10 simples pensamientos que han impulsado negocios exitosos

Nunca antes en la historia de la humanidad se ha tenido mayor libertad de iniciar un negocio propio. Tu lo puedes hacer, no importa si no tienes dinero, formación o tiempo ahora mismo. Sigue leyendo.

negocio-exitoso-jn

Los fundadores de negocios o empresas que logran el éxito son adictos y apasionados al trabajo, tienen grandes sueños y se plantean un sin fin de retos. Cada circunstancia les sirve para avanzar.

Hay un común denominador entre los emprendedores exitosos, ellos se retratan como “personas capaces de vivir un sueño”. A continuación algunos simples pensamientos que han impulsado negocios exitosos.

1.- No se cual es la solución

O no se cual es la respuesta.

No tienes que esperar saber la respuesta o tener la solución para emprender, el proceso empresarial es acción persiguiendo un resultado con ideas que surgen sobre la marcha.

Mucha gente es celosa con sus ideas como si la idea por si sola fuera ya una empresa o producto terminado. Toda idea solo es un pretexto para ponerse en acción buscando socializar, experimentar y lograr un resultado que seguirá mejorándose.

2.- Mi negocio pronto estará en quiebra

El termino común mas conocido es “no te duermas en tus laureles”.

La competitividad y el éxito en los negocios van de la mano con los cambios.

En un negocio nunca se llega a la meta como para echarse a dormir, la competencia esta innovando, esta avanzando y si no se plantean cambios como si se estuviera a punto de quebrar será difícil mantenerse en la cima.

3.- Estoy trabajando mas de lo que creen

El trabajo que realiza el dueño de un negocio o un líder siempre es mas de lo que vemos. Primero hay un trabajo interno de emociones, educación financiera, valores, dominio de herramientas, etc.

Por ejemplo la capacidad de delegar para que un negocio sea verdaderamente exitoso, no es algo que cualquiera puede hacer. Por lo general la gente es desconfiada y no conoce los beneficios de un equipo de talentos.

Convertirse en alguien que delega y motiva a otras personas a ser mejores es un trabajo que no se ve pero que produce enorme resultados.

4.- A veces me gustaría no ser el jefe

Llevar las riendas de un negocio exitoso es una responsabilidad para la que se necesita mucha energía. La gran mayoría de personas no puede cargar semejante responsabilidad y prefieren el segundo plano.

Todas las decisiones de un negocio no caen del cielo, no son probadas, hay que asumir por completo los resultados y continuar.

Los dueños de negocios no tienen a quien mirar para obtener soluciones.

Lo que deciden afecta a todos los clientes, empleados y colaboradores. Es fácil criticar estando en un segundo plano.

5.- Si no están contentos lo tomamos como algo personal

No importa qué es lo que ofrecemos en nuestro negocio, pero lo que realmente ofrecemos es una experiencia agradable, gratificante y ennoblecedora.

Pero muchas veces un cliente, un empelado o alguna persona no esta contenta con lo que hacemos u ofrecemos, entonces lo tomamos cono algo personal y hacemos todo lo posible por solucionarlo.

Todo negocio se empieza pensando hacer las cosas de una mejor manera.

6.- No me gusta la política de oficina

Los dueños de negocios se enfocan en el diseño y creación de productos o en el desarrollo de proyectos a medida de sus clientes.

La política, distribución de los muebles… hay que delegar.

7.- Extraño los primeros días

Cuando un negocio crece y es exitoso no es que tenga menos problemas, ahora tiene mas problemas.

Ahora soluciona mas problemas y de la mejor manera, por eso la gente lo prefiere.

En sus inicios quizá solo era un donde había mas camarería, menos problemas y las cosas se podían hacer mas rápido.

A medida que el negocio crece, esta idea de “buen momento”, sabemos que es importante que perdure las buenas experiencias.

8.- Lograr equilibrio entre el trabajo y la vida privada

Al comienzo todo nuestro tiempo se lo dedicamos a nuestro negocio, aun sabiendo que puede perjudicar nuestra vida privada, pero el éxito pasa por lograr ese equilibrio, donde no solo haya felicidad en el negocio sino también en la casa donde viven nuestros seres queridos.

Este pensamiento nos va empujar a delegar y ver muchos caminos de crecimiento.

9.- Vale la pena lo que estoy haciendo

Con frecuencia hacemos muchas cosas que no conducen a nada y este pensamiento nos sirve para tomar conciencia de si realmente estamos haciendo lo que mas importa.

El progreso no consiste en dejar de equivocarse sino en aprender, hacer cambios y seguir.

Con este pensamiento en mente aprovecharemos mas los talentos de otras personas, pues no nos sirve que hagan cualquier cosa, sino solo aquello para lo que son mejores.

10.- No estoy viviendo un sueño, soy un sueño

Un negocio exitoso es la transformación de una persona influyendo otras personas.

Muchas veces se comienza con un sueño demasiado grande o pequeño, lo que cuenta es la acción que se toma, y la persistencia, hasta que las cosas empiezan a tomar forma y parece increíble.

Solo fue un pensamiento que te impulso, te pusiste en acción, hubieron muchos errores, agradeciste y seguiste. Te convertiste en tu sueño, el negocio solo es una consecuencia.

Imagen por cliff1066™

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *