Tequechongos, la tradición gastronómica venezolana

tequechongosEn el abarrotado mercado de las comidas rápidas, la forma de competir es logrando posicionar productos diferentes, y los productos más exclusivos son aquellos que pertenecen a la cultura y tradición de un país como pueden ser las empanadas en Argentina, los tamales en México y son los tequeños en Venezuela.

Tequechongos nació en Venezuela en el año 2002 con la intención de ofrecer alimentos para disfrutar en cualquier momento del día, ofreciendo productos de alta calidad.

Los tequeños son botanas o pasapalos típicamente venezolanos con forma de bastón que tradicionalmente se elabora cortando un cilindro de queso blanco y envolviéndolo con una fina capa de masa de harina de trigo, que se cocina friéndolo en poco tiempo, dando por resultado un crujiente snack.

Pero los creadores de esta propuesta de Venezuela, no se quedaron con el típico relleno tradicional e innovaron creando nuevos sabores entre los que se destacan sus primeras creaciones: jamón ahumado y queso, queso crema y pavo, chocolate, papelón (también llamado rapadura o dulce de caña de azúcar), y guayaba y queso.

A diferencia de otros comercios de comidas rápidas, Tequechongos se especializa en sus propios productos por lo que no es necesario incorporar otro tipo de alimentos, además es comida para llevar por lo que tampoco exige la ubicación de espacios para comer.

Esta oportunidad se abre al mercado con una serie de opciones muy interesantes para todos los niveles de inversionistas.

Está especialmente pensada para aquellos que desean iniciar un negocio y no cuentan con un local, pero si con la posibilidad de conseguir un espacio un puesto en los cines, centros comerciales, estaciones de transporte,  parques y cualquier espacio de alto tránsito peatonal.

Se presenta con el nombre de Tequechongos pero pertenece a la empresa Invepaca ofrece a los franquiciados la evaluación de potencial, los entrenamientos y guías para asegurar el éxito del negocio, la instalación y apertura de la franquicia, y luego supervisión periódica para asegurarse de que se cumplen los lineamientos exigidos por la marca.

Al momento de ser aceptada la propuesta Tequechongos apoya al franquiciado en la búsqueda de oportunidades operativas, suministra un inventario de productos y se compromete a la actualización y mejora de sus procesos en busca de la rentabilidad y eficiencia de los inversores.

Exige al interesado que se comprometa a cumplir con el contrato supervisando personalmente que la imagen de la marca sea a correcta, que los alimentos se elaboren y se mantengan de la forma adecuada, siendo esto de mayor importancia no solo para mantener la imagen internacional de la empresa sino para lograr una clientela rentable y confiable.

Esta propuesta de comida rápida tiene la ventaja de ser simple tanto en sus procesos administración como en los de puesta en marcha y producción de los alimentos. Sus comprobados métodos de elaboración no requieren salida de humos, no generan malos olores, requiere un espacio mínimo de 9 metros cuadrados con conexión a la red eléctrica y al agua potable.

Además tiene un compromiso con el medio ambiente que le exige utilizar filtros de grasa, la menor cantidad de aceite posible para freír los alimentos y el reciclado de los aceites utilizados para la cocción.

Ese es el sistema de franquicia Bobi, que son las siglas en inglés para los negocios organizados con identidad comercial y es como esta empresa llama a los módulos de venta con la tecnología que describimos anteriormente y que cumplen con todos los requisitos de la empresa y los estándares de calidad que buscan los clientes.

La inversión total sin impuestos, en este caso es de 230.000 Bs (valor de referencia septiembre 2010) e incluye equipos, puesto Bobi, canon de entrada y asesoramiento, pero no el traslado, la instalación o el inventario inicial. Se ofrece un taller de introducción de 1 semana para 2 personas en las instalaciones centrales de la ciudad de Caracas (sin alojamientos o traslados) y un manual de operaciones.

Las regalías son mensuales del 3.50%, con un canon de publicidad del 2% con un nivel de facturación asegurado de 75.000 Bs. mensuales y una rentabilidad entre el 16 y 20% neto sobre las ventas sin impuestos, por lo que en 19 meses se recupera la inversión.

Otra de las opciones que ofrece esta marca es la de inaugurar un local de venta, que tiene es una franquicia de inversión variable ya que depende de las necesidades de acondicionamiento e infraestructura que requiera el local disponible. Esta propuesta incluye equipos, manuales de operación y asesoramiento.

Tiene un canon de entrada de 35.000 Bs. (valor de referencia septiembre 2010) junto con el que se adquieren, además de los manuales operativos el taller de instrucción en Caracas, con las mismas condiciones que el anterior. Comparte con el sistema de franquicia anterior las regalías mensuales, el canon de publicidad, la rentabilidad y retorno de la inversión.