Motivación empresarial ¿una moda o algo necesario?

empresarialEs una práctica que se ha puesto de moda en la última década, pero es realmente una moda o es una herramienta útil para las empresas, por sus resultados.

Cierto es que quedará a la decisión del dueño o el jefe de una empresa si la motivación empresarial sirve o no para sus empleados, y el conjunto de su organización, pero, aclaro que estamos hablando de utilizar esta herramienta de la forma en que se impuso años atrás, es decir, realizando actividades fuera del horario laboral, actividades que sacarán de la rutina a los empleados y que además fortalecerán los lazos de convivencia, como las que ofrecen diferentes empresas de Coaching.

Pero, en realidad, aunque el líder de una organización no tenga intenciones de realizar un viaje con sus empleados o entienda que ese tipo de Coaching que ofrecen las empresas es exagerado, de igual modo y aunque no lo haga conscientemente, ejerce algún tipo de motivación empresarial sobre sus colaboradores.

La motivación empresarial es el conjunto de prácticas dirigidas especialmente a los sentimientos y modos de ser que un líder realiza sobre sus colaboradores para lograr objetivos determinados, es decir, no son las órdenes de cómo realizar el trabajo y utilizar los sistemas establecidos, sino que se refiere a las cosas que el líder hace para que sus colaboradores se lleven bien entre ellos y hagan su tarea con placer.

Existen diferentes modos para motivar al personal de una empresa, y cada una tiene sus puntos bueno y puntos malos, se obtendrán resultados diferentes y en tiempos distintos dependiendo de la efectividad con la que el líder elija las tácticas y las aplique de manera correcta.

Entonces, antes de pensar en una estrategia de incentivo para su empresa, piense cómo estaba sucediendo, hasta ahora, esta actividad necesaria para la convivencia y el logro de objetivos.

Si usted no estaba realizando ninguna actividad en especial o sus colaboradores no se organizaron por sí mismos, por ejemplo: charlar con el grupo de colaboradores de forma distendida y amena, durante la comida, sobre las condiciones de empleo y las relaciones entre ellos; competencias deportivas entre sectores o colaboradores y after office de los colaboradores en el mismo sitio. Entonces, es momento de pensar qué es lo que está haciendo el sistema de la empresa, por ejemplo: bonos extra por puntualidad y presentismo, flexibilidad en los horarios sin motivo particular, bonos por objetivos logrados, etc.

Si alguna o varias de estas actividades se están ejecutando en su organización, entonces será necesario pensar por qué se necesita incentivo. Deberá observar al personal y su cotidianeidad durante uno o dos meses para identificar los problemas de convivencia o malestares particulares. Una vez identificados, ver cuál de las herramientas es la más adecuada para solucionarlos.

Si ninguna de las actividades mencionadas está siendo realizada en su organización, entonces, seguramente tendrá un equipo que funciona más o menos bien, pero que podría hacerlo excelente si esos “roces”  que surgen entre sus colaboradores se solucionan, o si ellos sienten que la empresa reconoce su esfuerzo y aplicación por el trabajo que realizan.

Existen, como dijimos, muchas maneras de motivación empresarial y cada líder deberá analizar la relación costo/beneficio de cada una de ellas para aplicar la que mejor servirá a su equipo. La elección de la forma de estimulación, también dependerá del problema a solucionar.

Si por ejemplo, debemos motivar, entusiasmar o renovar el compromiso de solo un empleado porque notamos que su rendimiento o su humor han cambiado y obstruyen el cumplimiento del objetivo, entonces, tendremos que focalizarnos en ese sujeto y averiguar cuál es su necesidad insatisfecha, es decir, cuál es su problema para lograr el objetivo y pensar la estrategia para solucionarlo.

motivacion

Entre los conflictos de motivación más comunes que puede tener una sola persona dentro de una organización, encontramos:

  • Necesidades económicas insatisfechas: básicamente, el empleado en cuestión, no gana lo suficiente para cubrir los gastos que desea o necesita. Deberemos, para solucionarlo, evaluar la posibilidad de un aumento permanente o si, por ejemplo, necesita una cantidad de dinero específica y puntual, evaluar la manera de que pueda ganar ese dinero realizando tarea extra, por ejemplo.
  • Necesidades sociales insatisfechas: el individuo no se siente aceptado o está incómodo con sus compañeros, o consigo mismo. Este es un tema complejo de solucionar porque tiene que ver directamente con la psicología del sujeto y es probable que no sienta la confianza suficiente para hablarlo abiertamente con su jefe o algún otro integrante de la empresa con el que tenga relación. Pero, si notamos que su conflicto parte de la forma en la que es tratado por sus compañeros de empleo, deberemos implementar alguna estrategia para que lo acepten tal cual es; si por el contrario, el problema parte desde la persona en cuestión porque es ella quien no aprecia a sus colaboradores o no se siente cómodo entre ellos, averiguar el motivo de esa insatisfacción y solucionarlo con algun especialista en psicología, o más sencillamente, cambiándolo de sector.
  • Necesidades insatisfechas: aquí nos referimos a los problemas de autoestima o realización personal que pueda tener la gente. Para nombrar casos muy comunes, está el de mayor edad en el equipo que realiza tareas menores o que tiene un jefe mucho más joven que él; la persona que ha estudiado y se ha capacitado pero su puesto no se relaciona con sus habilidades, o que desea capacitarse para mejorar como individuo y/o dentro del empleo pero no lo logra. Para solucionar estos asuntos, el líder puede tomar algunas decisiones que no afecten al trabajo directamente o que sí, pero que no disminuyan al mismo tiempo las condiciones de los demás, porque de ese modo estarás solucionando un problema pero creando la misma insatisfacción en los otros.

Para solucionar, por ejemplo el problema de la edad, se puede intentar cambiar al sujeto a un sector donde haya mayoría de gente de su misma generación, o bien, si sabemos que tiene la capacidad para cubrir un puesto de mayor responsabilidad, otorgárselo.

Para solucionar el conflicto del que está capacitado pero no puede aplicar sus conocimientos en su tarea, una opción es verificar que no exista un puesto en el que pueda desempeñarse utilizando esos conocimientos, o también, encontrar alguna actividad, o permitirle buscar alguna actividad que lo satisfaga para que la realice, aún cuando esto signifique modificar su horario de trabajo.

Finalmente, para ayudar al que desea superarse y capacitarse, aunque su deseo no esté relacionado directamente con la empresa, podemos permitirle cambiar su horario de trabajo o generar capacitaciones a las que pueda asistir.

Pero si el conflicto está en que el equipo no logra encontrar la manera de trabajar y convivir de forma amena y sin roces, entonces, lo que se deberá encontrar es un tipo de motivación empresarial dirigida específicamente a: fomenta o fortalecer la confianza entre los miembros de la organización; fomentar o fortalecer los lazos sociales entre ellos; mejorar u organizar el uso del tiempo y de las herramientas; mejorar las condiciones en las que se realiza el trabajo, etc. Es decir, dependiendo cuál es el problema particular de cada grupo, al igual que lo hicimos con los individuos, encontrar la forma de solucionarlo.

Para este caso, las soluciones son múltiples. Entre las más comunes encontramos los cursos de capacitación para vendedores, compradores, asistentes, etc., que se realizan fuera de la organización dentro o no del horario de trabajo (esto dependerá de la disponibilidad de tus empleados), y que tienen a mejorar la forma en la que se realiza la tarea, pero también a dar más confianza y conocimientos a quienes la llevan adelante.

También están las salidas y juegos de motivación, que para las empresas se basan en juegos en donde se pone a prueba la propia resistencia y confianza individual como las del equipo. Aquí se incluyen las tan de moda: salidas a escalar, juegos en familia y demás.

Pero, también se puede optar, por ejemplo y si se aplica al caso particular de tu organización, por mejorar los salarios de los integrantes del equipo, ofrecer bonos extra por cumplimiento de objetivos, ofrecerles flexibilidad en el horario y demás libertades que se puedan otorgar, siempre y cuando se cumplan los objetivos principales y la organización continúe funcionando, ya que por ejemplo, no podríamos permitir que el conjunto de recepcionistas trabaje en un horario diferente al de atención al público habitual de todas las empresas, ya que no podrán cumplir con su tarea, pero, podríamos permitirles, por ejemplo, rotar los horarios entre ellas.

Como vemos, la motivación empresarial es una herramienta que se utiliza en todas las organizaciones desde hace muchos años. En algunas, incluso se utiliza un sistema denominado: negativo, ya que lo que hace en lugar de premiar los logros o ayudar al personal a satisfacer sus necesidades, castiga o amenaza con quitar comodidades y bonos, si no se cumplen los objetivos.

De más está decir, que actualmente, este tipo de motivación empresarial no está bien visto ni es considerado por la gran mayoría de las organizaciones, y sí lo es la forma positiva que  explicamos de manera básica en este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *