Negocios Familiares

familia Los negocios familiares son una de las opciones más interesantes a la hora de generar un emprendimiento. En la familia podemos encontrar todos y cada uno de los roles que se deben cumplir dentro de una empresa, que además cuentan con el atractivo de ser de confianza porque son conocidos, pero este es el punto en donde este tipo de negocios se hace interesante.

Los emprendimientos tienen por falla principal el hecho de pensar que porque “somos familia” entonces nadie está por encima del otro y todos tienen el mismo nivel de participación dentro del negocio. Esta idea no es gratuita, surge por el amor que existe entre parientes y por el deseo personal de ser dueño de un comercio.

Pero esta misma idea es también, la que provoca luego los conflictos cuando una de las personas no cumple con las expectativas que tenían los otros para ella, dentro de la compañia. En ese momento la persona o las personas que sienten la responsabilidad se enfrentan al dilema de hablar con esa persona y de demostrarle que no está cumpliendo con sus objetivos, pero que eso no significa que no se la quiere o aprecia como parte de la familia, sino que debe mejorar su forma de trabajar, y que porque el emprendimiento sea de su propiedad, no significa que tiene privilegios con respecto a las personas que también integran la compañia y no pertenecen al núcleo familiar.

Por esto que acabo de mencionar, pareciera que los negocios familiares están condenados al fracaso y que, a menos que los integrantes no sean cercanos. Pero esto no es así, los negocios familiares son una excelente oportunidad para emprender negocios que requieren esfuerzo y compromiso por parte de sus integrantes y será más sencillo el traspaso de obligaciones cuando uno de los integrantes del directorio deje sus funciones.

Pero aquí también comienzan a aparecer las posibles dificultades, ya que si alguien no está interesado en continuarlo, es probable que el negocio salga completamente de la familia y quede en manos de terceros.

empresa familiaresSerá un desafío para quienes comenzaron el proyecto interesar a los demás integrantes de la familia y ofrecerles espacios en los que puedan desarrollar, además de la tarea del comercio, sus propias carreras o gustos.

Otro de los objetivos que debe imponerse quien tenga la intención de genera un emprendimiento es buscar entre su familia las personas interesadas en hacerlo, y lograr que cuando les proponga la idea no le digan que sí, sólo porque es conocido.

Por lo general, los negocios familiares surgen durante las reuniones en las que se conversa sobre la situación particular de cada uno de los integrantes o también suele surgir como una idea en común durante una charla de cualquier tema.

Cuando sucede que la idea surge de una conversación, pasa un tiempo antes de que alguno llame a otro integrante y le comente que se ha figurado cómo llevar adelante el negocio, de este modo, comienza a organizarse la empresa. Si la idea surge para ayudar a alguno de los miembros o a toda la familia, entonces la conversación será más fluida y se centrará en las ideas que cada uno tiene para aportar.

Y del punto anterior, comienza desprenderse lo que es imprescindible para organizar negocios familiares, que es saber qué rol y responsabilidades corresponden a cada uno. En las empresas de socios externos, los roles están definidos desde el principio ya que cada uno sabe qué es lo que aporta, pero cuando el emprendimiento es familiar, estos límites pueden estar menos claros, además se intentará incluir a la mayor cantidad de miembros posibles, por lo que muchos no encontrarán su lugar si no es impuesto de antemano.

Entonces, para que los negocios familiares tengan éxito será necesario que se genere un organigrama con los roles y responsabilidades que cada uno tendrá, todos pueden ser jefes si su capacidad y conocimientos lo ameritan, pero también tendrá que haber encargados de las tareas menos agradables o menos jerárquicas, lo que hay que comprender es que cuando uno es dueño o jefe suele trabajar el doble que cualquier empleado, más aún si la empresa está naciendo y lo primordial es abaratar costos y aumentar la producción y/o las ventas.

Si alguno de los integrantes no comprende que al ser dueño no puede pretender ganar un sueldo como si fuera empleado o que su trabajo como dueño es sólo supervisar el trabajo de los otros, entonces no podrá ser de ayuda, alguien tendrá que explicarle cómo funcionan los emprendimientos o pedirle que se retire del proyecto.

Cuando se comience a generar el organigrama, seguramente surgirán peleas o discusiones, será necesario que todos asuman la responsabilidad de ser honestos y comprender cuáles son sus verdaderas cualidades y posibilidades de tiempo para invertir. Si no logran ponerse de acuerdo, existen diferentes organizaciones o también se puede recurrir a un profesional de la administración para que ayude a organizar y ordenar el organigrama y la gestión. La visión de una persona de fuera de la compañia será útil por su imparcialidad y desinterés, es decir, esa persona no estará pensando en las ganancias que obtendrá gracias al emprendimiento, sino que se le pagará por una tarea puntual que será la de conversar con cada uno de los miembros de la familia que formará el proyecto y encontrarles un lugar de utilidad.

Incluso puede ayudar en el paso previo al funcionamiento de la compañía , que es dividir qué es lo que debe aportar cada uno y cómo conseguirlo. Una vez que el organigrama esté listo y la empresa pueda ponerse en marcha, será importante que quede bien claro cuánto tiempo dispondrá cada uno para la tarea que debe cumplir, es cierto que al ser dueños o jefes, no es necesario que trabaje dentro de la oficina, o quizás sí, eso depende del tipo de tarea a realizar, lo mismo sucede con el horario de trabajo, quizás no es necesario que pase 6 horas dentro de la empresa, o puede que sí, como dijimos esto deberá estar pautado de ante mano y deberá ser respetado por todos los integrantes, una buena forma de ponerlo para que la idea sea entendida por todos, es decir que no son más que empleados del proyecto y que tienen que realizar todas las tareas que este impone para que salga adelante.

negocio familiaQuedará claro, que para que los negocios familiares tengan éxito serán necesario que cada miembro se comprometa a cumplir con su rol y a salvaguardar la integridad de la compañía, sin pensar que porque es familiar se puede integrar también a los amigos, es decir, nadie podrá tomar decisiones por su parte sin consultarla antes con todos o con los miembros del directorio.

Los problemas aparecerán seguro, siempre existen discusiones y diferencias en los puntos de vista o las decisiones a tomar, lo que sería bueno para evitar que estas discordias influyan en las relaciones familiares es generar ámbitos de reunión fuera de las viviendas particulares y que ninguna de las reuniones termine sin una votación o haber llegado a un acuerdo.

Para que los negocios familiares también sea democrático, será bueno incluir un manual de usos y costumbres en donde quede determinado también el tiempo de alternancia del directorio, por más que sean una o dos personas quienes lo integran, y será bueno, también dejar para los más inexpertos o jóvenes las tareas de reparto, compras de insumos para la empresa y rubros similares, a modo, también como para darles un impulso y que si desean ingresar al mercado laboral puedan hacerlo con algo de conocimientos.

Que sea una empresa familiar no significa que sea un juego o una cuestión circunstancial, si todos los integrantes se toman su rol en la empresa de forma seria, como si fueran empleados pero con la responsabilidad mayor, que es ser dueños, seguramente lograrán un emprendimiento que acompañará al apellido por varias generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *