Proveedores de Ropa

proveedores de ropa La venta de indumentaria es siempre una forma de hacer dinero relativamente rápido y fácil, claro que no siempre es buen negocio, a menos que sepamos dónde y cómo elegir los proveedores de ropa.

El negocio de la compra y venta de indumentaria, sea femenina, masculina o para niños es uno de los más rentables porque siempre existirán personas que necesitarán vestirse, desde que nacen hasta que utilizan su último atuendo. Además, casi siempre es relativamente fácil de conseguir prendas en buen estado que no esté siendo utilizada y que pueda ofrecerse por un costo mucho menor al que se ofrece en los comercios.

Podremos descubrir que nuestros familiares, vecinos y amigos, e incluso los armarios de nuestra propia casa podrán ser proveedores de ropa, si nuestra intención es conseguirla gratis o muy barato y venderla a un precio razonable según el estado en el que se encuentra y su antigüedad, ya que a las jovencitas no les gustará tanto usar moda de hace 15 años, a menos que la moda así lo indique o puedan verla con ojos “vintage”, una palabra que hoy en día está de moda, y que tendremos que conocer para hacer más efectivo nuestro negocio de compraventa.

Los proveedores de ropa que encontramos, siguiendo el ejemplo anterior serán, por ejemplo las familias en donde se haya sufrido una pérdida reciente, no importa la edad de la persona que haya partido, podemos ofrecernos amablemente a ayudar con la limpieza de su habitación, si nos permiten quedarnos con la indumentaria que le pertenecía.

El único detalle importante a tener en cuenta, es que estos no son constantes, es decir, la familia y amigos podrán donarnos las prendas que ya no utilizan una vez al año o como mucho cada 6 meses, ayudar con la ropa de los fallecidos, podremos hacerlo cada vez que nos llegue la desafortunada noticia, o si eres más intrépido que yo, podrías colocar un anuncio en la cartelera del barrio, ofreciéndote para limpiar y ordenar el espacio de quien se haya ido, con la forma de pago a convenir.

indumentaria

Una vez que hayas acumulado prendas suficientes, deberás revisarla con muchísimo cuidado para verificar que esté sana, sin manchas y con buena forma, es decir, que no esté estirada o deformada por el uso. Una vez revisada y arreglada, deberás lavarla y perfumarla para que se vea como nueva. Finalmente, puedes hacer una pequeña feria colgando la ropa por colores, posibles combinaciones, etc. Es interesante reconocer, que poner en marcha este tipo de negocios tiene  casi costo nulo, porque jabón con qué lavar y aguja e hilo seguro siempre hay en casa.

Entonces, estos te servirán para iniciar tu negocio, luego tendrás que buscar otros, que también pueden ser de “segunda”, pero a quienes tendrás que pagarles, es decir, que las ganancias que obtengas por la primera venta servirán para esta nueva etapa. La ventaja que tienen estos socios es que te entregarán mercadería lista para vender o que necesita muy poco arreglo, lo que significa que tendrás que trabajar menos para ponerla a la venta.

Para encontrar de segunda mano, en esta nueva etapa, puedes recurrir a ferias de pulgas grandes o ventas de garaje, y otra opción es encontrar proveedores de ropa de segunda o tercera selección, ¿sabes a qué se refiere esa clasificación? La indumentaria de segunda selección es aquella que el fabricante descarta por no estar en perfectas, perfectísimas condiciones y no ofrecerá a sus mejores clientes; la de tercera selección es la que se puede elegir del primer descarte, es la que tiene algunas fallas pero no se encuentran sólo a ojo de experto, así sigue la cuarta, la quinta y a veces hasta la sexta selección, dependiendo de cuan exigente sea el fabricante y cuanto le exijan a éste sus clientes.

Los proveedores de ropa, entonces, te podrán ofrecer estas alternativas a precios más accesibles, que luego podrás vender de forma competitiva, pero claro, no en un local o comercio, a menos que anuncies que vendes indumentaria de segunda o tercer selección, este tipo de prendas sólo es aceptada, por los clientes, en ferias o ventas de garaje.

Otra opción que tienes para conseguir es comprarle a productores locales, ¿quiénes son productores locales? Todas aquellas personas que sepan hacer ropa, sea cociendo, tejiendo o bordando, cualquier tipo de vestimenta puede servirte para iniciar tu negocio. Muchas mujeres tienen máquina de coser en sus casas, o saben tejer porque se los enseñó su abuela, esos conocimientos pueden utilizarse para generar un negocio que les de dinero a ambos, esta persona puede convertirse en tu aliado en proveer indumentaria y tú puedes venderla, sea en tu casa, por internet, en la feria o en una venta de garaje, incluso, pueden darle valor agregado a las prendas si, por ejemplo las hacen personalizadas, es decir, el cliente solicita que sea más o menos largo, corto o que tenga un bolcillo donde no lo tiene, también, si la persona que es tu proveedor de ropa, es buena en su trabajo, pueden aventurarse a crear vestidos especiales para bodas, cumpleaños y otros acontecimientos.

Luego, si el emprendimiento marcha bien, podrás encontrar otros socios que sepan hacer prendas distintas, calzado, accesorios y hasta incluso, ropa interior, el costo de tener proveedores de ropa que sean personas de la comunidad que explotan su conocimiento, será mucho más barato que el de comprarle a los productores industriales, además, si quieres verlo de ese modo, tu indumentaria puede ser barata por no ser reconocida y tener, quizás, las fallas de la manufactura “casera” o ser exclusiva, no de diseñador, pero sí de edición limitada, que sólo tendrá la persona que la compre y no habrá otra igual, eso le da otro valor.

Si te pones a mirar con atención, muchos de los comercios de tu ciudad venden prendas similares, por no decir, exactamente la misma. Lejos o no tanto, del centro urbano siempre existe un polo comercial donde determinado rubro se explota más que otros, en Buenos Aires, por ejemplo, la localidad de la Ciudad Autónoma conocida como Plaza Once, es un polo de comercios mayoristas de todo rubro, en especial, tienen todo tipo de indumentaria, blancos y accesorios. Personas de toda la provincia llegan hasta aquí en viajes especialmente preparados para hacer las compras mayoristas para sus negocios, compran barato, ropa de buena calidad y estilo, que luego no recargan demasiado y venden en sus comercios o, bien, como puede suceder, son ellos quienes arman, con estas prendas, otro comercio mayorista en una zona más alejada y que hacer ese viaje ya no le representa un negocio.

Podrás encontrar indumentaria de todo tipo, incluso, si conoces alguien que está estudiando diseño de indumentaria, podrás ofrecerle vender sus creaciones a un costo razonable para ambos, darse a conocer y aumentar las ventas de tu negocio.

Dos puntos mencioné antes y no desarrollé, el más cercano el de la competitividad, deberás conseguir un socio que esté lo suficientemente cerca de tu comercio o vivienda, de modo que el gasto que te genere ir a buscar y traer la mercadería no sea excesivo y puedas, junto a los gastos de mantenimiento del local y las ganancias, colocarle un valor a la ropa que sea justo y atractivo.

El otro punto, que también puede tener relación con el anterior, es el de utilizar internet para las operaciones. Hoy día, comprar y vender por internet es seguro y fácil, los jóvenes conocen el sistema y lo utilizan, los más grandes lo conocen y pueden utilizarlo si el objeto a comprar los atrae lo suficiente. Entonces, no sólo puedes vender tu producto por internet, hacer una tienda virtual en la que los clientes puedan entrar, revisar e incluso chatear contigo, también puedes encontrar por internet y abaratar los costos considerablemente.

Piensa con tranquilidad, planifica tu negocio, empieza desde lo más sencillo y dedícale el tiempo que necesite, seguro, si logras encontrar un buen proveedor y tu comercio es atractivo, estarás manejando tu propia cadena de tiendas antes de lo que te imaginas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *