3 formas practicas de estar sano y cuerdo como emprendedor

La gestión de un emprendimiento puede ser estresante y penoso si no estamos en condiciones físicas y mentales optimas. Hay que trabajar al 100% para lograr buenos resultados, muchas veces largas horas y privándose de todo tipo de distracciones y diversiones.

Un emprendedor que continuamente mide sus resultados y asume responsabilidad, pronto se da cuenta de la necesidad de hacer cambios en muchos aspectos de su vida, y de esa forma mantenerse sanos y cuerdos y estar en condiciones de dar el máximo potencial a su emprendimiento.

1.- Lo bueno de levantarse temprano

Si me levanto temprano a medio día me da mucho sueño y ya no puedo seguir trabajando. Pero todo el mundo dice que un buen emprendedor se levanta temprano, ¿como hacen?. Pienso que todo esta en orden de la importancia que le damos. Para ti ¿es importante terminar a tiempo tu trabajo? ¿es importante dormir bien? Entonces podemos optimizar el tiempo, lo que cuenta no son las horas frente al ordenador, sino las horas efectivas de trabajo.

2.- Encuentra tu propia forma de liberarte de lo negativo

Dicen que el cuerpo se enferma o sentimos dolor para prestar atención y dejar de pensar, solo por prestar atención podemos sanar. Quizá estemos alimentándonos mal y no nos damos cuenta, quizá estemos sentados en una mala posición y no lo percibimos, y así, luego viene el dolor o la enfermedad, visitamos al medico y empezamos a darnos cuenta, a tomar conciencia.

Cuando los pensamientos negativos, esos que nos roban energía, que nos hacen sentir mal, nos invaden, dejamos de trabajar bien, nuestro rendimiento disminuye. Un emprendedor no puede permitirse estos lujos, es necesario tener un atajo, una forma de liberarse, quizá saliendo a pasear, practicando algún deporte, saliendo con el perro (mi favorito), practicar yoga, etc.

3.- cultivar una buena comunidad de amigos

Para un emprendimiento y para la buena salud emocional las relaciones son fundamentales. Tener una comunicad de amigos puede mantenerte motivado. Por ejemplo tener una afición que compartes con otras personas y que te permite conocer mas personas, conversar, hacer planes, reír, tomar responsabilidad, asumir retos sociales, etc.

Puede ser asistir a un gimnasio, practicar algún deporte, asistir a algunas reuniones con frecuencia, participar en concursos, salir a pasear y jugar con el perro (lo que hago), etc. Estas actividades no solo te mantienen despejado, activo, también te permite aprender, ya que podrás observar otras costumbres, y tener nuevos problemas que tendrás que resolver.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *