4 leyes de la espiritualidad indispensables para tu emprendimiento

Para todo emprendimiento necesitamos personas, desde un inversionista, un socio, clientes, empelados, etc. Las personas son fundamentales en todo negocio y es nuestra forma de relacionarnos con ellos lo que nos permite lograr algún tipo de rentabilidad.

La responsabilidad de un emprendedor significa tener todo el poder

Por su puesto, todos soñamos con una excelente rentabilidad, pero no siempre ocurre, lo cual significa un problema y es justo lo que nos corresponde pues si deseamos cultivar nuestro espíritu emprendedor, tener problemas y buscar soluciones nos hará mas fuertes y capaces de grandes logros. Hay que agradecer este momento, agradecer los problemas que tenemos al frente, tomar decisiones y seguir adelante.

Ganar dinero es un gran deseo para el grueso de la población mundial, pero en ese afán de coger dinero de donde sea, corren por caminos equivocados. Es como correr detrás de la risa, “quiero mas alegrías”, “quiero reír mas”. No hay necesidad de correr, eso solo agregara mas decepciones, cansancio, estrés. Solo necesitas detenerte y buscar una buena relación contigo mismo y la gente que te rodea, la risa, al alegría saldrá sola.

El dinero también es un proceso de relaciones con personas, solo hay que detenerse y trabajar en mejorar nuestra relación con nosotros mismos, luego mejorara nuestra relación con las personas, podremos servir mejor y el dinero empezara a fluir. Pero tu quieres dinero, ya ya, SIN NADA DE PALABREOS, sin tanto tema de autoayuda, ¿QUIEN LO VA HACER?.

Mucha gente cree que el dinero que necesita lo va lograr con algún truco, alguna oportunidad de negocio, con algún guru, y se convierten en creyentes. Creen que encontraran esa oportunidad maravillosa, ese truco, ese guru. Corren tras ellos, y cuando no logran nada, dicen “no funciona” y buscan otro, y otro. Eso es estúpido, pero esta bien, es justo lo que te corresponde, como lo veremos en las 4 leyes de la espiritualidad indispensables para tu emprendimiento.

En la INDIA se enseñan las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad” que es indispensable que las adaptes para tu proceso de emprendimiento. Necesitas desarrollar y gestionar tus talentos, son tu mejor recurso para lograr éxito profesional y personal.

1º.- La persona que llega es la persona correcta

Es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

Tu lo puedes interpretar como quieres, pero como lo interpretes es la única forma que puedes en este momento. La forma como inicias tu emprendimiento es lo justo, puede ser que pierdas o ganes dinero, pero es lo justo que te corresponde para este momento, para los pensamientos que tienes y por la forma como gestionas tus talentos y vida.

El poder de lograr los sueños consiste en conocer nuestros talentos propios

2º.- Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido

Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante.

No existe el: “si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.

Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

3º.- En cualquier momento que comience es el momento correcto

Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Si, todos deseamos felicidad, riqueza y salud. Pero, es contradictorio, la mayoría no esta dispuesta a hacer nada para lograrlo. Incluso muchos que se declaran emprendedores y lideres que rompen paradigmas, solo repiten las viejas arengas de lidere muertos. Un paso fuera de la zona cómoda y empieza a suceder algo nuevo, lo correcto para tomar decisiones y coger lo que nos corresponde.

4º.- Cuando algo termina, termina

Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegó a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado”.

Tanto tu como yo deseamos calidad de vida y hemos pensado que con una oportunidad de negocios podremos lograrlo, pero ¿Quien lo va hacer? Es importante terminar esa vida que no nos agrada, terminar con esos pensamientos, quizá muchos que acaricias pero te dan esa vida. Permite que se rinda ese EGO que no favorece tu emprendimiento.

Imagen por izzon02