Microemprendimientos Rentables

microemprendimientos rentablesCuando la crisis financiera amenazaba con cubrir de oscuridad el mundo globalizado, surgieron puntos de luz en medio de las tinieblas. Fue en ese entonces, mientras las economías más poderosas y aparentemente estables comenzaron a sufrir fisuras, que el desarrollo de microemprendimientos rentables se transformó en la solución perseguida por los más optimistas.

La fórmula, que ya dejó de ser una tendencia volátil para convertirse en una férrea y concreta realidad, permitió que mucha gente “saliera del pozo”, ofreciendo oportunidades impensadas (pero al alcance de la mano) y devolviéndole la confianza en sus propias condiciones.

Los microemprendimientos son negocios de pequeña envergadura que, pese a ello, tienen la capacidad de proveer un buen sustento. Su condimento más tentador es que requieren de una inversión baja y que se pueden llevar a cabo con modalidades distintas pero igualmente eficaces.

No olvidemos que existen proyectos de tono unipersonal, otros familiares y algunos puestos en práctica por un reducido grupo de socios; todos ellos son altamente recomendables.

Partiendo de esta base, intentaremos hacerte partícipe de una experiencia, audaz pero efectiva, para que te animes a comenzar.

Por lo general, las personas acuñan la falsa idea de que las inversiones parten de un elevado caudal de dinero. Sin embargo, múltiples opciones nos han demostrado que el secreto está en encontrar un nicho de mercado donde la oferta sea nula o escasa y la demanda, muy alta.

Como señalan los expertos en la materia, se alcanza la rentabilidad en la medida en que se logra responder a las necesidades insatisfechas o, en todo caso, en la medida en que se potencia el ofrecimiento de un producto o servicio que ya existe en la actualidad.

Aún así, si quieres armar tu propio proyecto y no sabes cómo empezar, te recomendamos que sigas los lineamientos de esta acotada guía para salir adelante y no dejarte ganar ni por el temor ni por las garras del estancamiento.

En primer lugar, debes saber que, en los casos conocidos de microemprendimientos rentables, el punto de partida fue una buena idea y no la obsesión de conseguir dinero fácil. Por eso, te sugerimos que, antes de comenzar cualquier tipo de planificación, converses contigo mismo y descubras en qué área o bajo qué circunstancias laborales te sentirías más cómodo. De esa manera, tu experiencia y tus pasiones serán buenas aliadas al momento de elegir.

También, las charlas con parientes y amigos, las recomendaciones de especialistas que puedas rastrear en la web y la búsqueda de literatura acorde a la materia podrán convertirse en compañeras de lujo y hasta en fuentes de inspiración más que aceptables.

A priori, no descartes iniciativas que te interesan por creer que carecen de chances para prosperar; más bien, concéntrate en buscarle la vuelta para que se vuelvan rentables. En este sentido, ten en cuenta que, una vez que selecciones a qué te dedicarás, pasarás mucho tiempo trabajando en pos de los objetivos que te propusiste: no conviene malgastar uno de tus más valiosos recursos.

Recuerda, del mismo modo, que el desaliento no está permitido. Por ende, si encuentras alguna limitación, no dudes en capacitarse ni en amplificar tus habilidades, pues allí puedes encontrar la llave del éxito.

Una vez resuelto el ámbito en el que volcarás tu atención, conviene que hagas una evaluación de los costos, ya que, si adviertes que el margen de ganancia es favorable y vislumbras la oferta de un precio competitivo, bien podrías decir que estás en la puerta de un negocio que producirá suficientes beneficios.

Superada esta etapa, investiga a tus potenciales clientes y, además, a la competencia. Éste será un recurso importante para dar un paso más hacia la materialización del negocio: el armado de un plan de marketing.

Aunque te resulte extraño, este propósito no contradirá, de ninguna manera, el espíritu de los microemprendimientos rentables. Muy por el contrario, servirá de apoyo a su filosofía: permitirá demostrar que, con imaginación, es posible implementar campañas publicitarias de bajo presupuesto que atraigan consumidores.

Por último, regulariza tu situación financiera ante el órgano que corresponda, para evitar sobresaltos durante la marcha y eludir retrocesos forzados por la falta de previsión. Está fehacientemente demostrado que un proyecto construido a conciencia y pensado hasta en los más mínimos detalles eleva notablemente la consideración de parte de los interesados en brindar apoyo económico.

Justamente esta afirmación explica por qué, a pesar de que las ideas son muchas, son pocos los individuos que poseen la vocación y el ímpetu necesarios para desarrollar microemprendimientos rentables. Son ellos mismos los que vuelven atractivo el negocio al presentarse como la persona adecuada para llevarlo adelante, ante los ojos del inversor.

Los estudios que se han hecho en el mercado dan cuenta de que las principales motivaciones que persiguen quienes apuntan al éxito son: quienes desean estar presentes en la vida de sus hijos pequeños durante su crecimiento, aquellos que no tienen dinero suficiente para llegar a fin de mes y también los que poseen una evidente necesidad económica.

Con vocación, entusiasmo, capacidad de adaptación y convencimiento, transformarse en un microemprendedor exitoso se vuelve una meta posible. Sólo resta ser metódicos, plantearse objetivos y perseguirlos.

Habitualmente, conducir un buen brainstorming  lleva a encontrar una idea estimulante y a detectar si hay mercado para ella. De todos modos, es importante que tengas en cuenta los consejos que siguen:

ideas micro emprender

–          Rehúye de jugar al solitario, ya que la experiencia y las recomendaciones de los demás pueden ser muy útiles

–          Revisa sitios de internet y halla concursos para emprendedores; los trabajos que se han impuesto suelen darte indicios de lo que conviene hacer a la hora de encarar el negocio

–          No dejes que la iniciativa decaiga si descubre que tu proyecto se basa en una idea repetida. Añade valor e indaga de qué manera se puede hacer la diferencia. Dicho de otro modo, si hay alguien que ya comercializa el producto o servicio que se te ha ocurrido, siempre existe la oportunidad de hacerlo mejor. No temas en desafiar a la competencia.

–          Estate bien atento, sobre todo si en tu vida cotidiana tropiezas con una dificultad. El hecho de que exista un problema que no sabes cómo solucionar te invita a buscar una respuesta, detrás de la cual puede haber un negocio.

 

Para descubrir si tu idea va a funcionar, el procedimiento más recomendado es diseñar un plan de negocios. Lo que sucede es que, si bien es una fórmula precisa para determinar la viabilidad de un emprendimiento, supone consideraciones más avanzadas y, por lo tanto, su aplicación insumirá mucho tiempo.

La solución pasa entonces por investigar el mercado a pequeña escala y, de ese modo, chequear todas las variables que nos interesan y algunos datos estadísticos que nos pueden ser de utilidad.

Por ejemplo, podremos visualizar si algún producto o servicio similar al nuestro ya se ofrece en el mercado, a qué precios, cuánto nos va a costar producirlo (o, en todo caso, comprarlo), cómo se puede promocionar, qué demanda tiene, etc.

A la par, nuestras herramientas de sondeo nos permitirán identificar a los posibles competidores. Así, no sólo obtendremos múltiples nociones para llevar a cabo el emprendimiento que se nos ha ocurrido sino que además detectaremos qué se debe hacer o que no para emerger en el mercado como una propuesta superadora.

Tras este afán, suele resultar interesante consultar a distintas entidades que rijan la actividad y revisar guías comerciales y de servicios. Sin embargo, las mayores facilidades son ofrecidas por la tecnología, fundamentalmente por la navegación en internet.

La web pone a nuestro alcance, de manera inmediata, una gran variedad de recursos e instrumentos capaces de dar crédito a todas nuestras inquietudes. En un rápido repaso y considerando solo algunos mecanismos (elegidos por su popularidad), sugerimos: buscar proveedores en Google, determinar si existe demanda a través de Adwords y realizar una encuesta para escrutar las opiniones de nuestro público objetivo. Para esta última tarea, Survey Monkey es una buena alternativa. Los comentarios en las redes sociales, como Facebook y Twitter también pueden ser de gran ayuda.

Por último, para asegurarnos la concreción de microemprendimientos rentables se recomienda comprarle productos o servicios a la competencia, de modo de analizar la calidad que ofrecen y las condiciones del proceso de compra; ¿el fin? dilucidar ventajas y desventajas para salir a la calle bien preparados.

Estos ases bajo la manga pueden resultar beneficios cuando el emprendedor cuenta con ahorros propios o apoyo externo para financiar su negocio. Pero cuando esto no sucede una opción para dar batalla puede ser, nuevamente, la red de redes.

En los últimos años, se volcaron infinidad de variantes comerciales en internet, las cuales, por diferentes motivos, resultan pasibles de imitación. Entre los atractivos de esta modalidad, encontramos que los costos de montar negocios 2.0 son muy bajos y, a la vez, nos permiten disponer de nuestros tiempos y espacios. Además, muchos hogares del mundo están conectados, realidad que aumenta poderosamente el número de potenciales clientes a los que podemos llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *