Socios Inversores

socios inversores La existencia de los Socios inversores en el mercado, es algo de lo más común hoy día en cualquier rueda o clase de negocios. Los puedes ver en cualquier clase de emprendimiento, negocio o actividad comercial, desde pequeñas tiendas de barrio a las grandes corporaciones multinacionales debido a que su presencia  de por sí, es necesaria, que si no existieran, una gran parte de los negocios que existen hoy en día no podrían ni siquiera poder comenzar a andar.

Es por ello que a lo largo de las siguientes líneas te mencionaremos algunas situaciones y ejemplos de acción de esta clase de socios en las empresas.

Ejemplos

Un muy buen ejemplo práctico donde la presencia de accionistas es el principal motor de la inversión, puede ser en la producción de los llamados vinos gourmet o de alta gama. Para poder arrancar el negocio a una escala realmente rentable en países como los Estados Unidos, Chile, Australia o la Argentina, debido al alto grado de inversión que requiere para comenzar a andar,  a los productores le es necesaria la presencia de otros capitalistas en la conformación de los negocios vitivinícolas del tipo Premium.

Esta alianza estratégica entre productor e inversor,  a la postre da excelentes frutos, ya que regiones como el  Valle de Napa en California, el valle de Uco en la provincia de Mendoza en Argentina o el Valle Central en Chile, se han consolidado como espacios de fuertes inversiones en todo lo referente a viñedos de alta gama. ¿Pero en esta clase de negocios, que reciben los que invierten?

Una de las formas de pago que se usan en esta clase de emprendimientos, es que la producción del vino gourmet queda en las manos de los especialistas (enólogos y otros profesionales) mientras que quienes invirtieron con capital  y otras clases de activos, se quedan con una parte de las regalías que surgen como producto de las ventas.

Otro excelente ejemplo empírico de la actuación de los denominados socios inversores, es en todo lo relativo a la inversión en jugadores y equipos deportivos, en áreas de alta rentabilidad en la actualidad como lo es el fútbol o el basquetbol para dar algunos ejemplos.

Ya sean individuos o grupos de capitalistas que colocan grandes cantidades de dinero, son los que inciden en la propiedad y el manejo operativo de las instituciones deportivas.  Un ejemplo clásico de lo anterior es la presencia de millonarios rusos o  de jeques árabes en varios clubes de las ligas europeas de fútbol, quienes invierten en equipos tan diversos como el Málaga en España o el Chelsea en Inglaterra, convirtiendo a estos clubes en verdaderas máquinas de ganar dinero, potenciado por el hecho de que están en ligas millonarias como lo es la española o la inglesa,  siendo  unos clarísimos ejemplos de cómo instituciones deportivas pueden ser excelentes inversiones en el mediano o largo plazo.

 

Inversión: algunos problemas

pacto negocio

Pero no siempre se da la presencia del capital privado de manera tan idílica y soñada como la quiere el emprendedor para sus negocios. A veces, hay áreas de inversión que pueden generar cierto grado de  sensibilidad la sociedad, cuando empresarios o inversionistas quieren colocar su dinero en  emblemáticas o antiguas empresas del  Estado, como fue el caso de inversionistas españoles en  los  Yacimientos Petrolíferos Fiscales YPF, de Argentina, un símbolo del desarrollo industrial y económico del país austral.

También se ve cierta reacción en contra por parte de sectores de la sociedad cuando estos mismos accionistas inversores deciden comprar medios de prensa, generando de facto monopolios privados difíciles de controlar como fue el caso de Silvio Berlusconi con Mediaset en Italia. Pero  estos son casos puntuales y una serie de situaciones particulares que vale la pena tener en cuenta para poder evitar problemas innecesarios con la población local, cuando se es inversionista extranjero, para ello se recomienda tino y discreción, además de respetar las leyes y ciudadanos del país donde se pretende invertir.

Aunque en algunas ocasiones, se pueden generar  una serie de problemas operativos donde existe una poca y nula coordinación entre los inversionistas y los dueños de la empresa, dando inicio a una sorda lucha para imponer sus criterios particulares, lo cual tampoco es beneficioso para el emprendimiento, ya que este se desgasta por las luchas de intereses que sólo conducirán a la crisis del mismo.

A pesar de estos problemas puntuales que puede generar la inversión de otros, sin duda, la solución lógica para acceder a nuevos fondos  para mantener en pie el negocio, es el lograr tener socios inversores que crean en el proyecto. Aunque sería bueno tomar una serie de precauciones que obviamente deben de ser negociadas de antemano con los nuevos integrantes, para llevar el emprendimiento a aguas más calmas y productivas.

 

Inversión: Recomendaciones

acuerdo inversion

Una de las principales recomendaciones para generar una relación con socios de carácter capitalista para cualquier actividad comercial, es tratar de saber que han hecho anteriormente y como les ha ido en sus aventuras inversoras.

Esto es sumamente importante de tener en cuenta, ya que no siempre se escoge a los mejores. Tal vez, un ejemplo de malos socios, en términos de que no aportaron mucho y sólo mal gestionaron, fue la bullada entrada del grupo inversor Marsans en la deficitaria Aerolíneas Argentinas, la cual fue manejada de una nefasta forma que terminó por hacerla quebrar, para luego ser reestatizada hace algunos años.  Para evitar fracasos rotundos como el anteriormente señalado, siempre es bueno explorar con quienes nos vamos a asociarnos.

Pero dejando de lado las malas experiencias con los socios inversores, tenemos que plantear que los emprendedores deciden acercarse a ellos, cuando los emprendimientos han llegado a un techo de crecimiento máximo y no pueden crecer más por ellos mismos.  Este es el escenario ideal para que puedan entrar nuevos compañeros de ruta en  el emprendimiento, que puedan traer capital y experiencia. Es en estos casos que la fusión con  el emprendedor pueda traer beneficios mutuos para todos los que se encuentran involucrados en la aventura empresarial.

Pero por lo general, acercarse al capital de otros es más cercano para las PYMES o empresas de tamaño medio, donde los riesgos son menores, pero el margen de ganancia puede ser mayor proporcionalmente que en empresas grandes o corporaciones.

Hay un punto por importante que no hemos mencionado sobre los socios inversores y está  relacionado con la  actual crisis financiera mundial y el sector financiero en general.

En estos períodos convulsos, estos gestores de fondos para empresas en problemas aparecen en crisis económicas, sobre todo cuando el sistema bancario es reacio de invertir, por miedo de perder su inversión.  Esta es la principal razón de que empresarios pequeños y medianos busquen financiamientos frescos en los inversionistas, ya que es el único dinero que pueden lograr para poder seguir adelante en la empresa.

Ejemplos son los fondos de millonarios rusos e indios que invirtieron en estos últimos años en empresas españolas, lo cual fue una salvación para ellas, dado el desastroso nivel en que se encuentra la banca tras la actual crisis financiera.

Otra gran ventaja, es que estos pueden prestar o invertir su dinero con menos reglamentaciones que las que colocan los bancos tradicionales, pero también está el riesgo de que estos quieran lavar dinero de actividades ilegales como lo hace el narcotráfico, los cuales colocan dinero en cualquier tipo de negocio, no importante si pueden perder un porcentaje, dado que quieren colocar sumas logradas en la venta de drogas, dinero que se necesita blanquearse como sea. Pero dependerá mucho del criterio del emprendedor si quiere tener a estos compañeros de ruta.

Por ello y para evitar malos ratos y experiencias dentro del seno de la empresa, mejor siga los siguientes pasos para tomar la mejor decisión al respecto:

–          En primer lugar, busque inversores con experiencia, solvencia y con conocimiento del mercado donde colocarán su dinero, ya  que es una garantía de que saben lo que están haciendo y que invertirán de manera prudente y con verdaderos intereses en el éxito de la empresa.

–          En un segundo punto a tomar en cuenta, debiera haber un consenso en el interior del emprendimiento para invitar a un nuevo socio, que además sea capitalista e inversor, ya que no sólo colocará dinero sino que comenzará a tomar parte de las decisiones importantes del negocio.

–          En un tercer aspecto a considerar, tómese todo el tiempo del mundo en tomar la decisión de incorporar al nuevo socio capitalista. Lo peor es tomar determinaciones apresuradas  que a la larga perjudiquen el negocio.  Como decíamos en el punto anterior, que exista un consenso en el sentido de que sea un aporte y no un factor de división entre los miembros antiguos del emprendimiento

–          Finalmente, en un cuarto lugar, deberá de tener en cuenta que la entrada de nueva gente, es decir, los socios inversores, alterará todo el ritmo de trabajo en la empresa, ya que habrá que adecuarse a las formas de trabajar de los nuevos miembros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *