Las 7 claves principales para vender online

vender onlineCuando en el Siglo XV Johannes Gutenberg ideó la imprenta moderna sentó la piedra fundamental para que una de las empresas más grandes e innovadoras del mundo, IBM, desarrollara en el XX la “personal computer”. Y en 1969, el mismo año que el hombre conquistó la luna, apareció por primera vez una tecnología que desde los ’90 se ha vuelto cada vez más cotidiana en nuestras vidas: internet.

Por otro lado, el comercio existió desde los orígenes de la humanidad, mutando y adaptándose a los contextos, pero siempre en su esencia. Del intercambio de manufacturas al trueque de bienes; luego también por metales preciosos (oro y plata) que tomaron formas de monedas y finalmente por el valor nominal que hoy conocemos.

Dos puntos de la historia antiquísimos que estaban destinados a encontrarse para asentarse en este nuevo milenio. La combinación ha tomado un rol tan importante que hoy podemos hablar de procedimientos beneficios y técnicas para el desenvolvimiento. Estas son entonces las principales 7 claves para vender online.

 

– Aprovechar al máximo los medios gratuitos

Internet es el medio por excelencia para vender online; de hecho fue el primero en ser soporte, y se puede decir que esta forma de comerciar se originó en el canal. También complementan exitosamente los dispositivos móviles.

En la red hay numerosos portales y sitios de clasificados exclusivos para la comercialización de productos y servicios. Algunos están segmentados y son exclusivos a una región geográfica o país, y otros de acuerdo a los productos que se ofrecen (por ejemplo, los portales de compra y venta inmobiliaria).

Aprovechar entonces los bajos costos y las posibilidades gratuitas que da internet es la base para comenzar a vender online, manteniendo actualizadas las publicaciones y utilizando la mayor cantidad de herramientas posible.

 

– La publicidad es una inversión

Seguramente la mayoría de los portales que encontremos sean gratuitos, salvo algunos particulares que apunten a otra exclusividad. Pero en general, las herramientas más masivas no tienen costo. Ejemplos populares son Google (desde el buscador hasta Gmail), Hotmail, YouTube, etc. Sin embargo, esto no tiene que hacernos caer en la facilidad de la no inversión; vender online sigue siendo vender, y en ningún comercio se puede lograr el éxito sin publicidad.

Los anuncios en Internet (Google Adwords, Anuncios de Facebook y promoción de publicaciones, y destacados en portales particulares) suelen ser muy eficientes dado que la segmentación que permite el canal es muy específica. Esto permite llegar a nuestro target (sí, target, más que público objetivo) con mayor efectividad y a un costo mucho menor que los medios tradicionales.

Por eso, aunque el medio sea gratis, los comerciantes que se toman las cosas en serio invierten en ellos como todo negocio lo hace en los medios históricos.

 

– El producto entra por los ojos

Una de las diferencias más notorias de vender online respecto a las formas tradicionales es que el potencial cliente no puede tocar el producto. Tiene posibilidad de conocer detalles y ver imágenes, pero no tocarlo. Por eso, hay que tener bien en claro que uno de los factores de más peso a la hora de decidir la compra de un producto en estas circunstancias es lo visual.

Una presentación inadecuada de los productos repercutiría en menos ventas, aunque la calidad de los mismos sea muy buena. En internet el “gancho” para las ventas lo ponen las imágenes. Fotos de producción, videos y renders son amigos de la persuasión en este medio, complementados con la información básica.

Cuidado, tampoco sea que la avidez de material visual nos lleve a producirlo de cualquier manera. Las fotos demasiado caseras y con presentaciones no adecuadas para el público al que se apunta pueden tener efectos contraproducentes.

 

– Tener un diccionario a mano

Algunos lo creerán más que otros, pero está comprobado que las personas confían más en los anuncios que están perfectamente escritos que en aquellos que tienen faltas de ortografía. El título y la descripción de una publicación es parte de su carta de presentación y a varios les puede chocar leer un texto con faltas de ortografía.

Los editores de texto más populares y básicos tienen incluido entre sus herramientas correción ortográfica de textos. Y por las dudas, tener un diccionario a mano o corroborar que las palabras están bien escritas con Google nos ayudará a no producir textos que contengan errores de este tipo.

Así como si un vendedor atendiera a un interesado con manchas en su camisa, los errores ortográficos nos pueden ser perjudiciales. No porque el producto sea malo o la atención inadecuada, sino porque la percepción del potencial cliente ya está condicionada por ese desafortunado detalle.

 

– Generar confianza

¿No ha habido veces que en nuestro perfil de Facebook hemos recibido invitaciones de empresas y no las agregamos? Nunca se sabe quién está del otro lado de la pantalla, y ese es un arma de doble filo. Su lado positivo es que podemos gestar una imagen de gran empresa y ni siquiera tener una oficina física, mientras que el negativo es no lograr generar la confianza necesaria en los potenciales clientes para que hagan efectiva la compra.

Claro que hay herramientas, formas y actitudes para ir gestando una imagen de seriedad y garantía que sea percibida por los usuarios. Específicamente en Facebook, la imagen de nuestro negocio debe estar basada en una Página de Fans y no en un Perfil. Este es un error frecuente en las empresas; el perfil es brindado únicamente para personas físicas.

Volviendo a la pregunta del comienzo, ¿aceptaremos la invitación de “El Negocio de Juan” y dejaremos que vea nuestra información privada, nuestras fotos y demás? ¿Quién es Juan? ¿Es realmente Juan quien está detrás de la otra pantalla?

Una de las principales maneras de generar confianza en las redes sociales es tener únicamente una Página de Fans; los seguidores se sienten a salvo de intrusos dado que las empresas no pueden ver su información privada como nuestros amigos, y ellas tienen a cambio un contacto frecuente, al menos mientras el usuario sea fan.

Dar información sobre nosotros, incluir teléfonos, datos de contacto, dirección de nuestras oficinas si tenemos, son formas de agregar a la confianza de la persona. Y si conseguimos muchos seguidores también.

En los portales de publicación que permiten a los compradores calificarnos como vendedores se genera una reputación que es pública. Si bien siempre hay que trabajar con honestidad y tratar de satisfacer a los clientes en la mayor medida posible, el condicionante es más grande aún para vender online y debemos prestar más atención aún a los potenciales compradores.

Por último pero no por eso menos importante, nuestro negocio sí o sí debe tener un sitio web si no es una marca muy reconocida. Mucha gente al no conocer a las empresas recurre a Google en búsqueda de referencias. Una empresa con sitio web da otra impresión.

 

– Acortar los tiempos

Los usuarios de internet son mucho más activos que aquellos que prefieren la televisión u otros medios. Una de las posibilidades que da el medio comenzó siendo como una ventaja competitiva y hoy es más bien una exigencia del público; es indispensable que respondamos todas las consultas y dudas de la gente en el menor tiempo posible. Responder mails, mensajes y comentarios de Facebook, etc. Estar los 365 días del año las 24 horas presenta muchísimas ventajas, pero también responsabilidades.

Cuanto antes sean respondidas las consultas de los potenciales clientes, más rápido obtendremos su feedback, que puede ser una nueva pregunta o en muchos casos la venta misma.

 

– Mantener la relación en el tiempo

Internet nos abre las puertas a muchísimos mercados y a personas en el mundo; al mismo tiempo, a los potenciales clientes los habilita a un posible contacto con comercios y proveedores de cualquier lugar del planeta. Ya practicamente no se establecen relaciones por proximidad geográfica, hoy hay otros factores que influyen en las relaciones.

Por eso es importante tratar de fidelizar clientes en un mercado plagado de alternativas. Ofrecerles servicio de postventa, asesoramiento en las compras, tener un trato cordial, responder todas sus inquietudes y hacer de su compra una experiencia satisfactoria es imprescindible para nuestra cartera de clientes. De no ser así, en su próxima necesidad o intención de compra buscará nuevas alternativas y optará por el mejor postor, que podríamos no ser nosotros.

También tomar sus datos de contacto para pequeños detalles como saludos por cumpleaños o un newsletter informativo es una buena manera de fidelizarlos.

 

Vender online suele ser mucho más efectivo que hacerlo en las formas tradicionales; ahorra costos fijos, espacios de almacenamiento (se puede trabajar también por encargo) y la publicidad puede apuntarse específicamente al segmento que nos interesa.

Esto no significa que sea más fácil o nos implique menos tiempo o esfuerzos, pero en el balance final, y siempre dependiendo qué tipo de productos comercializamos a qué mercado/s apuntamos, puede significarnos muchas ventajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *