Cual es el valor de la experiencia, ¿Mayores de 45 años ya no se adaptan?

El ámbito laboral esta sufriendo cambios muy grandes, por un lado millones de jóvenes terminan sus estudios para salir a buscar trabajo y por otro lado se extiende la falsa creencia de que las personas mayores de 45 años, ya no se adaptan a los cambios. Nada más falso, si hay urgencia la gente termina adaptándose.

Según estadísticas el 40% de la población tiene entre 35 y 59 años de edad, y ellos también necesitan trabajar.

¿Quién prefieres que te opere, un cirujano de 50 años que tiene experiencia en los quirófanos, o un recién titulado? Hay habilidades que sólo se adquieren con años de trabajo, y éstas son las que deben destacar los profesionales mayores de 40 al buscar un empleo.

En muchos sectores los recién egresados están acaparando los empleos, y los profesionales mayores no saben como hacer valer su experiencia. Estos profesionales necesitan sacarle provecho a su experiencia y a vender sus relaciones, para hacer la diferencia.

La experiencia un factor que te hace mas capaz

De acuerdo con Fernández la diferencia entre un egresado que “vende” su intención de adaptarse a un equipo y “moldearse” a la empresa, el adulto tiene que promocionar destrezas muy específicas: control emocional (no renunciar a la primera de cambios), constancia, conocimiento del mercado, productividad acreditada a lo largo de años, y responsabilidad.

Es importante que el profesional mayor este dispuesto a adaptarse a los cambios agregando especialidades tecnológicas a su profesión, e integrándose a los nuevos medios sociales virtuales donde sus conocimientos pueden ser muy apreciados.

El recién egresado para absorber experiencia suele poner atención a lo que dicen, busca hacerse de amigos en diversas áreas y oye comentarios de todas partes. El adulto, por el contrario, tiene veneración a su experiencia y suele ser reacio a los cambios. Esto no lo favorece, necesita ser flexible.

Los profesionales mayores probablemente necesiten contratar un coaching que les ayude a reestructurar sus talentos, experiencia y permitan una retroalimentación.

Dos factores que favorecen al profesional mayor: compromiso y experiencia, necesitan aprender a vender estos factores.

Por ejemplo es muy común que las personas que han decidido dar un giro profesional, estén en la franja de los 40 años, en especial si hasta ese momento la persona no tiene un puesto destacado en su empresa. Y muchas veces iniciando sus propios negocios.

Un buen porcentaje de esos emprendedores, incluso, son mujeres de 40, ellas tienen la cualidad de que continuamente están buscando “algo” para tener un esquema de trabajo más acorde a sus necesidades personales.

Muchas mujeres de cuarenta y tantos tienen negocios exitosos en la red, empiezan desde casa, para cambiar su dinámica laboral de oficina, o porque necesitan otro ingreso.

Imagen PicApp – Fuente NewsYahoo
Publicado en UnaEmpresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *