En la vida no hay nada caro, no hay nada barato, solo hay lo que nos corresponde

No estoy seguro de que esto pueda ser cierto, pero de echo estoy bastante seguro que si usted tiene en sus manos un buen fajo de dinero, no le importara los centavos.

Lo que yo puedo pagar no es caro, pero ese mismo producto para otros que no pueden pagar es caro. ¿La vida es cara realmente?

Las grandes empresas no sudan por los gastos pequeños, no tienen problemas con el retorno de su inversión, pero no por ser grandes y tener mucho dinero, sino porque no dudan de la rentabilidad de su inversión.

Incluso la comida que compramos, la bebida, etc., es una inversión, de su calidad, de su cantidad depende nuestra calidad de vida.

El número en mi cheque a fin de mes corresponde a la calidad de vida que me gano, el presupuesto que hago o no hago corresponde a la tranquilidad o angustia de mi tiempo.

En nuestra cultura nos hemos inventado muchas formas de evadir responsabilidad, pero a medida que redescubrimos el poder de nuestra acción vamos asumiendo la posibilidad de hacernos cargo de nuestros pensamientos y resultados.

¿Qué es caro?

Cuando hablamos de educación hablamos de invertir algún dinero en una escuela, libros, charlas, conferencias, etc. Si pagamos la entrada a una función de títeres, y no nos reímos, por su puesto que es caro, dinero que no produjo nada, ninguna satisfacción, más bien disgusto.

Pero si en cambio reímos, alegramos nuestro espíritu y compartimos abrazos, sonrisas, que bien gastado esta.

De igual forma para cada cosa que nos presenta la vida, pero es obvio que si no entendemos “que compramos”, “como se usa”, “para que sirve”, etc., el dinero invertido es como tirarlo al tacho.

Esto no es fácil de explicar, pero por ejemplo, recuerda cuando no sabias montar una bicicleta, si no pudieras ver a otros ciclistas trepados, ante las dificultades de poner en pie solo dos ruedas, ¿cuanto tiempo durarías sin renunciar?

Es caro haber tratado y tratado sin lograrlo, cuanto tiempo invertido para nada. ¿Y cuantas otras cosas tratamos, dejamos a medias y renunciamos?, muy caro para nuestros bolsillos.

Pero en cambio si persistimos si entregamos lo justo por los el resultado que deseamos, que fácil, cuando ya lo tenemos, que barato, incluso obtenemos dividendos, realmente una buena inversión.

Es fácil decir esto es barato o caro cuando se trata de contar monedas, pero cuando se trata de contar esfuerzo, dedicación, etc. Para la gran mayoría todo es caro ¿es que no tenemos la moneda de cambio para obtener lo que deseamos?

Imagen Wayak

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *