Préstamos para negocios

prestamos negocios¿Hay que pedir préstamos para negocios necesariamente para nuestro comercio? En reiteradas ocasiones, la falta de dinero para poder hacer crecer el emprendimiento  o simplemente para mantener la estructura de gastos cotidianos de la empresa, la puede paralizar hasta hacerla desaparecer.

Este terrible escenario hace que varios emprendedores con el fin de tener capitales frescos buscan o estén obligados a endeudarse y dentro de su desesperación para conseguir dichos fondos frescos que le puedan ayudar a reactivar el emprendimiento,  se endeudan sin saber en lo que se están metiendo en términos del pago de la misma, no teniendo una mayor idea de sus condiciones de pago y cuanto significará pagar en realidad, que evidentemente no será por lo que imaginaron en un comienzo.

Esto significa, en otras palabras, que  muchos desconocen la denominada letra chica (clausulas) de cualquier contrato, lo que los hace estar expuestos a cualquier desagradable sorpresa por parte de los acreedores, sobre todo si estos están fuera del sistema bancario, los cuales colocan una serie de leoninas condiciones unido a intereses altos que hacen que las deudas terminen siendo impagables e inacabables para el emprendedor que necesita fondos para seguir funcionando, cayendo en un macabro círculo de deudas para sus finanzas que pueden afectar su patrimonio.

Pero este poco amistoso escenario para las empresas se puede evitar, es decir, se puede endeudarse sin que esto signifique un verdadero calvario  de nunca acabar para el empresario y su empresa.

Es por ello, con el fin de de poder evitar cualquier sorpresa desagradable de último minuto como cualquier clausula abusiva, en este posteo le mencionaremos una serie de consejos prácticos de cómo no tiene que solicitar los  créditos para negocios y algunas recomendaciones de lo que tendría que hacer antes ciertas situaciones que en el mundo de la empresa se dan de una manera bastante frecuente.

 

Consejo 1: No pedir  nunca préstamos personales

El primero de este listado de consejos de cómo no pedir un crédito al sistema bancario, tiene que ver con el hecho de que  nunca el emprendedor debe pensar en solicitar algún tipo de préstamo personal para que sea usado para el emprendimiento. Muchos se tientan por el hecho de que son mucho más fáciles de poder conseguir, dado que las condiciones son mucho más flexibles que los créditos industriales o empresariales.

Pero esta clase de créditos para personas tienen la gran desventaja de que pueden ser  solamente por cantidades pequeñas, lo que significa que tal vez (o lo más probable) es que el gasto del emprendimiento sea mucho mayor que lo logrado, significando que lo conseguido con el préstamo personal se quede corto en un corto plazo, necesitando para poder seguir, otro crédito bancario por una cantidad mayor, significando a la postre un doble endeudamiento.

Es por ello que el aspirante a empresario siempre debiera por optar o solicitar fondos prestados  a las instituciones bancarias no como individuo, sino como una  empresa o Pequeña o Mediana empresa (PYME).

A pesar de que no son más fáciles de lograr, pero le serán de mucho más ayuda que uno individual, no sólo porque le permitirá sostener  financieramente a su empresa, sino que también le será de gran utilidad para que el empresario pueda comenzar un historial crediticio que lo valide como un cliente del sistema bancario de su país.

El hecho de estar dentro de la categoría de cliente empresarial de un banco, le dará puntaje y credibilidad  al novel empresario cuando postule a nuevos créditos o préstamos cuando sea necesario.

 

Consejos 2: No son para gastos estructurales y no se tiene con que cubrirlos

El segundo de los consejos de cómo no hay que solicitar nunca préstamos para negocios en el sistema bancario,  va por el lado de que los solicitan sólo con el objetivo de usarlos para pagar toda clase de gastos permanentes o estructurales, es decir que son gastos que se dan permanente y de una manera fija en el comercio.

El problema de pedir un crédito para tratar de cubrir dichos egresos de carácter estructural, puede cubrir una vez dicho gasto, pero al ser uno que se encuentra de manera permanente en el negocio, se hará difícil de cubrir luego si no se tiene con qué pagarlo, lo que sí es mal manejado puede llevarnos hasta una situación de un verdadero default o insolvencia financiera.

Es por ello que se recomienda en estos casos, es que si va a pedir fondos frescos a las instituciones bancarias, sean solamente para cubrir los gastos que puedan ser pagados en un corto plazo y que exista una certeza por parte del emprendedor de que se tendrán los fondos suficientes para poder cancelar dicha deuda, es decir, se debe pedir dinero al sistema financiero solamente para las cosas operativas en el negocio que tengamos la certeza de que podemos pagar  en un corto plazo, pero nunca para gastos importantes o estructurales que no sabemos cómo podemos  liquidarlo al mes siguiente.

 

Consejo 3:  pagar cuando corresponda

Un tercer consejo para no endeudarse con el sistema financiero por parte del entrepreneur, es el hecho de solicitar un préstamo y no poder pagar dentro de los plazos fijados en el contrato del crédito financiero.

Hay que tomar en cuenta que las instituciones financieras por lo general nunca son muy comprensivas con los problemas que puedan tener los emprendedores, salvo de que sea una situación muy extraordinaria y socialmente desastrosa como lo puede ser un terremoto, una inundación o alguna clase de desgracia colectiva que obligue a aliviar el pago de las deudas a todos por igual.

Pero si no paga en circunstancias normales, la deuda va  a ir creciendo como una directa consecuencia de la suma de los  intereses que este adeudo puede generar, corriéndose el riesgo real de que se pueda hacer la deuda totalmente impagable y el emprendedor caer en un potencial default financiero que mande al desastre al negocio. Es por ello que se recomienda salir de la deuda lo más pronto posible, pagando cuando corresponda o si se le hace muy difícil pagar, ver las posibilidades de  la repactación de la misma.

Otra lección que se tendría que tomar en cuenta, es el hecho de se debe tener claro hasta donde se puede endeudarse, es decir, es necesario definir el techo de endeudamiento que se tiene,  o sea, hasta donde puede  el emprendedor  tener pasivos sin que la empresa corra el riesgo de desaparecer del mercado.

 

Consejo 4: Los préstamos son para el comercio

Una cuarta recomendación para no pedir préstamos para negocios que puedan generar una crisis en el emprendimiento, va por el lado de que nunca debes usar los créditos otorgados para el negocio para otra cosa que no sea para algo productivo.

Muchos aprovechan parte del mismo para las vacaciones, gastos cotidianos o familiares, que por urgentes no sirven para el negocio. Por ello, lo mejor en estos casos es que si te vas a endeudar solicitando un préstamo empresarial, es que sea para el comercio, ya que ese dinero no será nunca perdido o gastado, sino que servirá necesariamente para generar más riqueza, pudiendo pagar luego la deuda generada.

Pero si decides usar el dinero prestado para las vacaciones, es cierto, la vas a pasar bien tú y los tuyos, pero lamentablemente será con dinero que podría haber sido usado para el emprendimiento y que tendrá que pagarse dos veces, pagar las deudas de las vacaciones y volver a endeudar a la empresa para que pueda generar recursos para mantenerse en píe.

Conclusiones generales

Como podemos ver a lo largo de estas líneas, los préstamos para negocios no son algo que debe tomarse a la ligera por parte de los empresarios y emprendedores. A lo largo de todo el escrito hemos visto que si el  entrepreneur se decide y va a solicitar créditos, lo ideal de que estos deben ser para los siguientes puntos:

  1. El primero  para que funcione el comercio, no para dilapilarlos en gastos superfluos
  2. El segundo para son para  los gastos que se puedan cubrir en un corto plazo,  no para tapar hoyos que siguen creciendo
  3. hay un plazo para pagar  y este debe ser cumplido
  4. que son para poder generar más riqueza y no lo contrario

Esta especie de cuatro reglas para el endeudamiento que hemos mencionado en algún sentido, eso sí mostrando lo que no se tiene que hacer con un fin pedagógico por parte de quienes escriben esto, le pueden servir de manera importante al emprendedor para que tenga un mejor manejo de sus finanzas como de saber cuáles son sus capacidades reales de contraer créditos y que estos puedan ser aprovechados de la manera más apropiada y que estos no se conviertan  en una pesada mochila que solo puede atraer problemas al emprendimiento como al emprendedor que los solicita en el sistema bancario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *