Lombricultura una salida laboral inteligente y ecológica

lombriculturaLa lombricultura es una actividad que existe en la naturaleza desde hace millones de años pero hace relativamente poco que las personas descubrimos la importancia de las lombrices para el medio ambiente y aprendimos a aprovecharla, magnificarla y recrearla en situaciones controladas logrando así diferentes productos derivados de la cría, que es básicamente a lo que se dedica este arte.

Es una actividad totalmente natural y ecológica, que incluso ayuda al reciclado y a la mantención de los diferentes seres de la tierra, especialmente los que se alimentan de ellas y los que se alimentan de los vegetales que podremos cultivar en la tierra fértil y nutrida que crean las lombrices.

Entonces, la lombricultura ofrece diferentes formas de explotarla que se pueden realizar especializándose en una o desarrollándolas todas:

  • Cría para la alimentación de animales o como carnada para pescar.
  • Cría de animales alimentados con tus propias lombrices.
  • Creación de tierra fértil para el cultivo. Este compuesto se llama humus o lombricompuesto y es una de los mejores aditivos naturales que le puedes agregar a cualquier suelo para mejorar su capacidad de cultivo.
  • Cultivo de diferentes plantas
  • Venta de las plantas que cultives.
  • Alimentación humana y/o animal con las plantas que cultives.

En lo que se refiere a la lombricultura como forma de obtener lombrices para la alimentación, se puede utilizar tanto de modo hogareño como industrial, ya que el alto contenido de proteínas de la lombriz la convierte en uno de los componentes, una vez transfromada en harina, más importante de los alimentos balanceados para animales.

Es una de las actividades más ecológicas que existe, ya que para comenzar sólo se necesita tener una cantidad de lombrices que se alimentarán con residuos orgánicos, en especial los vegetales, pero estos gusanos son capaces de descomponer casi cualquier material orgánico. Se prefiere vegetal por la facilidad con la que se descompone.

Para iniciar tu emprendimiento necesitas las lombrices comunes que se encuentran de forma natural en la tierra de casi todos los países tropicales, y que se conoce con el nombre de lombriz roja californiana, tiene un apetito casi inagotable y una frecuencia reproductiva lo que la hace un producto de alto rendimiento y bajo costo de inversión.

La primera inversión que harás para tu emprendimiento será generar la mayor cantidad de cunas o criaderos que puedas. Es bueno que estén al aire libre pero si no cuentas con espacios abiertos, cuidando los niveles de luz, humedad y temperatura podrás lograr una cría exitosa. El tamaño y cantidad de criaderos que puedas disponer dependerán del espacio que tengas para disponerlos, teniendo en cuenta que necesitarás como mínimo que las cajas de madera, cemento o plástico tengan como mínimo un metro de ancho, y el largo y la profundidad que desees.

Luego puedes recolectar las lombrices con todo y la tierra en la que las encuentras, pero teniendo la precaución de tener una idea de la cantidad con la que comienzas ya que necesitarás saberla para calcular el alimento que tienes que darles, sabiendo que 1 kilo de lombrices necesitan 1 kilo de alimento.

El alimento es parte fundamental del proceso por dos motivos: es lo que comerán, y es el que mantendrá la humedad y temperatura de la tierra para que crezcan y se reproduzcan correctamente.

El alimento que les proporciones tiene que estar húmedo y en cierto grado de descomposición para acelerar el proceso de ingestión, no comerán de por ejemplo la cáscara de una banana recién pelada, sino que la comerán al menos 1 o 2 días más tarde. Los mejores alimentos, como dijimos son los orgánicos vegetales de cualquier tipo (yerba mate, hebras de té y su saquito húmedo, papel no impreso húmedo, etc.), será ideal que no lo coloques como una pila todo junto en un sector sino que lo esparzas bien en toda la superficie de la cuna para que tengan que movilizarse para encontrarlo. En cuanto a la frecuencia con la que tendrás que alimentarlas, dependerá de la cantidad y apetito de tus lombrices, siendo lo más frecuente que tengas que agregar una capa de 5 a 10 centímetros de alimento cada 10 o 15 días.

En el caso de que no puedas controla la humedad del criadero o cuna sólo con el alimento, deberías regarlo con frecuencia cuidando que la tierra no esté mojada, si no sólo húmeda y con el pH en neutro o 7, cosa que se puede verificar con cintas reactivas que se consiguen con facilidad. Finalmente, hay que controlar la temperatura del criadero evitando los extremos de frío o calor, para esto será bueno que esté en un sitio a resguardo directo del sol o de la lluvia y que lo cubras con un manto de paja tupido pero no denso.

Con esto ya estás listo para iniciar tu actividad, pero ten en cuenta que no tomará más de 4 meses para que se reproduzcan y casi dupliquen su población, por lo que tendrás que tener el destino definido para ellas, de ante mano, y en el caso de que sean para aumentar la población de tu empresa, entonces ya debes tener una cuna lista para albergarlas y el alimento que les corresponde.

Para utilizar el humus tendrás que ir quitando de a poco las capas de tierra agregando más negra y limpia para reemplazarla o cambiando totalmente las lombrices a una cuna nueva. Luego esta tierra es almacenada en bolsas plásticas que la mantengan húmeda y en perfectas condiciones hasta la venta, que no debe demorarse porque se seca y pierde las propiedades originales, aunque también sirve.

La cantidad de humus que podrás producir con tu emprendimiento de lombricultura también dependerá de la superficie que ocupes sabiendo que luego de comer excretan entre el 50 y el 60 por ciento de lo que han comido en forma de este maravilloso abono.

Mucha suerte con  tu proyecto y comienza a buscar mercado entre los viveros, los productores de alimento para ganado y los clubes de pescadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *