Los 10 pasos para la creación de una empresa

creacion empresaLa creación de una empresa puede hacerse de manera traumática y complicada o de manera sencilla y ordenada.

Normalmente, por desconocimiento y falta de formación en administración de emprendimientos, tendemos a hacerlo mal y a entorpecer los procesos, por eso aquí ofrecemos una lista ordenada de los pasos a seguir para la creación de una empresa de forma exitosa y cautelosa.

1)      Escoger una actividad.

escoger actividadSi bien más adelante verás que algunos pasos cambian de orden, este es el primordial y no puede ubicarse en otro lugar. Antes de empezar a pensar en la creación de una compañía, cualquiera sea su ubicación, tamaño o composición, debemos tener en claro dentro de qué actividad o rubro se va a enmarcar.

Con esto nos referimos a si tienes intenciones de trabajar con productos comestibles o indumentaria, por ejemplo, si tienes en mente brindar un servicio o fabricar artefactos. ¿Te gusta la gastronomía o la moda? ¿Prefieres revender o crear?

Este punto debe estar bien claro desde el primer momento, porque si bien después puedes sumar a tu repertorio productos o servicios, antes deberás tener mínimamente un marco de trabajo, que solo te lo dará la claridad de responderte estas preguntas de manera consciente.

2)      Delimitar el producto.

Una vez escogida la actividad y el rubro en el que se enmarcará todo lo que será tu trabajo desde aquí en adelante, será importante empezar a acotar márgenes para delinear la forma del producto o servicio que brindarás. Quizá escogiste la actividad de venta de indumentaria, pero no es lo mismo vender indumentaria femenina, que masculina, que de niños y niñas o bebés. También hay otros subgrupos, como ropa deportiva, ropa informal, ropa de fiesta, uniformes, calzado, lencería, ropa de cama, ropa de blanco.

Las posibilidades siempre son muy numerosas, y si hay dudas lo ideal es escoger hasta tres subgrupos, pero sin mezclar demasiado como para que no sea demasiado complejo comenzar, aunque sin perder de vista la posibilidad de ampliar el negocio o abrir una nueva sucursal.

3)      Seleccionar el mercado.

Parte de la delimitación del mercado va a estar incluida en el producto o servicio elegido para comercializar. Si se eligió indumentaria informal para mujeres, hay todo un segmento que ya ha quedado afuera; aunque no podemos ser tan lineales para este tipo de análisis porque si no perderemos muchas ventas.

Si bien apuntamos a las mujeres, en general jóvenes, con este tipo de ropa, también apuntamos a hombres que quieran regalarle este tipo de prendas a sus esposas, novias, hijas, hermanas o amigas, por lo tanto también estarán incluidos en el mercado al que nos dirigiremos.  La delimitación geográfica no será para nada compleja: debes pensar si quieres vender solo a quienes habitan en la ciudad en que venderás o si aceptarás hacer envíos, con lo que se ampliaría el campo terrenal para vender. En este último caso, deberás trazar estrategias puntuales de venta a distancia.

4)      Trazar estrategias.

trazar estrategias

A diferencia de lo que se cree, trazar las estrategias con las que se desarrollará un negocio es clave en la creación de una empresa y debe realizarse mucho antes que, por ejemplo, escoger el nombre del lugar. ¿Cómo se trazan estrategias? En primer lugar, consultando mucha bibliografía sobre compañías y experiencias empresariales, por otro lado buscando experiencias similares a la que queremos emprender.

Solo de esta forma seremos capaces de trazar esta especie de plan o mapa de acción en el que cada paso estará medianamente calculado y nos permitirá actuar con la proactividad que cualquier negocio con miras al triunfo debe encaminarse.

5)      Analizar a la competencia.

analizar competenciaLa competencia puede ser un gran obstáculo en el desarrollo de un negocio o la gran impulsora al éxito de lo que venimos a proponer en el mercado. Saber encontrar ese punto en el que se convierte en nuestra ventaja será el gran desafío de este ítem, pues si lo hacemos bien tendremos un porvenir en ascenso económico asegurado.

Es importante saber que en el proceso de creación de una compañía , este punto es clave para determinar si el camino que estamos escogiendo es el adecuado, por lo que puede suceder que, tras llegar aquí, debamos volver unos pasos hacia atrás. Si esto ocurriera no hay que preocuparse, solo saber que es parte de las reglas del juego la posibilidad de tener que barajar para dar de nuevo las cartas y trazar un nuevo plan.

6)      Buscar un local.

Tras todo lo anterior, es importante decidir si la venta se realizará con un local abierto al público, mediante catálogos, a través de promotoras y revendedoras, por internet, por correo o cómo. En cualquiera de los casos, habrá que buscar y elegir, ya sea la ubicación y el tamaño del local comercial, los diseñadores y el tipo de papel e impresión de los catálogos, a las personas que realizarán la promoción y la reventa, al programador y el estilo de la web o demás cuestiones que harán a la estética del sitio (real o virtual) en el que será presentado nuestro producto o servicio.

Como en todo, es necesario realizar un análisis previo que incluya, fundamentalmente, los factores de comodidad y de visibilidad como claves.

7)      Comprar materia prima.

En el caso de que vayamos a revender un producto, la materia prima será una inversión inicial en los productos que vamos a redistribuir u ofrecer a determinado público objetivo. Lógicamente, si esa es la modalidad elegida este paso será muy sencillo, sobre todo si ya tenemos en mente la marca o las marcas con las que trabajaremos.

Sin embargo, si la idea es producir algo nuevo, deberemos buscar los materiales de mayor calidad y menor costo con los que trabajaremos, para que nos sean redituables a la hora de realizar un costeo para trazar los precios bajo los que realizaremos las ventas. En cualquiera de los casos, es necesario hacer un estudio minucioso de costos y precios de venta al público, sumando también el costo de mano de obra, que veremos en el próximo punto.

8)      Contratar empleados.

contratar empleadosHay quienes creen que las compañías unipersonales o sociedades sin empleados van directo al fracaso, pero aquí opinamos exactamente lo contrario.  Sostenemos que para que una empresa funcione como esperamos, debemos ir caminando paso a paso y proyectando un crecimiento paulatino en cada una de sus facetas, a excepción de que contemos con un capital monetario inicial que sea muy amplio como para empezar ya con un plantel de empleados establecido.

Si es posible, empezar haciendo todo el trabajo sin personal será lo ideal, pues será necesario amortizar otros costos surgidos durante el proceso de creación de una empresa. Sin embargo, si los empleados son imprescindibles, ya sea para producir, vender, revender o promocionar, lo ideal es comenzar con un número mínimo y luego ir ascendiendo si la producción realmente lo requiere así.

9)      Emprender una campaña publicitaria.

emprender publicidadSi bien parte de lo que será la campaña publicitaria debe haber quedado explicitado en el punto del trazado de la estrategia, es importante tomar definiciones concretas a priori de la creación de una empresa, puesto que la forma en la que se difundirá su existencia será determinante de qué tan bien le irá durante los primeros seis meses de existencia. Aunque es cierto que en la actualidad las mejores promociones se realizan en internet, sobre todo en las redes sociales, también es cierto que dependerá en gran medida del público objetivo al que se quiera llegar.

No hay que subestimar a los otros medios de comunicación, fundamentalmente a la radio y a la televisión, al igual que al periódico de los domingos, que sigue siendo el más consumido por usuarios en todo el mundo. Las campañas publicitarias no deben agotarse al comenzar a funcionar el negocio, ya que este es uno de los errores en los que mayoritariamente sucumben los empresarios que recién están comenzando: si queremos que el éxito sea sostenido, las inversiones también deben serlo.

10)   Sostener y mejorar la producción y las ventas.

mejorar ventasUna vez que la firma ya está en marcha, es necesario mantener un buen ritmo de producción y de ventas. Para esto, lo ideal es contar con un buen administrador y un buen asesor de marketing, pero si por cuestiones financieras no fuera posible, es importante capacitarse para no quedar obsoletos en estos aspectos.

La administración del negocio, tanto de los ingresos como de los gastos, es fundamental para que no se extravíe dinero o no sepamos en qué columna colocarlo al llegar el momento de realizar el balance contable. Empero, no hay que subestimar a la pata de marketing, que es la única capaz de sostener el equilibro. Si las campañas de marketing y las estrategias de venta son buenas y se superan periódicamente a sí mismas, las curvas de ganancias irán en ascenso, por lo que el ritmo de recuperación de inversiones y de crecimiento económico también.

Si se siguen en orden los diez mencionados pasos, tendrá asegurada al menos cierta estabilidad con su empresa. Recuerde siempre que el éxito depende más de la organización y la perseverancia que del producto o servicio que finalmente se entrega a los clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *