Seguro de vida, una forma de estar tranquilo

seguros_vidaUn seguro de vida es un sistema que se utiliza para beneficiar a una persona o un grupo de personas luego del fallecimiento o enfermedad grave de otra persona, que por lo general es pariente directo o amigo de los beneficiados, pero también acreedores o socios.

Cuando una persona decide contratar lo hace pensando en su futura muerte, con la intención de dar un beneficio económico a quienes elija proteger en su póliza, este dinero, que se conoce como capital asegurado varía según empresas, montos que pueda pagar de forma periódica, intención que tenga y posibilidad de cobrarse en más o menos tiempo desde la contratación.

Los seguros de vida se clasifican de diferentes formas, pero básicamente se toman por duración o tiempo de vida del asegurado; por prima o forma de pagarlo, es decir siempre el mismo monto o uno que aumenta según la edad de la persona; la cantidad o la cobertura de la póliza.

Si el seguro de vida es individual, es decir adquirido por una sola persona sus opciones que aumentan o disminuyen tanto el monto a pagar periódicamente como el que recibirán los beneficiarios:

  • Temporario: sólo se pagará si la muerte se produce en el plazo estipulado en la póliza, si la persona asegurada no muere al llegar al tiempo demarcado se cancela la póliza y los pagos realizados quedan a favor de la aseguradora, quien ofrecerá la opción de renovarlo, devolver parte de las primas, etc.)
  • Vida entera: caduca con la muerte, no importa cuando suceda y este debe pagar las primas hasta el último período que esté vivo.
  • Pagos limitados:  implica un número de años determinados para pagar la póliza, por lo que las primas suelen ser más altas que en las otras opciones.

 

  • Universal: hace las veces de caja de ahorros ya que permite utilizar el dinero con un fin específico como puede ser el pagar los estudios del beneficiario o cobrarlo como si fuera una jubilación.

 

  • Dotal: También hace las veces de caja de ahorro. Tiene un plazo estipulado de duración o cobertura de la póliza y se pagará a los beneficiarios cuando el asegurado muera dentro de este período, pero, en caso de finalizarse y el asegurado seguir con vida, se le abonará el total o una parte del capital.

 

  • Senior: está pensado para mayores de 60 a 65 años.

 

  • Aceptación garantizada: son los que no se pueden cobrar hasta transcurridos los dos primeros años, o sólo en caso de accidente dentro de ese período. Estos son los seguros de vida de venta masiva, es decir que no se requiere pagar mucho de prima y sólo se le exige una declaración jurada de salud.

 

  • Varias personas: este es individual, en el sentido de que es contrato, por ejemplo por un matrimonio o por un grupo de socios, quienes pagan las primas y que también son beneficiarios, ya que se cobra en caso de muerte de alguno de los beneficiarios, o el último en caso de ser más de dos.

También puede ser colectivo, es decir contratado por dos o más personas que tienen un vínculo entre sí. En este caso, los valores de la prima pueden ser para todos los asegurados el mismo, o pueden variar según la edad de cada uno.

Otra diferencia de los seguros de vida colectivos es que estos tienen primas menos costosas y no requieren declaración jurada de salud y tiene el mismo plazo de edad establecido para todos los asegurados.

Este tipo es el que generalmente otorgan los empleadores, los clubes o asociaciones, los acreedores (tarjetas de crédito, planes de ahorro, por ejemplo), y son también los seguros de sepelio.

Pueden o no incluir algunas cláusulas dependiendo, entonces de su clasificación, pero pagando un costo adicional el asegurado puede, agregar algunas que crea necesarias como ser: por accidente, sea por muerte o pérdidas parciales; por invalidez total o parcial; por salud, por ejemplo trasplantes, tratamientos prolongados y/o quirúrgicos, prótesis o internación. Pero estas son solo algunas de las más comunes porque cada empresa ofrece diferentes servicios.

Los seguros de vida suelen ser ofrecidos por productores o vendedores que patrocina la compañía, pero es fundamental solicitar credenciales y asegurarse que la empresa lo reconoce como tal. También es importante conocer la empresa que ofrece la póliza para evitar inconvenientes, consultar con personas que ya estén asegurados o buscar en internet información ayuda a elegir.

Al solicita el seguro le pedirán que responda preguntas generales y algunas personales, relacionadas con su asegurabilidad es decir los riesgos que corre la empresa al aceptar asegurar su vida. Esto de la asegurabilidad se refiere a su situación de salud y estilo de vida.

También la solicitud indica específicamente qué tipo de seguro de vida desea contratar y el capital. Es importante saber que si alguna de las preguntas no es respondida de forma honesta y esto es comprobado por la aseguradora luego de la emisión de la póliza o al momento de cobrarla, sus beneficiarios podrían tener graves problemas o no recibir el dinero. Por lo general las compañías de seguro no niegan la póliza pero consideran que si el riesgo de muerte de la persona a asegurar es alto se puede exigir una prima más elevada.

Otro de los detalles importantes al contratar, es el tiempo de carencia que se produce desde que se emite la póliza hasta que entra en vigor, durante este período no tiene cobertura a menos que page especialmente, y si por algún motivo no puede continuar pagando la prima, y esto está especificado siempre en la póliza, tiene un mes de gracia con el seguro vigente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *