La relacion de dependencia: ventajas y desventajas

Una vez que he decidido a tener un empleo, deberé comenzar la búsqueda de acuerdo a mis intereses y optar entre las distintas posibilidades que surjan. Por lo general, las personas suelen recurrir a medios clasificados para consultar alternativas, y a sus contactos para que los empleen; lo común cuando digo “quiero trabajar” es pensar en alguien que nos de la oportunidad, es decir, ser contratado en relación de dependencia.

Por supuesto que esto conlleva una serie de ventajas y comodidades que sólo la dependencia me puede ofrecer, aunque es verdad que también tiene un costo de elección, por más que en ocasiones no sea tan oneroso.

Lo primero que me debe quedar en claro es que tendré un jefe, alguien que me dirá lo que tengo que hacer y cómo. Puedo pensar que es algo negativo, pero no tener la responsabilidad de tomar cualquier tipo de decisión importante alejará al estrés y a las explicaciones posteriores. Al mismo tiempo, es verdad, no podré influir mayormente en el curso de la organización; depende entonces de mi personalidad y actividad.

Cuando decido entrar en una compañia, estoy confirmando que voy a laburar en una determinada franja horaria, la cual tendré que abocar exclusivamente a mi labor. No podré usar ese espacio de tiempo para otra cosa que no sea mi trabajo, salvo excepcionalidades que hable antes con mi superior.

En contrapartida, fuera del horario establecido no debería preocuparme más que por mi vida privada.

Al mismo tiempo que digo de emplearme estoy aceptando que la mayor parte de los ingresos se la llevará la empresa, ya que es la dueña de la propiedad y el capital reproductivo. Salvando las distancias, las críticas de Marx al sistema capitalista se basaban en este punto.

Sin embargo, es verdad que probablemente por mi cuenta no podría generar el volumen de ingresos de una compañia, y fundamentalmente, si voy a ser empleado estoy asegurándome el cobro del salario independientemente de los resultados. Es decir, mis ingresos no dependerán del éxito de la empresa (más allá de que pueden variar si pauto comisiones).

Trabajar por mi cuenta implica tener que ocuparme de muchas otras cuestiones de las que quizá no tenga que ver mi negocio, como liquidar impuestos, gestionar permisos, manejarse políticamente, etc. “La relacion de dependencia” significa renunciar a todas esas cosas que exceden la tarea de mi puesto, y dedicarse simplemente a realizarla.

Debo considerar también que si pienso estar en dependencia, no siempre habrá disponible un puesto cuya actividad sea de mi gusto. En ocasiones, tendré que optar por trabajos que no me convenzan, pero que tendré que hacer; incluso en los que me agraden podrá haber tareas que me resulten arduas o incómodas, pero como he tenido en cuenta, las decisiones son del jefe.

Si voy a ser empleado de una empresa, ya conozco sus ventajas y desventajas, y estoy de acuerdo con su implicancia, estaré listo para comenzar mi búsqueda y elegir la mejor opción.