7 lecciones emprendedoras que necesitas aprender de tu perro

Todos los días salgo a pasear con mi perro y es una lección, por eso la lamo mi “perro coach”. Obvio que no es posible aprender sin prestar atención a esas cosas pequeñas y comunes que hacen los perros.

perro-coach-jl2

Tu lo puedes observar, tu perro nunca ignorara a su vecino perro ni a las personas. Hablamos de un perro emocionalmente sano. Un perro desequilibrado es un problema, pero igual hay algo importante que aprender.

Siempre vamos a disfrutar con un perro equilibrado y este equilibrio depende del dueño de perro. Un perro siempre es reflejo de lo que es una persona, por eso dicen el perro se parece a su dueño.

Como puedes ver el emprendimiento se trata de situaciones muy parecidas, por eso te digo aprende de tu perro, aprende a lograr que tu perro viva feliz, sea equilibrado, sociable con personas y otros perros, entonces disfrutaras su compañía y sobre todo socializaras mucho.

1.- Las acciones dicen más que mil palabras

Por desgracia los perros no pueden hablar, pero no significa que no puedan comunicarse. Una cola sacudiéndose o una mirada profunda en tus ojos te dirán todo lo que necesitas saber.

Si la comunicación sutil no es tu fuerte, ellos encontrarán una manera más expresiva para hacer llegar su punto (o sea, harán alguna travesura para atraer tu atención).

¿Te has sentido triste y deprimido? Tu perro no necesita hacer más que acercarse y acurrucarse en tus piernas para hacerte sentir bien. ¿Acaso necesitas de algo más?

2.- Sigue tus instintos

Si te sientes nervioso, entusiasmado, o algo te aterra, sé valiente, déjalo salir, actúa rápido y concentrado. Igual que tu perro hace.

Las personas se inclinan por suprimir sus instintos por usar el raciocinio, pero los perros no se preocupan por eso.

El entusiasmo por vivir la vida al máximo (fundamental en todo emprendimiento) es algo que hemos perdido paulatinamente. Tu perro nunca se ha dejado llevar por las trivialidades de su existencia, ¿por qué nosotros sí?, ¿qué ganamos con ello?

3.- Nunca te subestimes

Contrario a nosotros los humanos, los perros no temen a la vergüenza de fallar una y otra vez.

No hay emprendimiento exitoso sin una gran cola de errores, porque nos llevan a la sabiduría.

Los perros tienen una confianza ciega en sí mismos y esta seguridad, aunque a veces parece arrogante y equivocada, es lo que ha mantenido a nuestros amigos caninos persiguiendo gatos, ardillas, palos y pelotas sin cesar, lamiendo platos con comida, haciendo travesuras, persiguiendo sus sueños sin agotarse.

4.- El secreto está en los pequeños detalles

Nosotros los humanos solemos complicar las cosas más simples, los perros, por el contrario, son todo lo contrario.

Son esas pequeñas cosas que ellos admiran lo que los hace tan encantadores, ¿dormir hasta tarde, salir de paseo, admirar el pasaje, hacer ejercicio, comer saludablemente, querer y proteger a mi familia?

¡Adelante! La vida no puede ser mejor. Tu nivel de felicidad determina el éxito que puedes lograr.

5.- Ama incondicionalmente

Un buen comienzo para un negocio es mejorar algo, servir mejor. Los grandes emprendedores siempre han querido mejorar el mundo, se han sentido felices en esa tarea.

Pero el común de los humanos solemos tener sentimientos de odio por cosas tan mínimas.

Podemos aprender a los perros, que a pesar de que un día nos hayamos olvidado de sacarlo a pasear, o nos sintamos cansados para hacerlo, ellos seguirán amándonos con la misma intensidad que cuando los vimos después de un largo viaje.

6.- Entrénate con un propósito

El mejor perro, el mas divertido, el mas competente y capacitado es un perro entrenado ¿Que te dice eso como emprendedor?

Un perro entrenado en cosas básicas y fundamentales es divertido, no es una carga, ni siquiera tienes que usar correa para sacarlo a pasear.

No necesitas tiempo extra para entrenar un perro, usa el juego como entrenamiento, cuando le das de comer, cuando lo sacas a pasear. Solo necesitas un plan y mucha pero mucha paciencia.

7.- Siempre es momento de hacer vida social

Un perro siempre busca saludar, no hay perro al que quiera ignorar. Lo sueltas y en pocos segundos esta jugando con un perro que acaba de conocer. Me gustaría tener esa capacidad de hacer conexión.

Muchas veces los humanos no conocemos a algún vecino, eso no ocurre con los perro, tampoco debe ocurrir una una persona emprendedora.

Imagen por MSVG | Enlace elartedesabervivir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *