La responsabilidad en el trabajo

responsabilidadSer responsable significa ser capaz de responder y saber actuar ante diferentes disyuntivas que se presentan.

El Líder hace todo lo posible por estar ciento por ciento seguro de cuáles son sus responsabilidades.

Sabe qué decisiones puede tomar, sabe cómo delegar tareas y cómo hacer que los miembros de su equipo tomen decisiones.

Cualquiera que tome una decisión tiene que hacerles frente a las consecuencias — debe continuar siendo responsable después del hecho. Por esa razón las personas que trabajan en empresas mal administrabas tratan de evadir la responsabilidad y pasarle a otro la carga, por lo cual surgen burocracias ineficientes que asfixian cualquier toma de decisión.

En tales empresas, los asuntos que requieren decisiones van dando vueltas en un agitado mar de burocracia, comités y delegación ascendente. El asunto llegará eventualmente a manos de algún funcionario de alto nivel, quien se verá obligado a decir sí o no. Dicho funcionario será entonces criticado violentamente a sus espaldas si toma una decisión errónea, y los críticos son las mismas personas que desde un comienzo delegaron responsabilidades.

El Líder jamás se portaría de esta manera. El acostumbra tomar una decisión y asumir el compromiso. Cuando no sabe con seguridad si la decisión debe tomarla él o no, le consultará a su superior o, preferirá correr el riesgo de tomarla él mismo. El Líder ha aprendido que la mejor forma de aclarar áreas de responsabilidad no muy definidas es tomar decisiones y esperar que alguien las ponga en tela de juicio. Es ésa su oportunidad de definir formalmente la responsabilidad.

El Líder está consciente del hecho de que podrá ser despedido si toma más de una decisión errónea. El ser responsable de algo requiere coraje y determinación.

 

7 Consejos para ser responsable

 

  1. No midas su tamaño: Ser responsable no significa solamente encargarse de las cosas importantes, exigentes u obligatorias sino de todo tipo de actos aunque fuesen pequeños o no exigibles. Un error muy común es pensar que como se trata de asuntos poco importantes, aburridos o por los cuales nadie te ejerce presión o no tienen fecha límite puedes dejarlos pasar sin responder ante ellos.
  2. Aceptar asuntos inevitables: Si tienes algún problema como un embarazo no deseado, repites de curso u otra situación inesperada, no pierdas tiempo eludiendo la responsabilidad del asunto y ponte inmediatamente a trabajar en ello.
  3. No esperes que alguien te apruebe: Debes ser responsable por ti mismo y hacer las tareas que tienes encomendada sin la necesidad de que alguien te supervise o el resto de la gente te vea.
  4. No inventes excusas: Frente a ciertos actos las personas irresponsables son expertas creativas en inventar excusas o echar culpas a demás factores para no realizar lo que tienen encomendado. Esta enfermedad es llamada “excusitis” y tienes que evitarla o curarte de ella lo antes posible.
  5. Da el primer paso pequeño: Si tienes muchas obligaciones por cumplir o eres muy irresponsable debes comenzar a realizar las cosas desde las más pequeñas que suelen ser las más abundantes hacia las más complejas.
  6. Aprende de los errores: Cuando no cumplas con tus metas u objetivos planteados trata de encontrar la causa y el porque se llegó a esa situación y utilízala como lección para la próxima vez.
  7. Toma la iniciativa: No trates de permanecer pasivo y evitar compromisos ante situaciones que se necesite hacer o cambiar algo. Toma la iniciativa y eso hará que se fortalezca tu imagen de líder.

 

 

aplicarhoy

Siéntese hoy y determine sus propios niveles de responsabilidad. Asegúrese de conocer qué decisiones puede tomar. Mejor aún, prepare una lista de todos los asuntos que no quedaron resueltos y empiece a tomar algunas decisiones; más tarde puede darle cuenta a su superior. Hable con los miembros de su equipo sobre el tema de la responsabilidad. Invítelos a un café, por cuenta de la empresa, después del trabajo. Observe quién refuta su decisión y luego justifique el hecho de haberla tomado.

Si le desagrada no poder autorizar gastos de viaje, de reclutamiento de personal, de capacitación y básicos, acuda a su jefe y discútalo con él, para que pueda usted estar seguro de que sabe muy claramente cuáles son sus compromisos cuando salga de la reunión.

Verifique hoy si la empresa le asigna la responsabilidades sobre los niveles de producción, de las metas de ventas, del desempeño de ingeniería, de los plazos de distribución, de la administración eficaz de costos, o cualquiera que sea su línea de gerencia.

Es preciso que sepa hoy que a usted le están asignando la responsabilidad del éxito de su departamento, y asimismo del fracaso. Si no sabe cuál es la diferencia entre el éxito y el fracaso en su área, debe renunciar de inmediato — porque, o tiene un empleo que es imposible desempeñar, o evita usted responsabilizarse.

La causa de todo es usted mismo, ¡sépalo! Para poder administrar hay que ser responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *