los expertos en finanzas que siguieren guiarse no por emociones sino por datos estadísticos y comprobables, cada día se admite más abiertamente la contribución intuitiva a la toma de grandes decisiones, cuando se manejan variables complejas.

Por ejemplo si tu negocio pide con urgencia algo nuevo para salir de la rutina ¿Que vas hacer? puedes tener el ejemplo de otras empresas o algo que viste en el día o la semana pasada, pero ¿Quien te dice que funcionara? y si fracasa ¿Que te hace seguir insistiendo? Siempre estará presente tu intuición.

La intuición contribuye asimismo a la innovación, la solución de problemas, la comunicación, el aprendizaje, el análisis de oportunidades, etc. Pero no es intuición todo lo que se te ocurre, en verdad hay una delgada linea para confundir con prejuicios, conjeturas, deseos, temores, ocurrencias, intereses, etc.

La intuición es algo diferente al pensamiento,  a buscar razones, puede ser contradictorio con la razón, pero puede complementar, aunque también puede llevarnos a conductas irracionales que necesitamos evitar. Pero alerta, si tu intuición te ha llevado experiencias desfavorables, no es para refugiarse en el miedo.

Recuerda que el conocimiento técnico y científico se ha beneficiado de la intuición genuina de muchos expertos, manifestada de formas muy diversas.

No sabemos si algún día tendremos una sociedad fuera de la razón, aunque la naturaleza ya lo esta, no sabemos como el ser humano dará paso al progreso mirando la paz, el amor, la colaboración mutua. Pero sin duda la intuición nos esta llevando a estar mas cerca de la naturaleza y las cosas del corazón, por ejemplo los negocios cada día son menos razonables y mas emocionales.

La intuición podemos usarla como un complemento de la razón, pero sin duda se necesita cultivar y estimular haciéndonos responsables por completo de los resultados. No todas nuestras voces interiores son intuiciones, pero sin duda ejercitarnos en reconocerlas nos permitirá mayor autenticidad.

Rosalía Mera, una empresaria española, dice sobre sus inversiones “Me baso en el principio de incertidumbre. Cada vez nos estamos convirtiendo en menos expertos y la intuición tiene más valor que los datos que nos dan los analistas”, “La riqueza máxima es encontrar un disfrute máximo”, “Cuando todo va bien, la gente piensa poco…”

El exceso de información en la toma de decisiones puede diluir u oculta lo esencial, puede ser negativo tanto como la falta de este, ademas no dominamos todas las variables por el que la economía nos sorprende desvirtuando en esencia a la razón.

Hay grandes éxitos claramente vinculados (por sus propios protagonistas) a la intuición, podemos citar a conocidos empresarios intuitivos como Ibuka, Trump, Welch, Gates, Kroc, Eaton, Naito, Ortega, Heineken, Walton…, y a empresarias legendarias como Madame Clicquot o Helena Rubinstein, u otras de nuestro tiempo, como la citada Rosalía Mera, o Esther y Alicia Koplowitz. No obstante, aunque de su papel hablan casi todos los empresarios y empresarias, ¿se refieren siempre a lo mismo cuando hablan de la intuición?

Masaru Ibuka, empresario cofundador de Sony, dice que no se esmera en pensar cuando se trata de tomar una decisión importante (tras estudiar a fondo cada asunto, sin reparar en viajes y esfuerzos), que prefiere practicar un ritual: prepararse una infusión de té “Si el té no me sienta bien -decía-, entonces sé que debo desistir. Confío en mis sensaciones y sé cómo trabajan. Mi mente no lo tendrá claro, pero mi cuerpo sí”

Los asesores de Ray Kroc desaconsejaron pagar el alto precio que los hermanos McDonald, le pedían por la cadena de hamburgueserías; pero Kroc tenía una íntima convicción y algo (su funny bone, al parecer) le dijo que debía aceptar.

En Coca Cola se dice que el desacierto de la new Coke se debió a un exceso de razones, a un racionalismo que atoró la intuición.

La intuición parece llevarse mejor con el servicio al cliente, que con la superación del competidor; con el pensamiento profundo y penetrante en la actividad, que con la obsesión por el beneficio a corto plazo; con el bien común, que con el particular; con la prudencia y mesura, que con la complacencia y el alarde.

En resumen:

  • La razón y el conocimiento explícito no deben ser sustituidos, sino reforzados en caso necesario por la intuición.
  • Hemos de distinguir la intuición genuina de prejuicios, creencias, conjeturas, presiones, inferencias, intereses, temores, obsesiones, influencias…
  • La intuición nos acompaña en la toma de decisiones, como en la comunicación, la solución de problemas, la creatividad, el aprendizaje, las oportunidades…
  • En cada individuo y circunstancia, hay factores que catalizan la expresión intuitiva y otros que la obstaculizan o bloquean.
  • La intuición se nutre del inconsciente heredado y adquirido, pero no todas las intuiciones parecen llegar del inconsciente, ni es intuición todo lo que viene de él.
  • La intuición genuina se acompaña de cierta convicción característica que mueve a la acción; pero no todas las convicciones declaradas poseen naturaleza intuitiva.
  • Hay personalidades más intuitivas que otras, pero todos podemos cultivar y estimular la intuición en el trabajo, de modo paralelo a la razón y el conocimiento.
  • La intuición es plural no sólo en el significado que le damos, sino igualmente en sus manifestaciones, en las fuentes de que se nutre y en los contextos en que nos asiste.

Jagdish Parikh hablaba de “acceso a la reserva interna de pericia y experiencia acumulada durante años, y obtención de una respuesta, o de un impulso para hacer algo, o de una alternativa elegida entre varias, todo ello sin ser consciente de cómo se obtiene”. Por su parte, Daniel Goleman sostenía que “la intuición y las sensaciones viscerales constituyen un índice de nuestra capacidad para captar los mensajes de nuestro almacén interno de recuerdos emocionales, nuestro patrimonio personal de sabiduría y sensatez, una habilidad que se asienta en la conciencia de uno mismo”.

Imagen BTOEducational – Fuente Business
Publicado en NegociosRentables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *