Opinión sobre Schopdog de Chile

SchopdogAnalizamos una de las ideas más interesantes del area gastronómica.

Los locales de comidas rápidas tienen que innovar, ofrecer algo realmente distinto para que los clientes entren a ver de qué se trata. Por demás está decir que la calidad y variedad de los alimentos tiene que ser siempre la mejor, pero lo que hará que los clientes ingresen a su local y no al que ya están habituados a ir.

Pensando en esta premisa, en el año 1987 dos inteligentes hombres de Santo Domingo, Chile crearon Schopdog un restaurante al que decoraron con elementos de décadas pasadas, convirtiendo el local en pintoresco popurrí de elementos que le recordarán al cliente revivir momentos inolvidables de su vida.

Además, como quizás con esto no era suficiente, periódicamente se invitaban al local bandas de música actual y “del pasado”, magos, d.js, bailarines y otros espectáculos que dan ese valor agregado al concepto de restaurantes.

Entre los platillos que se pueden comer en Schopdog se encuentran tablas, canastas, sándwiches, y platillos rápidos de carne vacuna, de pollo o de cerdo, ensaladas y guarniciones como arroz, papas fritas, salchichas y otros ingredientes. Para beber, cerveza, gaseosas, zumos e infusiones.

Desde ese momento Schopdog se convirtió en el elegido por los adultos jóvenes y los no tan jóvenes. Otra forma inteligente de aplicar el know how de esta empresa fue el de servir algunos platillos durante todo el día y generar tentadoras ofertas para el desayuno, el almuerzo y la cena.

Esta empresa de Chile está pensada actualmente para aquellos restaurantes que quieren renovar su imagen y lograr captar nuevos clientes sin dejar de ser dueños de su propio comercio. También para aquellos que desean entrar al mercado de los restaurantes y saben que la mejor forma de competir es con una marca reconocida.

Para acceder a Schopdog se requiere una inversión inicial que depende del tamaño del establecimiento a abrir, pero que ronda los 120.000 dólares (valor de referencia octubre 2011). Para realizar la inversión inicial se ofrece financiación del 40% del monto total mediante leasing u otras alternativas. Para un contrato de 10 años renovables las regalías mensuales y la publicidad corporativa se estipulan al momento de realizar el contrato.

Es una franquicia de buen rendimiento porque se supone un recupero de lo invertido dentro de los 3 primeros años de iniciado el negocio. Se otorga al inversor territorio exclusivo, un manual junto a un software para la administración y gestión, pautas para evaluar el rendimiento y formularios de control de gestión.

En cuanto a la trasmisión de know how se realizará un curso de entrenamiento de 4 semanas en escuela y cuatro semanas más en el establecimiento del franquiciado. Se acompaña durante todo el proceso de crear el nuevo punto de venta agregando asistencia técnica permanente al inversor en todas las áreas que su comercio lo requiera. También se realizan periódicamente investigaciones de mercado para mejorar o innovar el menú o la cartelera de espectáculos.  También se asistirá en la interesante y particular decoración del nuevo comercio, tanto ofreciendo material para colocar como opinando sobre el lugar en el que debería ubicarse.

Esta franquicia de restaurantes exige una inversión de tiempo, amor por el rubro y de interés por ofrecer a los clientes un producto excelente. No requiere que el o los interesados tengan conocimientos previos de gestión, administración o gastronomía, pero seguramente saber de estos temas ayudará al éxito.

Tiene más de 20 años en el mercado y actualmente cuenta con locales en casi todas las regiones de la I a la X quedando aún regiones sin explotar en Chile y en el resto del mundo, ya que los platillos que sirven en el restaurante serán bienvenidos en casi todas las culturas, además de poder adecuarlos al gusto regional.

Schopdog se caracteriza por la excelencia y el detalle en cada uno de sus productos y acciones, por esto, también a los interesados en la propuesta se les solicitará cumplir 3 etapas: además de completar el formulario de solicitud y de mantener una conversación con el gerente de la empresa; cumplir con un test psicológico para luego pasara a la segunda etapa donde tendrá que completar otro formulario y volver a reunirse con el gerente, al menos 2 veces más para tratar temas como la inversión inicial, el contrato, los aspectos financiero / administrativos y la elección del punto de venta, para luego firmar el contrato de adquisición.

Finalmente, la tercera etapa es la de entrenamiento y puesta en marcha del punto de venta, teniendo en cuenta que será el momento de hacer las refacciones y otro tipo de mantenimiento necesarios.

Si bien este proceso de selección puede parecer excesivo, es importante para la firma asegurarse un inversor que va a mantener y enaltecer la marca y también es bueno para el franquiciado, ya que se asegura cumplir con lo necesario para tener  éxito y es una forma de eliminar competencia.