Vacaciones y viajes en el trabajo?

vacacionesLos ejecutivos que no toman vacaciones deben ser encarcelados por dos semanas.

Las mismas son esenciales. Nadie puede prescindir de ellas.

Las vacaciones tienen un miliar de cualidades terapéuticas, sin ser la menor el efecto que la ausencia de usted tiene sobre los demás. Ofrecen una gran oportunidad para que los demás hagan su trabajo e inclusive demuestren que lo pueden hacer mejor que usted. (¿Puede creer que eso sea posible?)

Le brindan a su secretaria la oportunidad de ponerse al dia en toda esa infinidad de documentos que dejó atrás. Le permiten comprobar que usted no es absolutamente indispensable. Lo cual no deja de ser una lección saludable.

El Líder siempre toma sus vacaciones, no necesariamente porque quiera, sino porque sabe que si no lo hace, los miembros de su equipo se sentirán culpables cuando tomen las suyas. De modo que el da el ejemplo e insiste en que su gente lo siga.

El Líder desea en realidad tomar sus descansos. Quiere la terapia que permite que fluya aire fresco a través de su mente. Quiere sentarse en la cima de una montaña para echarles una larga y serena mirada a su empleo y a su trabajo. Quiere nadar un poco y sumergirse muy por debajo de lo que ha estado sucediendo estos últimos meses. Luego, al cabo de los dos o tres primeros dias de descanso, quiere olvidarse por completo del trabajo. Quiere pasar algún tiempo con su familia, a la que probablemente tenía descuidada todos estos últimos meses.

En cuanto empiece a aburrirse con sus siete o quince dias de descanso, lo cual es inevitable, quiere regresar al trabajo, lleno de vigor y de (que Dios se apiade de su gente) miles de nuevas ideas.

aplicarhoy

¡Esta es la mejor página de todo el blog! Saque su agenda y programe sus próximas vacaciones (si no lo ha hecho ya). Asegúrese de que tengan lugar. No hay excusa que valga. Debe tomarlas. Tampoco se admiten interrupciones durante las mismas, a menos que la compañía esté a punto de quebrar.

En seguida, y esto debe ser la mejor parte, verifique con sus subalternos inmediatos y cerciórese de que hayan hecho los planes para sus vacaciones. No partan todos al mismo tiempo. Alguien podría ponerse receloso.

 

Viajes

viajes trabajoHay que hacer un gran esfuerzo para encontrar la manera de superar los viajes como agente motivador.

Me fue muy difícil escribir esta sección. Pasé siete días en Río de Janeiro, y al final de ellos, creo que me preocupaba más por que después de un vuelo nocturno a Londres todavía tuviera el bronceado de mi piel que por escribir alguna vez sobre viajes.

Mientras estaba sentado junto a la piscina bajo el ardiente sol brasileño observando a las señoritas tostadas por el sol tomándose sus caipiriñas, comencé a preguntarme cuál era el aliciente tan especial que presentaban los viajes. Me enrumbé hacia las palmeras de la terraza del Hotel Rio Palace y dirigí la mirada hacia las blancas arenas calientes de la playa de Copacabana que se extendían hacia el Pan de Azúcar en la distancia.

Era noviembre y sabía que allá en mi tierra natal, fría y azotada por las lluvias, millones de personas darían cualquier cosa por estar en mi lugar.

Sin embargo, era consciente de que otros tantos miserables estúpidos que se lo pasan viajando dicen que detestan viajar y no obstante siguen haciéndolo cuantas veces pueden.

El Líder sabe que para el joven ejecutivo en vía de ascenso, los viajes internacionales representan un gran estímulo. Primero que todo lo hacen sentirse importante, le proporcionan confianza, amplían su mente y hacen que su trabajo sea más estimulante.

Hace todo lo posible por crearles oportunidades de viajar a las personas que están en vías de progreso. Las envía a cursos en Ginebra, en Ciudad de Méjico o a participar en proyectos de investigación en Hong Kong. Si alguien ha hecho una labor excepcional (fíjese en la palabra “excepción”: lo que no es lo normal), inclusive los enviará a Río de Janeiro y cargará los gastos a la cuenta de la compañía.

El primer viaje profesional al exterior no deja de producir un gran impacto estimulante. El Líder lo usará en forma selectiva y con un alto grado de discriminación. Algunos podrían afirmar que los viajes son algo “divertido”, pero el Líder sabe que en lo alto de la Torre de Marfil hay gente muy importante que vuela a Nueva York, reserva suites de hotel con jacuzzis y celebra reuniones alrededor de la piscina. Lo llaman trabajo, pero tampoco hay nada malo en la “diversión” ocasional.

aplicarhoy

Estudie su agenda para los próximos tres meses. Invite a su gente más prometedora a que emprenda cada viaje de negocios en su nombre, exceptuando los casos en que el lugar de destino sea absolutamente espantoso. (No me atrevo a sugerir alguno — siempre me encantaron Lagos y Sao Paulo.)

Si usted no viaja, y ninguno de los miembros de su equipo lo hace, use su imaginación y cree una oportunidad. He oído decir que la producción de ganchos de papel es más eficiente en el Brasil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *