¿Qué son las “penny stocks”?

penny stockLa película El lobo de Wall Street refleja bastante bien el comportamiento de la bolsa de valores y de los inversores en los últimos tiempos.

Una de las formas más ingeniosas para ganar dinero, que (supuestamente) ha vuelto millonarias a muchas personas de la noche a la mañana. Se oye mucho hablar de las acciones centavo o “penny stocks”, como se las conoce en inglés… ¿Qué son y de dónde surgieron?

El concepto de acción penique se utiliza para toda aquella compañía que cotice a menos de US$ 1 por acción. Su riesgo elevado, más que de su valor bajo, está en su origen y su situación. Son aquellas que provienen del OCTMarket y no necesariamente de una empresa que presente una baja capitalización en bolsa (es decir, hasta 300 millones de dólares)

Existen 3 clases diferentes de acciones centavo según el nivel de riesgo de la empresa. Las primeras se llaman “hojas rosadas” (en inglés, OTC pink) y vienen de compañías en déficit o con problemas de liquidez. Incluso, algunas compañías han sido formadas como un proyecto y no han lanzado productos al mercado, por lo que no se les permite cotizar en bolsa.

El segundo tipo de penny stock son las OTCQB, que aunque tampoco cumplen con los estándares básicos para cotizar en los mercados más importantes, sí están obligadas a rendir cuentas ante los organismos oficiales. Suele tratarse de entidades pequeñas o que recién están comenzando su actividad comercial. Finalmente, el grupo de las OTCQX se compone de empresas amparadas por grandes corporaciones, y que por eso tienen cierta credibilidad. Estas compañías sí son auditadas y realizan informes periódicos de su desempeño.

Ahora bien ¿por qué los inversores corren grandes riesgos comprando acciones de estas empresas? Ante todo, porque no cuentan con información certera sobre la compañía, corriendo riesgo de estafas.

Además, las mismas dan dinero a los medios para que difundan sus propias noticias, entonces no podemos saber si son ciertas o falsas. Otro peligro es el origen de la firma: puede ser muy nueva y no tener experiencia que la avale, o bien, se trata de entidades a las que han sacado de los mercados oficiales y las han enviado al sótano financiero.

Con frecuencia, cientos de inversores caen en la tentación de comprar acciones a menos de un centavo con la esperanza de que se multipliquen, volviéndolos ricos en un minuto.

Es cierto que existen casos reales donde esto ha sucedido, pero la verdad es hay más emprendedores que se han arruinado comprando penny stocks que casos de éxito. Por otra parte, los estafadores suelen venir con el cuento de que las grandes corporaciones de hoy en día (como Pixar, Google, Disney o Apple) en sus comienzos tenían acciones centavo que hoy valen miles de dólares. Pero en realidad, muchas de esas compañías empezaron cotizando a precios bastante más altos que unos pocos peniques.

Esto no quiere decir que siempre sea desacertado comprar penny stocks. Lo importante es tener la suficiente visión como para poder vaticinar qué empresas que están comenzando sus actividades, en el futuro se convertirán en magnates o serán absorbidas por otras grandes compañías.

Para eso es necesario estudiar las tendencias actuales del mercado, viendo qué sectores de la economía adquirirán importancia en los próximos años. Por ejemplo, las firmas de energías renovables, tecnología o  biomedicina pueden llegar a ser nichos convenientes para invertir a futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *