Mi negocio, mi mujer y yo

Se hace familia feliz, siempre en cuando se tenga tiempo para ella.

En las familias modernas se hace mas frecuente los viajes, o mudanzas por trabajo. Muchas veces es difícil conciliar el trabajo con la vida familiar.

La mayoría de personas persiguiendo el mayor bienestar de sus familias trabajan todo el día, incluso en doble horario, esto significa ausencias prolongadas del hogar, algo nefasto y opuesto al deseo de lograr felicidad y vida familiar.

Es obvio que conciliar la vida familiar y laboral se torna en una cuestión de tiempo por lo que la gestión que hacemos de él es lo más importante.

Los tiempos cambian cada vez, pero nuestra relación profesional al agotar nuestro tiempo no permite que una mirada a lo nuevo. Todo emprendedor no debe de dejar de prestar atención a la información del medio que le rodea.

Incorporar lo nuevo a nuestras vidas permite resultados nuevos, el éxito no es fácil sin incorporar lo nuevo. Dar más importancia a buscar mas tiempo para una vida familiar le ayudara a mantener su salud mental.

El denominador común de una vida deseada es el tiempo “A mi me gustaría tener tiempo para hacer lo que mas me gusta…” Y la justificación al conformismo también es común “Si no trabajara tanto…, pero como mantendría a mi familia”

Muchos profesionales al no poder conciliar su tiempo, optan por refugiarse en sus trabajos, logrando una aparente salud mental. El punto es que al hacernos de una familia nos deshacemos de la curiosidad, porque curiosidad necesita precisamente tiempo.

Sin ir a extremos, lo básico es apuntar (ver para creer), lo que queremos en nuestras vidas, una familia no tiene por que ser un accidente.

La esposa, los hijos son parte de su gestión del tiempo; son lo principal. Su éxito se encamina a una armonía familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *