Tomando decisiones nuevas desde una autoimagen vieja

Ante lo nuevo siempre hay indecisiones que no podemos resolver sosteniéndonos en lo viejo conocido.

Uno de los momentos mas duros de mi vida fue cuando decidí, hace más de un año, dedicarme como emprendedor en Internet. No tuve argumentos de pro, contra o costos de dinero, tiempo y esfuerzo.

Las únicas personas a las que podía consultar eran personas online, ningún vecino, ningún amigo ni lejano ni cercano podía darme una opinión. Simplemente no tenían ni idea o si tenían algo que decir siempre se inclinaban a ser negativos.

Cuando no hay una carera institucionalizada para trabajar en Internet simplemente no se tiene base establecida para decidir como ser profesional en Internet. Todo esta muy nuevo, aun no se establecen ni los estándares.

En mi opinión, si la filosofía es la madre de nuestra vieja cultura, en la era del Internet, el periodismo, o el blogger, será la madre de la nueva cultura.

Que hacer cuando no se tiene bases para un análisis desapasionado, estableciendo riesgos y beneficios. Que hacer ante una percepción antigua de trabajo. Por ejemplo hasta ahora mi familia no cree que trabajo, no ven mis clientes, no ven mi jefe, no se ve nada con la forma tradicional de ver.

No todas las decisiones en la vida tienen que ser por evidencia, siempre ante cambio profundos, las decisiones por visión determinan resultados nuevos. Obvio, es posible equivocarse, pero la mayoría de nuestras decisiones emocionales se truncan mucho antes de haber fracasado.

Veamos como nos explica el economista británico John Maynard Keynes:

“La mayor parte de nuestras actividades dependen mas del optimismo espontáneo, que de análisis matemáticos, ya sea en la moral, la economía o placer. Quizás la mayoría de nuestras decisiones de acción, cuyo resultado tardaremos días en ver, solo pueden ser tomadas por una necesidad espontánea de acción frente a la inacción, propio de nuestro espíritu animal”

Nuestra necesidad de sobrevivir, ese espíritu animal que nos impulsa a tomar acción sin base en hechos es lo esencial para un pionero.

Para el pionero, el riesgo queda de lado, su visión es el éxito; al igual que para un hombre sano la idea de muerte es muy remota.

0 comentarios en “Tomando decisiones nuevas desde una autoimagen vieja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *