La importancia de ser responsable de los nuevos desafíos para poder ayudar a otras personas

Es posible ayudar a los demás cuando podemos solucionar algún incidente, y eso solo podemos aprenderlo solucionando nuestros propios asuntos.

Lo que nos pasa no es lo que otros hacen con nuestra persona, lo que nos pasa son las reacciones que tenemos, y siendo nuestra propia actitud es imprescindible ser responsables de los nuevos desafíos que se nos presenta.

Aprender a manejar los desafíos de la vida es parte de vivir ejerciendo el poder y la responsabilidad de vivir no en nuestros pensamientos sino en armonía con la naturaleza.

El principal desafió en la vida es actuar, tener gracia para hacer y ser testigos directos de lo que pasa. Con frecuencia evitamos la acción, perdemos esa gracia natural de interactuar con nuestro medio natural y con el paso de los años olvidamos.

¿Cómo aprender a hablar bien de manera que alguien lo note? ¿Cómo aprender a compartir en las redes sociales, de modo que a tus contactos le den ganas de comentar?

Solo aceptando el desafió de hacerlo, con gracia natural, siendo responsables de los resultados y tomando todo el poder de seguir actuando.

No actuamos en forma directa y personal cuando no opinamos, cuando preferimos delegar el poder la acción a lo que dicen otros, pero aun así tenemos un resultado:

Si no es favorable decimos “no fui yo”, “pensé que estaba bien”, evadimos con facilidad.

Si el resultado es favorable tampoco somos nosotros, el poder de la palabra es de otro, como responder si no tenemos una opinión personal, y si se tiene, por que no fue primero.

Einstein dijo, el Grinch dijo, ¿y yo que digo? Ellos siguen actuando quitándome el protagonismo, quitándome la posibilidad de ver que pasa si yo digo algo, y ¿liberándome de los resultados, de los desafíos? También me quitan el poder de hacer, pues el hacer esta vivo solo haciendo.

Yo te puedo ayudar solo en las acciones donde he sido testigo de los resultados, es obvio que si todo en mi vida es información, imaginación, creencia, no seré testigo de ningún resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *