Reflexiones sobre crecimiento personal: libertad, autonomía, amor y ser

Aprendemos de las personas, pero ¿Dónde están las personas de las que hay que aprender? Yo los encuentro en las redes sociales como Facebook.

Cada día podemos acercarnos a las personas más influyentes en el mundo gracias a nuestra personalidad virtual. Hoy día encontré un texto que corresponde a una profunda reflexión sobre el crecimiento personal por sobre las circunstancias y las cosas.

El desapego es el coste que debes pagar por acercarte a tu libertad absoluta. Es crecimiento auténtico. La autonomía depende del grado de libertad que te dan los diferentes tipos de ligaduras que desarrollas con el medio: personas, objetos, dinero, sitios o con tu mismo, mediante las ideas que construyes de tu realidad.

La reducción de tu autonomía desarrolla dependencia y viceversa, te resta capacidad de acción, te limita tu manera de ver el mundo. El apego a los bienes materiales se genera en base a tu inseguridad, falta de confianza en ti mismo, descreimiento de tus capacidades, falsas ideas sobre tus verdaderos límites.

La dependencia en la relación amorosa no es verdadero amor sino imposibilidad de valerte por ti mismo. El no soportar la soledad es negarte, no aceptarte, incapacidad de relacionarte con contigo.

Cuando más depositas tus valores en los bienes materiales externos conseguidos, más te desvalorizas, más vacío interior generas, menos vida propia desarrollas, más necesitas de las compañías para paliar falsamente tu soledad interior.

El miedo a la pérdida material es temor a descubrir el velo que cubre tu falta de seguridad, es apego a la creencia “tanto tienes tanto vales”. El miedo a la pérdida de tu pareja refleja el grado de dependencia que has desarrollado y el nivel de desvalorización que esa ligadura ha producido en ti mismo.

Por tanto, el desarrollo de tu vida interior, el desapego, y transitar por la vía del medio conducen al crecimiento de la independencia y muestra el camino a tu libertad. Desapego no es desamor, sino amor verdadero, es desprendimiento generoso, permitir al otro ejercer su autonomía, no manipular su libertad.

Desarrollar la vida interior es plena aceptación de ti mismo, tal cual eres, sin ocultar ante nadie quien eres verdaderamente. Sin aceptación no hay autonomía, pues estas atrapado en el autoengaño de mostrar lo que no eres, del no permitirte ser.

Ser es ser en el mundo, auténticamente tal cual eres, aceptando y afrontando tus miedos, inseguridades, miserias y vicios. No ser es negar lo que eres, es disfrazarte en un falso deber ser. Si debes ser no eres. El deber ser es una proposición a futuro, el tiempo del ser es el presente.

El no voy a ser miedoso, remite a la no aceptación del miedo, desplazando hacia el futuro un querer ser que todavía no ha llegado. El hacer desaparecer el miedo es un acto del presente que solo puede quedar manifiesto a partir de haber aceptado sin reparos ni cortapisas en un momento pasado la condición del ser miedoso.

El temor a la perdida de tus bienes materiales, de tu pareja y de todas las relaciones que construiste con tu mundo circundante desaparece a medida que enriqueces tu vida interior, aceptas el enfrentarte contigo mismo y desarrollas tu capacidad innata de convivir con tu ser.

Jamás olvides que llegas a este mundo solamente con tu cuerpo, que solo te espera el amor de tus padres, y que te retiras de él del mismo modo, con la misma incertidumbre que tenías cuando llegaste…no sabes si alguien estará para recibirte.

Imagen PiApp – Fuente DanielBidolski
Publicado en Autoestima

Un comentario en “Reflexiones sobre crecimiento personal: libertad, autonomía, amor y ser

  1. Una excelente reflexión, hasta la penúltima línea; porque, la última línea que dice: "…….no sabes si alguien estará para recibirte…….", no se compagina con mi sapiencia. Yo si sé, como todos los cristianos, que Cristo me recibirá en el día postrero, después de muerto, según su promesa que dice: "…….Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman……." Santiago 1:12. Huelgan comentarios…….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *