Planificación financiera para recién casados

Vivir en pareja es un proceso natural, todos deseamos una pareja divertida, hermosa, inteligente y que sea el complemento perfecto, pero, cuando finalmente nos casamos, por lo general dejamos pendiente muchos temas importantes como hablar del dinero.

Ya estamos casados, y el dinero?

En la sociedad machista se da por descontado que el hombre será quien proveerá del dinero y la mujer la que se ocupara de la casa, pero afortunadamente ya no vivimos en esos tiempos, aunque aun quedan algunos de estos especímenes que se resisten a extinguirse.

Lo mejor que puede haber en un matrimonio cuando llegan los problemas es mantener el dialogo abierto, con seguridad se podrá llegar a una solución, pero si tu intención es hacer una buena vida de pareja, por que no haber el dialogo lo mas pronto posible, me refiero a hablar abiertamente del dinero, de los asuntos financieros del hogar.

Muchas discusiones de pareja se pueden evitar con solo hablar por anticipado de temas del dinero. Solo se trata de planificar y no de vivir como venga la vida, ya que lo mas probable es que la vida venga como una herencia o una copia de la vida de sus padres, y no si eso quieren.

Es importante entender que un hogar es un nuevo estilo de vida, y un buen estilo tiene que se planificado. Usted tendrá que afrontar todos los problemas, bien antes con medidas preventivas o cuando el problema sucede, quizá con medidas desesperadas, y quien sabe si cavando aun mas el hoyo.

Planificación financiera para recién casados

Es en esencia tomar responsabilidad por el tipo de vida que quiere llevar con su pareja. Son simples preguntas, sus propias preguntas, que deben responder los dos. por ejemplo:

  • ¿Como quieren pasar un fin de semana? Puede ser salir a comer, hacer un corto viaje, pasar con los amigos o la familia.
  • ¿Cuando tendremos los niños?
  • Viviremos en una casa alquilada o compraremos una?
  • Como repartiremos las obligaciones del hogar.
  • Manejaremos efectivo o cheques, quizá una tarjeta para las compras.

Usted necesita su propio listado de preguntas que tiene que resolver y hacer su planificación financiera.

No es bueno suponer que las creencias sobre el dinero de cada cónyuge son las mejores, es mucho mejor ponerlas a prueba, desnudarlas y formarse con expertos para poner en claro esos paradigmas oscuros que no le permiten hablar de dinero con su pareja.

¿Cada uno mantendrá su independencia financiera?

Aunque el matrimonio supone compromiso, quizá las creencias sobre el dinero de uno de los cónyuges no favorezcan la salud económica del hogar. Hablar del dinero es un tema de muchas emociones, por lo que conviene tratarlos con anticipación, por ejemplo con alguna cuenta pequeña para cada uno.

No espere un buen sueldo para comenzar a ahorrar

Cuando una persona dice “no me alcanza el dinero”, lo que realmente dice es “mis cuentas seran maravillosas cuando aprenda a llevar un presupuesto”. Y es que no se puede vivir con dinero que no se tiene, no se puede vivir de apariencias.

Planificaron comprar un coche, una casa, salir de vacaciones, etc. Entonces corresponde ver como ahorraran el dinero necesario. No importa cuanto ganen, cuando su propósito de un estilo de vida es fuerte, tendrán que encontrar la forma de ahorrar y vivir en consecuencia.

Por lo general en un matrimonio cuando saltan los problemas, alguien se enoja con emociones negativas. Supuestamente el enojo es para que las cosas estén mejor. Pero es contradictorio, ya que una emoción negativa no es estar mejor. El buen resultado no se debe postergar.

Nadie dice “Salgamos a divertirnos” con un sentimiento negativo, uno ya se esta divirtiendo al hacer la petición.

Imagen Dreamstime

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *