Como evitar los pensamientos negativos al iniciar un emprendimiento empresarial

Pensamos que lo mas importante para iniciar un emprendimiento empresarial es el dinero. NO, no es lo es, de echo es lo menos importante. Lo mas importante es convertirse en emprendedores, es decir en las personas adecuadas para liderar un equipo, generar ideas, mantener la pasión por lograr un sueño y ser capaces de mostrar como se ayudara a las personas y como se lograran beneficios para que tanto clientes como inversores se interesen.

Cuando no tenemos éxito con uno y otro emprendimiento hay algo que siempre esta presente, nuestros pensamientos y costumbres, pues estos son las que están detrás de todos nuestros resultados. Nuestros pensamientos son nuestros mejores amigos, pero también pueden ser nuestros peores enemigos.

Cuando en nuestra vida hay pobreza y sufrimiento es que nuestra mente es endémica, y lo peor es que nos domina, nos identificamos con ella y le hacemos caso en todo, por ejemplo con nuestras palabras. Nuestras palabras pueden causar enormes daños, no solo a los demás, también a nosotros mismos.

Cuando nuestra mente es endémica, lo mejor para salir adelante no es “pensar mas o pensar mejor”, sino dejar de pensar, dejar de hacerle caso a tu mente, tal como le dejarías de hacerle caso a un amigo que te da malos consejos. En estas condiciones un emprendimiento empresarial corre el enorme riesgo de fracasar, no importa que tan bueno sea, no importa que nuestras intenciones sean las mejores. Lo común en estos casos es echarle la culpa a los demás, no a tu mente, tu mente no quiere asumir responsabilidades.

Cuando fracasamos una y otra vez es que nuestra mente produce demasiados pensamientos negativos, por costumbre o porque ponemos demasiada atención a las noticias negativas en la radio, TV o medios impresos. Y todo esto de forma automática e inconsciente, pues seria suicida estar haciéndolo despiertos o consientes.

Como evitar los pensamientos negativos al iniciar un emprendimiento empresarial

Lo primero es darse cuenta que no somos nuestra mente, no somos el que pensamos, sino el observador de esos pensamientos. Aquí debo repetir algo que escuche en una película, “no me creas, pero aprende a escuchar; tampoco creas a tu mente, pero aprende a observarla”.

Por ejemplo cuando se presenta una oportunidad para iniciar tu emprendimiento empresarial te entusiasmaras, pero en forma automática se presentaran pensamientos negativos. Si tienes que salir a hablar al frente de un auditorio lleno de gente para explicar tus ideas quizá te duela el estomago, empieces a sudar, te pongas nervioso, etc., todos son síntomas del miedo, tus células responden a un pensamiento negativo del que tu ni te das cuenta.

No te servirá de nada pensar mas, mas bien será peor, pues es como seguir escuchando y haciendo caso al mismo amigo que te da malos consejos. Ahora que lo sabes, escúchalo, obsérvalo, pero no le creas, no reacciones, no mas las mismas acciones. Empieza a programarte para el éxito, empieza a ver tu mente como una herramienta a tu servicio; tu la usas cuando la necesitas, tu mente ya no te domina. No es fácil, y ahí reside el secreto del éxito, en la pasión, en el poder que pones para lograr tus sueños.

Cuando tengas miedo de salir a hablar frente al auditorio, días antes empieza a programarte contra este miedo. Observa esos pensamientos sin etiquetarle pensamiento alguno y empieza a añadir otros pensamientos positivos, vocalizando por ejemplo “soy exitoso”, “soy perseverante”, etc, y actuando en consecuencia. El miedo persistirá, quizá sigas fracasando, pero tu insistirás una y otra vez, y finalmente la constante practica ganara.

Como ahora haces cosas nuevas tendrás nuevos resultados, nuevos errores, y por consiguiente nuevos pensamientos, nuevos problemas por resolver, y tu emprendimiento empresarial será cada ves mas un sueño realizable. Este proceso puede ser rápido o lento, cada persona es diferente, pero repito, todo depende de la pasión que pongas por lograr tus sueños.

Publicado en Emprendimiento empresarial
Imagen por jillberg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *