Mira me falta un diente pero mi sonrisa es la misma de siempre

Hace un momento se cayo mi diente y tu no sabes lo que es porque a ti no se ha caído nada. Primero es el dolor, luego la felicidad y esta experiencia muchos la olvidan.

Recuerdo que mi diente se lo dieron a un ratón, eso dijeron, porque el ratón es un roedor y se le gastan los dientes. Si, yo pensé que es mejor tener dientes de repuesto, y mis dientes eran buenos como los que tengo ahora, podía morder un pan con huevo, la manzana verde que tanto me gusta, y también mordí a mi perro cuando jugábamos a las mordidas, solo que no me gustaba su pelo amargo en mi boca.

Imagen por fernandohp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *