10 lecciones de emprendimiento que nos enseñó “El club de los poetas muertos”

Muchos estamos pensando y hablando de Robin Williams después de su muerte. El recuerdo son las emociones, las risas, lagrimas y sentimientos de amor. Muchos nos propusimos ser mejores personas viendo muchas de sus escenas.

el actor Robin Williams

Para lograr un emprendimiento necesitamos convertirnos en esas personas únicas que esta en nosotros, con la que nacimos, en esas personas que sueñan, logran retos, hacen alianzas y dan los primeros pasos con un plan de negocios.

Todo sirve para quien quiere superarse, no hay excusa, todo lo que se pone en nuestro camino es por algo, y si tenemos un espíritu emprendedor vamos a lograr cambios.

¿Recuerdas la película “El club de los poetas muertos”?, fue hace 25 años que el actor Robin Williams nos conmovió, sensibilizo a toda una generación con la creatividad emprendedora, enseñando que, más que una aspiración, esta no deja de ser una de las principales necesidades humanas.

1.- Tradición, honor, disciplina, excelencia

Esos eran los valores de la academia Welton, una escuela de “niños bien” a la que, en la película ‘El club de los poetas muertos‘, llegaba un nuevo profesor, John Keating (interpretado por Robin Williams), que revolucionaría la concepción de la vida de sus alumnos a través de la creatividad.

Todos tenemos emociones y podemos crear, pero necesitamos escuchar nuestro niño interior, persistir por honor y convertirnos en competentes con disciplina y excelencia.

2.- Carpe diem, aprovecha el momento

Todo emprendedor necesita poner atención al presente, tener una autoestima positiva, pedir ayuda, buscar a gente mas inteligente que uno.

“El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante, no alocadamente, sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro y examinándote de la asignatura fundamental: el amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida”.

“La verdad es como una manta que siempre te deja los pies fríos. La estiras, la extiendes pero nunca es suficiente. La sacudes, le das patadas, pero no llega a cubrirte. Y desde que llegamos llorando hasta que nos vamos muriendo, solo nos cubre la cara, mientras gemimos, lloramos y gritamos”.

4.- La libertad está en los sueños

Un emprendedor no solo sueña, sobre todo despierta y busca la forma de .

Solo al soñar tenemos libertad, siempre fue así; y siempre así será”.

5.- La felicidad está en los corazones puros

Realmente no deseamos trabajar en un negocio, sino ser felices cumpliendo nuestro propósito. La vida es un misterio, pero en la medida que nos acerquemos a nuestra naturaleza podremos ser mas felices.

En un emprendimiento nos planteamos una meta pero su logro esta determinada por el nivel de felicidad con que actuamos. Una persona motivada hace lo necesario, busca, pide ayuda.

“Muéstrame un corazón que esté libre de necios sueños, y te enseñaré a un hombre feliz”.

6.- Nuestra identidad es nuestro mayor bien

Nuestra unidad es el mejor diferenciador para ser competentes como empresarios.

“Todos necesitamos ser aceptados, pero tenéis que entender que vuestras convicciones son vuestras. Aunque a los otros les parezcan raras o impopulares, aunque el rebaño diga ‘eso no está bien’ (como si estuvieran balando), deben encontrar su propio paso, su propia manera de caminar, en cualquier dirección, como quieran, sea ridícula, orgullosa, como sea”.

7.- La creatividad es una necesidad humana

Cada persona es única y cada uno desea un tipo de vida diferente, pero tiene que luchar por ella, emprender. No hay que acaparar nada, mas bien hay que deshacernos de toda esa cultura y pensamientos que nos hace iguales a todos, limitados.

“Les contaré un secreto: no leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana; y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, el comercio, la ingeniería… son carreras nobles y necesarias para dignificar la vida humana. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son cosas que nos mantienen vivos“.

8.- Sé el dueño de tu vida

El buen emprender debe ser fiel a sus sueños. Luchar por lo que quiere hace nuestro camino para alcanzar el éxito. Si lo tuyo son los negocios o el coaching, adelante, puede darte buenos resultados.

“Oh, vivo para ser amo de la vida, no un esclavo”.

9.- Elige el camino correcto

En algún momento alguien te dirá “nunca lo conseguirás” o “eso es imposible”, son gente que tiene miedo a los riesgo y considera los errores como algo malo, pero un emprendedor sabe que cuanto mas aprenda de sus dificultades su meta estará mas cerca.

“Robert Frost dijo: dos caminos se abrieron ante mí, pero tomé el menos transitado y eso marcó la diferencia“.

10.- Nunca te resignes, sé cómo eres

Si te encanta tu negocio y sientes que cada minuto invertido en él te satisface, sigue adelante. Recuerda que cada idea cuenta para continuar.

“Chicos, debéis esforzaros por encontrar vuestra propia voz. Porque cuanto más tiempo esperéis para comenzar, menos probabilidades tendréis de encontrarla. Thoreau dijo que ‘la mayoría de los hombres llevan una vida de silenciosa desesperación’. No os resignéis. ¡Fugaos! Salid. Este es el momento”

Recuerda que si hay problema, hay solución, hay la posibilidad de un emprendimiento.

Cuando tienes interés por arreglar algo, modificar… te llevara a preguntarte “¿No habrá una mejor forma?”. Lo conseguirás, porque tu sabiduría y tú podéis hacer grandes cosas juntas, aprovecha.

Imagen por Avodrocc | Enlace gonzoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *