Marketing en redes sociales

marketing redes sociales El mundo de la publicidad ha dado un giro completo y extremo. Antes, los canales más codiciados por las empresas para emprender sus campañas publicitarias eran la televisión y la radio, pero con el tiempo se fue incorporando internet y los espacios para pautas en las páginas o los e-mails de propaganda.

En la actualidad, el lugar más próspero para promocionar productos y servicios está, sin duda, en las redes sociales.

Facebook y Twitter son hoy los espacios de intercambio en los que más tiempo pasan las personas diariamente, aunque también se acercan otras menos populares. En ellas, los hombres y las mujeres desarrollan un espacio donde plasmar sus opiniones, se encuentran con otros, intercambian, generan vínculos de amistad y de amor.

¿Cómo no aprovechar el markenting en redes sociales para hacer crecer los negocios?

Hoy, la publicidad que se hace en este tipo de sitios es la que por excelencia gana clientes, ya que además es posible segmentar los grupos a los que llegar, puesto que en este medio está toda la información de las personas para realizar una clasificación previa.

Pero, ¿para qué sirve el marketing en redes sociales realmente?

¿Su única ventaja radica en el tiempo que las personas pasan en contacto con ellas?

social media

Tiene la particularidad de llegar de distintas formas al público objetivo de la publicidad, no únicamente pensándolo como las propagandas tradicionales. En las redes sociales, muchos de los mensajes que aparecen pueden no parecer pautas comerciales y sin embargo serlo causando un efecto mucho más efectivo que el de un anuncio explícito por televisión.

Con el marketing que se realiza a través de las redes sociales, no solo se logra incrementar el volumen de ventas, sino que también se puede posicionar una marca completamente desconocida o un producto que, si se lo analiza en otros términos, jamás sería necesario en la vida de la gente.

Aunque parezca desleal, es importante tener en cuenta que no lo es y que la mayoría de los productos y servicios que consumimos tienen un origen similar, fundamentalmente si pensamos que lo necesario en la vida para los seres humanos no es más que satisfacer las necesidades fisiológicas y sociales.

El fenómeno que viene dándose en los últimos años es sumamente particular, pues los usuarios tienden a crearse inclusive pequeñas vidas paralelas virtuales. Construyen relaciones, vínculos, conocen nuevas cosas, se interesan por formas impensadas y comparten entre sí la mayoría de lo que aparece frente a sus ojos.

Este tipo de oportunidades no se da en muchos planos de la vida ni se dio antiguamente en ningún contexto: antes, la gente se encontraba en el mercado o en el centro los domingos y aprovechaban ese espacio para ponerse al tanto de sus vidas, quedando poco espacio para mostrarse nuevas adquisiciones o recomendarse productos y servicios.

Hoy, esta actividad es parte de su rutina diaria, ya que ingresar a las redes es una de las primeras cosas que las personas hacen al comenzar el día. Optimizar esos espacios debe ser el primordial objetivo de todo negocio que tenga intenciones de crecer y posicionarse.

Hay distintas formas de trabajar el marketing en estos medios, todo dependerá en gran medida del tamaño de la organización y de los recursos con los que cuente para realizar campañas. La forma más tradicional consiste en pautar con otras empresas la asignación de recuadros publicitarios que aparezcan en las pantallas de perfiles determinados.

En estos casos, las empresas contratadas se encargarán de analizar y seleccionar perfiles para conquistar, teniendo siempre como parámetro otro tipo de campañas de publicidad de otras características (por ejemplo, en radio y televisión, o  en medios gráficos).

La otra manera de publicitar y posicionar productos y servicios es realizando acciones mucho más directas y personalizadas, esto es, administrando de forma individual usuarios de los medios más populares para hacerle llegar a los perfiles que designemos la información que consideremos que impactará en ellos atrayéndolas al negocio.

Este tipo de estrategias pueden ser perfectamente combinadas con las anteriores, es decir, es posible y hasta recomendable contratar a una empresa que realice la parte del trabajo más formal y dedicarnos a la personalización con potenciales clientes, que siempre es aconsejable para acercar a la empresa con las personas.

El marketing en redes sociales prácticamente no tiene contradicciones ni aspectos negativos. Es muy difícil cometer errores administrando campañas de estas características, aunque no imposible. Para cuidarnos de que esto no suceda, es necesario trabajar de forma muy prolija, ordenada y documentada.

En cuanto a la administración de las campañas en Facebook y en Twitter, muchas personas cometen el error de segmentar grupos no analizados previamente e intentar incorporar la publicidad en ellas. De esta forma, lo único que lograrán será generar rechazo y mala reputación entre usuarios, lo cual, lógicamente, repercutirá de forma negativa en la empresa y sus negocios.

Si es posible contratar a una consultora que haga el trabajo por nosotros, recomendamos esta acción y complementarla con lo que seguirá, pero, en caso de no contar con esa posibilidad, a continuación desarrollamos algunos pasos para hacer publicidad en las redes sin invertir dinero y potenciando las posibilidades de negocios individuales.

mkt medios

1-      Empezaremos por crear cuentas en los medios más populares, como Facebook y Twitter, pero no lo haremos de la forma estrictamente esperada, pues crearemos al menos dos usuarios: uno con el nombre del negocio o la empresa y otro con un nombre particular. Si nos animamos, también sería importante crear cuentas con los nombres de los productos o servicios que ofrecemos, como para tener una perspectiva más desde la cual atacar (en el sentido positivo del término) a los usuarios.

2-      Las cuentas en las que hemos usado el nombre de la empresa o de los productos, serán las que usaremos para publicitar formalmente el negocio, es decir, donde haremos caracterizaciones evidentes de lo que estamos ofreciendo. Por otra parte, a través de las cuentas con nombre personal realizaremos una especie de marketing encubierto, haciendo de cuenta que somos clientes de la empresa o usuarios conformes con el servicio brindado por ella que recomiendan y caracterizan con lenguaje simple sus experiencias. Es muy importante disimular al máximo la publicitación.

3-      Para que el marketing en redes sociales sea realmente efectivo, no hay que perder de vista el principal objetivo, que es precisamente la interacción y el intercambio. Las cuentas de Twitter y Facebook automáticas generan posteos de artículos o tweets puntuales y ahí se termina su trabajo, por eso es tan necesario tomar las riendas y cortar con la automaticidad. Es muy probable que haya usuarios en cualquiera de los medios que tenga interés por hacernos preguntas o comentarios, y no podemos hacerlos esperar: necesitan respuestas.

Siempre es mejor tratar de canalizar esas preguntas y sus respuestas de manera pública y no privada, es decir, en el muro de Facebook y no por chat y con twets públicos y no mensajes privados, por ejemplo, ya que esto ayudará a la captación del interés de otros usuarios.

4-      Siempre aparecerán individuos que ataquen nuestro producto o servicio, ya sea porque verdaderamente están insatisfechas o porque, en realidad, fueron contratadas por otras empresas para desprestigiar a la competencia, lo cual es muy usual. La recomendación es siempre permitir también comentarios negativos a nuestros perfiles, porque eso da la pauta de cuan confiables somos, aportando desde otra perspectiva al marketing en redes sociales que realizamos.

Si rechazamos los comentarios negativos y en nuestros perfiles solo pueden verse cuestiones positivas, en general despertaremos más interrogantes que certezas. Por otra parte, igualmente es recomendable moderar los comentarios negativos si son demasiados; esto no implica censurarlos, a no ser que se trate de insultos o agravios.

5-      Por último, y no por ello menos importante, es imprescindible no acotar un marco de seguidores y amigos sino, por el contrario, incentivar de manera constante la sumatoria de nuevos usuarios. Esto se puede lograr de dos formas: mediante la insistencia y mediante un trabajo más profundo también vinculado a estrategias de comercialización.

Una vez identificado el tipo de usuarios al que apuntaremos con la campaña, es inminente comenzar a hacer contacto con ellos, enviándoles solicitudes de amistad o contacto y colocándonos en el lugar de seguidores, mostrando un interés por lo que hacen o exhiben en sus muros. De esta forma, al menos por cortesía, lograremos captar su atención y que se fijen en lo que nosotros tenemos para ofrecer.

Recordamos que la gran relevancia del marketing recae en que las personas pasan más tiempo interactuando en ellas que en la calle o por otros medios de comunicación. Hay más posibilidades de que alguien lea un aviso por internet a que se interese por el folleto que le dejaron en el buzón de su casa con ofertas.

Además, con un buen entrenamiento, es una herramienta que no tiene costos y reportará numerosos beneficios si se la sabe utilizar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *