Tomar Acción en todas las circunstancias

tomar accionEl compromiso se traduce en acción, y ésta vale más que mil palabras.

Con el auge del libro “El secreto” de la ley de atracción muchas personas mal interpretaron el significado y asumieron que para conseguir resultados basta solo con soñar, tener buenas intenciones y pensar en forma positiva lo que uno desea. La verdad es que a todo ello le falta un elemento fundamental y es el de tomar acción para que se realicen las cosas que hemos planeado.

De nada sirve soñar y planificar todo lo que se desea si finalmente no se toman las acciones necesarias para que las cosas ocurran. Debes saber que donde hay un sueño, una tarea o un objetivo no cumplido es por que faltó la acción necesaria para que ocurra.

Postergar, no responder y no hacer que las cosas sucedan es lo que debemos evitar a toda costa si queremos sobresalir como líder.

En el ámbito de la empresa y los negocios todos nosotros la hemos sufrido. Aquella situación en que alguien dice que algo se hará y no se hace. El gerente de ventas que promete llamarlo a usted por teléfono, pero no lo hace, el gerente de servicios que le promete estudiar su problema de la caja de engranajes, pero no lo hace, el especialista en relaciones laborales que promete enviarle una copia del contrato estándar de trabajo, pero no lo hace.

 

Tenemos al gerente que siempre asegura que el problema es de alguna otra persona. “No puedo arreglar el programa de producción”, le dirá a usted el gerente de producción; “es mejor que hable con el departamento de planeación”.

 

El líder tomará las medidas del caso, hablará con el departamento de planeación en nombre de usted. Si el líder dice que hará los arreglos para que se le envíe a usted una copia del contrato de trabajo, se pondrá en acción y se la enviarán. Si le promete enviarle una persona para que examine el problema que tiene con la caja de engranajes, se pondrá en acción y enviará a alguien.

 

Cuando el líder decide ayudarle, está comprometiéndose a tomar medidas. Cuando usted acude a él con un inconveniente y le pide ayuda, da por sentado que eso es lo que usted quiere. No lo remitirá a otro gerente. No se mostrará indiferente ni dirá, “¿Qué puedo hacer?” No se habrá olvidado dos minutos más tarde de lo ya dicho. Hará algo por solucionarle el problema. Tomará nota de las medidas convenidas y luego cumplirá lo prometido.

 

Si el equipo de él está luchando con un inconveniente, tomará medidas para ayudar. Intervendrá y llamará al presidente de determinada compañía cuando los miembros de su equipo están tratando de conseguir suministros de dicha empresa. Entrevistará al director de finanzas si el gerente de compras recibe continuas quejas con respecto a demoras excesivas en los pagos.

 

Cuando alguien le pide cinco minutos dé su tiempo para quejarse de que el Departamento de Relaciones Públicas parece estar obstaculizando su transferencia, el líder actuará de inmediato y llamará a Relaciones Públicas para averiguar el porqué.

 

Cuando el jefe de él entra en la oficina y dice que durante una comida la noche anterior el presidente de uno de sus principales clientes hizo algún comentario confuso sobre demoras en el servicio, el líder tomará medidas. Examinará el problema y su jefe tendrá el respectivo informe en su escritorio antes de finalizar el día.

 

3 poderosas técnicas para dejar de postergar

Cada vez que te cueste comenzar a realizar las tareas que debes hacer o en las que estas comprometido puedes utilizar estas técnicas que voy a enseñarte:

Técnica 1: Ponte en una situación de no-retorno. Es decir colócate en una situación donde no hacer lo que tienes que hacer es más costoso de que hacerlo. Por ejemplo anuncia por anticipado ante un grupo de personas que vas a realizar tal acción, esto te pone en compromiso y sabes que de no llevar a cabo tal cuestión tu credibilidad será gravemente dañada.

Otro ejemplo es realizar gastos para una determinada acción que debes comenzar y que si no la inicias todo lo invertido será muy costoso, es el caso de comprar repuestos para reparar un artefacto y luego no hacerlo o imprimir folletos para iniciar una campaña de publicidad y luego no llevarla a cabo.

Técnica 2: Cambia tu monologo interno. Debes eliminar todo el vocabulario negativo de tu mente por ejemplo la frase “tengo que hacer” lleva mucha resistencia y puedes remplazarla por otras con carga positiva como “voy a hacerlo”, lo mismo sucede con la palabra “tratar”, debes cambiarla por “voy a realizarlo”

Técnica 3: Deja de analizar demasiado y simplemente hazlo. No significa que no debes planear, significa que debes tomar acción ahora mismo y dejar de postergar tus obligaciones.

 

 

aplicarhoy

¿Si no es ahora, entonces cuando?

Tome algunas medidas positivas con respecto a cada problema que se le presente. No las deje para mañana, no le transfiera la carga a su superior, no se lo deje a ninguno de sus colegas.

Actúe y haga que se resuelva el problema, si ve que el mismo le corresponde. Donde hay acción siempre verá usted un líder.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *