Negocios Internacionales

extranjeroUno de los principales desafíos para cualquier emprendedor, es el poder exportar  sus productos y servicios al extranjero, también comprar las materias primas que necesita para poder bajar los costos, en otras, palabras, tener la posibilidad de realizar los denominados negocios internacionales con empresarios de otros países, es un paso necesario que cualquier emprendedor tiene que realizar

¿Y por qué tiene que considerar en vender en el extranjero? ¿Me será ventajoso exportar? ¿Será rentable en el mediano y largo plazo traer las materias primas del exterior? Por suerte para el emprendedor, estas preguntas tienen respuesta y le permitirán, si lo decide, pensar en oportunidades fuera de las fronteras.  Por ello, desarrollaremos algunas ideas eje que permitirán dilucidar estas inquietudes para que el comprar y vender en el extranjero no se vea como una limitante sino como una oportunidad más cercana que lejana.

El primero de los aspectos vinculados con el hecho de pensar en intercambios con empresas del exterior, es el hecho de buscar nuevos espacios con quienes comerciar. En el caso del que es exportador, necesita nuevos mercados, sobre todo cuando el nacional donde actúa ya no tiene  más posibilidades de seguir creciendo, lo que hace imperioso a pequeños y medianos exportadores buscar otras alternativas. También, recurren a buscar en el extranjero cuando la demanda interna de los productos disminuye dramáticamente, como el escenario actual de las pymes y empresas españolas que buscan nuevos horizontes, como consecuencia de la actual crisis económica. En ambos supuestos, deciden buscar en el extranjero, dado que apuestan al hecho de que lograrán ganancias que en sus mercados de origen ya no pueden alcanzar.

Mientras que los importadores o fabricantes, lo que obliga a estos empresarios tener en cuenta negociar con empresas del exterior, es la necesidad de reemplazar a los proveedores locales los cuales encarecen el costo de la producción. Tal es el caso de los fabricantes occidentales (y algunos latinoamericanos) quienes para poder bajar drásticamente sus costos, buscan en países como China las partes que en sus países de origen hacen disparar los costos y que en estos países del Tercer Mundo, les saldrá hasta un 70% u 80% menos de lo que costaría comprar a proveedores locales.

exteriorUn segundo aspecto de por qué los empresarios piensan en hacer toda clase de  negocios internacionales, tiene relación con el hecho de que existe la esperanza que con los contactos exteriores, se podrá potenciar a la empresa, tanto en el proceso productivo como en el crecimiento patrimonial de la misma ¿Qué significa lo anterior? Simplemente que al tener clientes en otros países, en el caso de los exportadores, podrá tener una capacidad mayor de producción y ganará nuevos consumidores.

Por otro lado, en el lado de los importadores, ayudará a bajar costos, por ende, a lograr ahorros en la estructura de gastos, lo que permitirá al emprendimiento dos cosas: o destina ese dinero que estaba destinado a los proveedores internos para gastarlo en otras áreas de la empresa o simplemente, ahorrarlo para ocuparlo a futuro.

Una tercera cosa que se debe tener en consideración por parte de los que se decidan hacer negocios internacionales, independiente de que sea para exportar o importar va por el hecho de que nunca hay que negociar a ciegas ¿Qué se entiende por esto?  Hay que saber necesariamente con quienes  estamos negociando, cual es la reputación, que se sabe de ellos en el mercado. Por ello se recomienda hacer algo de inteligencia financiera con el objetivo de que no tengamos ninguna desagradable sorpresa en el proceso de compra y venta.

Tambien cabe en este punto, en el caso de los exportadores, saber las características del mercado al cual se le pretende vender los productos y servicios del emprendedor, si es proteccionista o con pocas restricciones arancelarias. En el de los importadores en cambio, se tiene que ver si los productos que nos serán parte de la materia prima del emprendimiento son de buena calidad y  si son ajustados a los requerimientos del emprendedor (si cumplen con nuestras exigencias).

Un cuarto aspecto a comentar en este apartado, es el hecho de que los negocios internacionales no deben ser vistos como alternativas en caso de problemas, mientras que se solucionan los problemas del mercado local ¿Qué significa esto? Esto va por el lado de los productores que ven muchas veces los mercados de ultramar como salvavidas y sólo se dedican a exportar en los periodos de crisis del local, para dejar de exportar cuando la economía se recupera. Sin duda, esta es una visión limitada de hacer y pensar el comercio, lo cual priva de tener nuevos mercados (por ende, oportunidades de crecimiento) de manera importante. Poder pensar no sólo en términos de consumo interno, será un importante paso en el crecimiento del emprendedor como un  empresario global.

negocio internacionalLa revisión de estos cuatro puntos nos hace deducir lo siguiente ¿En qué lugares nos será más rentable poder pensar en negocios internacionales exitosos?  Esta respuesta depende si se es importador o exportador. En el supuesto de los importadores, no es difícil poder deducir donde, ya que esta se responde por sí sola, donde pueda encontrar materias primas necesarias y a un buen costo. Esto significa que deberá comercial por lo general con países en vías en desarrollo y productores de commodities, los cuales podrán abastecer de precios conveniente al productor.

Pero en el caso de los exportadores, la respuesta a esta pregunta es algo más compleja, ya que dependerá de lo que produce y de la demanda que exista en los mercados externos. Pero si el exportador es de países de primer mundo, sabrá que exportando productos con un mayor valor agregado, podrá conseguir buenos precios en las economías en desarrollo donde pretenda exportar. Ejemplo de esto son los automóviles de alta gama y toda clase de bienes de capital, los cuales son producidos en las economías más desarrolladas y son comprados por personas o empresas de países con menor desarrollo económico, y por ende, económico.

Por el contrario, el exportador que es de países en vías de desarrollo, siempre tendrá que pelear para poder conseguir buenos precios de sus productos, los cuales variaran por una serie de factores (clima, costo de producción) y logrará buenos precios sólo si existe una gran demanda de ellos. China es el mejor ejemplo de un país que demanda gran cantidad de commodities para su papel de taller del mundo. La alta demanda china de minerales, alimentos hace que las commodities exportadas por países africanos y latinoamericanos tengan buenos precios, pero si la demanda disminuye, los precios se desplomarán. Tal es el ejemplo de productos como el cobre, la soja, la carne, frutas y minerales varios, los cuales han tenido buenos precios por alta demanda, pero dependerá necesariamente de los vaívenes de la economía compradora.

Como podemos ver, hacer negocios internacionales, no es algo para nada sencillo ni se hace de un día para otro. Necesariamente requiere por parte del emprendedor tomar en serio varios aspectos:

–    Saber la real capacidad del emprendimiento para producir para el extranjero que requerirán, tal vez, una mayor capacidad productiva y a un menor costo

–    Ser más ordenado con las cuentas, responsable y prolijo, ya que pasar de producir 10, tenga que producir 100 en un mes y 2500 en cinco meses, necesita tener todo un fondo administrativo que le permita poder mantener  y sostener este ritmo, sin que signifique un descalabro organizativo y financiero en el mediano plazo

–    Ser responsable y cumplir después de firmar los acuerdos con los empresarios del exterior, ya que no sólo su palabra estará empeñada, sino que el prestigio del emprendimiento estará en juego.

–    Pensar en grande: Será un paso necesario y obligado ya sea para el exportar o importar. Ya no tendrá que pensar en términos de las limitaciones tan propias del mercado local, sino que tendrá que actuar en los términos del intercambio internacional, lo que significará tanto el cambio de cómo hacer negocios, el cambio organizativo dentro de la empresa, como otros cambios que tendrá que afrontar.
Finalmente para concluir, tenemos que considerar a los negocios internacionales, no sólo como una oportunidad de negocio, sino que también como un gran desafío que no cualquier emprendedor puede asumir sus costos. Es por ello que se recomienda el poder reflexionar si se encuentra en real capacidad de poder afrontar el reto que significa comerciar con el extranjero. En el supuesto de que quiera negociar con empresarios del extranjero y no pueda,  ya sea por su tamaño o por sus costos, lo ideal es que pueda prepararse y darse un tiempo para esta adecuación que significa negociar con productores del exterior. Sin duda, es un cambio de paradigma, de pasar de las reglas del mercado local a las del juego global, significa cambiar muchas cosas. Si está dispuesto, el exportar e importar será el objetivo que deberá alcanzar más pronto que tarde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *