Mitos sobre el empleado publico

El trabajador publico, por varias cuestiones, suele ser un personaje bastante en la mira de la sociedad. Sin embargo, muchas de las cosas que se dicen sobre ellos son generalizaciones o no tienen la suficiente cantidad de fundamentos como para aceptarlas como verdades, aunque hay otras que sí lo son. Veamos cuáles son los mitos más frecuentes sobre el empleado público.

· Le pagan por no trabajar. MITO. Los empleados públicos realizan su trabajo, cumplen con un horario y tienen funciones asignadas. Hay algunos cuya jornada laboral es más productiva que la de otros, pero esto no debe permitir caer en generalizaciones.

· Puede hacer lo que quiere. MITO. Todas las personas pueden hacer lo que quieren, somos libres. Esta afirmación se basa en que supuestamente, en el sector público no hay lineamientos de trabajo, lo cual es una falacia y lo afirman sólo quienes nunca trabajaron allí.

· Para ser trabajador del gobierno hay que tener contactos políticos. MITO. Si bien existen áreas de la administración pública que, en general, se pueblan con personas afines a las políticas del gobierno de turno o relacionadas con sus participantes más importantes, también hay otras en las cuales se abren concursos para poder ingresar con las mismas posibilidades que cualquier otra persona.

· No trabajan lo suficiente. MITO. En el sector público se trabaja lo suficiente conforme a lo que se exige. Los trabajadores de sus diferentes áreas cumplen con sus horarios de trabajo y con las tareas que les competen, siempre en el marco de lo establecido por los lineamientos, que puede parecer poco para quienes trabajan en el sector de empleabilidad privado.

· Estafa a la sociedad, porque sus habitantes le pagan el sueldo. MITO. Los ciudadanos pagan impuestos, que quedan a disposición de las políticas del ejecutivo que por mayoría han elegido. Luego, de esa recaudación, se le pagan los salarios a los empleados del sector público por cumplir con su trabajo asignado.

· Los empleados públicos siempre llegan tarde y se toman demasiadas licencias. MITO. Tiene que marcar tarjeta tanto al llegar como al retirarse de su puesto de trabajo, por lo cual se controla su presentismo diariamente. El sistema público de licencias laborales es mucho más contemplativo que el que se aplica en el ámbito privado, por lo que si los trabajadores de este sector necesitan días por alguna cuestión estimada en la legislación vigente, pueden tomárselos.