Quiero dinero

mucho capitalQuiero dinero!!  ¿Quién no la ha oído esta pregunta que conlleva un deseo de muchos en el mundo moderno? Es una de las aspiraciones que tiene cualquiera persona, ya sea esta de Buenos Aires a Singapur, pero eso sí, esa persona  necesariamente va a tener que aprender que esto no se logra porque uno quiera sino que tendrá que asumirlo que  la riqueza es producto directo del esfuerzo y del ahorro que se pueda hacer a lo largo de la vida.

Por ello, al hacerte la pregunta ¿Quieres fondos a tu disposición? Sin lugar a dudas tendrás que tener algo guardado para cualquier contingencia imprevista, pero  eso se logra guardando moneda a moneda y billete a billete de manera constante.

Pero también es bastante cierto que el poder guardar algo de dinero, puede ser algo complicado, dado que siempre se encuentra la tentación de echar mano a esos billetes que tienes guardado o que estás en proceso de ahorrarlo.  En los deseos del hombre, se generan toda clase de necesidades (ya sean estas reales o superfluas) que te pueden llevar a que gastes ese capital que estabas guardando para otro fin, quedándote sin nada para el futuro, lo cual es algo que pasa con bastante frecuencia, más de lo que uno cree o piensa.

Con el fin de poder lograr el sueño de cualquiera de esa anhelada capacidad financiera sin mayores tribulaciones para lograrlo, es por ello que en este posteo te mencionaremos una serie de consejos y recomendaciones para que puedas lograr tu sueño del “quiero dinero”,  el cual es posible, pero eso sí, sin apelar a la suerte o toda clase de supercherías que no dan resultado, pero que mucho siguen esperando el milagro que caiga del cielo sin que pase nada.

Es por ello que en esta ocasión, apelaremos a cómo generarnos nuestro propios fondos y así cumplir con nuestro sueño de dinero a raudales, el cual podremos aprovecharlo de mejor manera si es que lo guardamos y aguantamos lo más que se pueda, nuestras ansias desesperadas por consumir, que son las principales vías de complotar contra las posibilidades de tener a disposición cuando realmente se requiera el capital acumulado en los ahorros.

 

No usar dinero por un rato

quiero dinero

El primero de los consejos que mencionaremos en este apartado para que podamos tener algo de margen monetario que nos permita estar tranquilo, es poder vivir sin usarlo por algún tiempo.

Parece un contrasentido, pero ojo, no estamos diciendo que vivamos fuera del sistema social ni que apelemos al trueque como estilo de vida, pero piensa un momento que si estuvieras sólo un par de días sin gastar nada del sueldo, salario o pensión que recibas, te alcanzaría para  al menos para un par de días más que si estuvieras gastando todos los días sin ningún tipo de control.

Esto significa que para que puedas ser capaz de manejar de mejor manera tus ingresos, necesariamente tienes que ser lo más disciplinado posible frente a la idea de gastar, en otras palabras, busca poder  gastar más racionalmente tus ingresos y  en el caso de que si queda algo que sobre de tus ingresos fijos, lo ideal es que se guarde en un fondo aparte, con los que comenzarás a hacer tu capital propio.

 

Guardar diariamente unas monedas

Un segundo consejo para quien quiera su propio margen de maniobra en lo referente al dinero, tiene que ver con una práctica que hacen muchos niños, pero que los adultos podrían replicar sin ningún problema, que es el guardar todos los días en un tarrito, monedero o similar algunas monedas o billetes de baja denominación, es decir, el denominado ahorro hormiga, que es el enemigo mortal del gasto del mismo nombre.

Esta manera de cuidar tus ingresos tiene la ventaja de que no deben ser grandes cantidades que ponemos a guardar, sino que puede ser lo que te sobra de comprar el periódico, la cerveza o el pan, compras diarias y cotidianas.

Puede ser poco dinero al día, pero si sigues haciendo esto todos los días por un largo trecho de tiempo, puedes contar con esos fondos para cualquier tipo de contingencia que aparezca en tu día a día,  en otras palabras, lo guardado en el tarrito puede ser un capital de apoyo para cualquier gasto extraordinario sin tener que recurrir a pedir prestado, ya sea a los amigos o a una institución financiera.

 

Cuenta sin tarjeta asociada

El tercero de los consejos para cumplir con el sueño quimérico del “quiero dinero” a través del ahorro, tiene que ver con  el hecho de que si el lector es una persona que tiene un sueldo mensual o ingresos fijos (si tiene ingresos informales, también la puede hacer, pero con más malabares), es poder guardar algo de sus ingresos que recibe o lo que pueda sobrar en una cuenta bancaria a su nombre.

Pero eso sí, que esta cuenta que el usuario se abra en el banco o la Caja de Ahorros tenga la singularidad de que no se tenga una tarjeta de débito asociada a ella ¿Por qué? Simplemente porque si no tiene dicha tarjeta, el que abrió la cuenta bancaria no caerá en la tentación de ir al cajero automático y sacar fondos impunemente sin ningún control. Por ello, apenas le entreguen la tarjeta de débito, lo recomendable es que la rompa para así no tener que perder los ahorros que haya guardado en la cuenta abierta con dicho fin.

comprar cosas

Guardar sobrantes

Un cuarto consejo para que puedas satisfacer tus ansias concretas y comprensibles del “quiero dinero” que podemos mencionar en esta ocasión,  va por el lado de lograr maximizar el gasto cotidiano lo más que se pueda. Muchas veces cuando vamos a comprar a la verdulería o al supermercado, llevamos una cantidad X de capital, pensemos,  por ejemplo, unos 100 dólares, pero terminas gastando por abc motivo solamente unos 75 dólares.

Te quedan al menos 25 dólares ¿y qué hacemos con ellos? Lo recomendable en este caso es que los guardamos para ocuparlos en otra compra o directamente los apartamos para que puedan  destinarse directamente para el ahorro. Como puedes ver, esta es una forma sencilla, rápida y directa de administrar mejor el capital, sin hacer grandes sacrificios, solamente con guardar los vueltos y que estos formen un fondo  para ser guardado,  el que puede ser usado para los regalos de fin de año o para pagar los pasajes para ir a ver a los parientes en las fiestas tanto de Navidad y Año Nuevo.

 

Control de gastos

La quinta forma para que se pueda ahorrar algo y que no se pierda en la vorágine de gastos que llevamos cotidianamente, es el hecho de tener un control mucho más tradicional, tal como lo hacen los contadores, anotando los ingresos y los egresos que tiene tanto el individuo y la familia durante un mes o el período que se escoja hacer.

Lo más probable que te vas a llevar una sorpresa cuando te des cuenta que un porcentaje para nada despreciable de tus ingresos, se va en cosas totalmente presindibles, como pueden ser dulces, ropa o cualquier chuchería económica, lo que se llama el gasto hormiga que te elimina lentamente tus recursos. Detectarlo dicho gasto de carácter parásito, te permitirá de una mejor manera  ordenar tus gastos, con el objetivo de poder destinar algo directamente para que se pueda ahorrar y no gastar, logrando cumplir tu sueño del “Quiero dinero” sin apelar a otras fuentes de financiamiento que te saldrán más caras.

 

Conclusiones generales

Como hemos visto a lo largo de este escrito, el ansiado sueño de las personas que buscan la meta dorada del “quiero dinero”, es posible y para nada imposible de lograr. Solamente hay que tener que ajustar la estructura de gastos que tenemos para hacer ese sueño de tener más recursos a la mano  una verdadera realidad.

Es por ello que nombramos estas 5 formas de poder lograrlo sin que esto signifique grandes y enormes sacrificios para las personas, ya sean individuos y familias:

  1. La abstención del uso diario del dinero
  2. El poder guardar monedas o billetes de baja denominación todos los días
  3. El guardar en una cuenta bancaria sin que se tenga a la mano una tarjeta de débito asociada a ella.
  4. Guardar sobrantes de las compras
  5. Realizar un control exhaustivo de los gastos en un período de tiempo determinado

Estas medidas pueden sonar como una especie de paquetazo financiero, pero a veces para poder lograr las metas es necesario actuar casi como un ministro de economía, ya que por más que vivamos solos o que seamos parte de una familia pequeña, también somos una unidad económica y nos comportamos como tal. Es por ello que también tenemos que actuar como tal, con el objetivo de poder lograr nuestras metas financieras de corto, mediano y largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *