La organización excelente

Durante mucho tiempo las organizaciones se han esmerado en emular los triunfos de otras organizaciones siguiendo sus recetas de éxito, pero los resultados no se han repetido.

Las falencias son diversas, la receta de éxito a pesar de ser probada solo representa el
10 % del éxito, de modo que el gran 90 % del resultado básicamente depende de:


• Las estrategias de éxito necesitan de equipos de éxito, que busquen ser excelentes.
• Los equipos excelentes son motivados por un líder excelente.
• La unidad mínima del equipo determina su excelencia.

En resumen, la formación de equipos excelentes determinara el éxito de una organización. Un líder excelente estará empeñado en la selección, capacitación, motivación, influencia, compartir y renovar su equipo.

Selección.- A pesar que toda persona es potencialmente un líder es muy importante poner por delante los que toman acción ven el lado positivo en los problemas e identifican soluciones.

Capacitación.- Crecer es una opción, envejecer una obligación. La organización crece y se hace fuerte cuando el líder permite que se añada valor a las personas antes que a si mismo; la capacitación para lograr que las personas tengan mas razones para creer que pueden, permitirá desarrollar una motivación, un compromiso consigo mismos. Y con mas intentos educativos diseñados para desarrollarla, tenderán a ser mas exitosos, excelentes.
Es muy importante que el líder permita la consolidación del talento de cada integrante del equipo, incentivándolos al manejo eficaz de sus virtudes y habilidades, proveyéndolos de las herramientas necesarias parta alcanzar los objetivos de la organización.

Motivación.- En esta época de la información las formulas de éxito están circulando con gran alboroto, muchas personas nos dicen con gran afecto cómo ser exitosos, cómo lograr progresar; y todo eso solo es el 10% del éxito, escuchar y querer aprender es solo el 10% de tu proceso de éxito. Encontrar la motivación necesaria para acercarse a ese 90 % de por qué tener éxito es un proceso personal de autosugestión voluntaria, que puede ser incentivada en forma grupal por el líder.

Influencia.- Lo que brilla atrae, y el brillo en la persona es de acuerdo a su responsabilidad: ser responsable es poder lograr la reacción adecuada ente las circunstancias mas imprevistas. La capacidad de elegir como reaccionar determina el 90% del resultado final de cómo estamos. Se influye con el ejemplo, las palabras de cómo se hace se opacan o brillan viendo qué hace. Las palabras alientan, los hechos motivan.

Compartir.- El éxito crece con más éxito, compartir una semilla permite darle la oportunidad de crecer con el empuje grupal. La crítica es fácil, las personas con mucha facilidad tienden a formular razones de por qué no se puede realizar algo. El miedo es poderoso y busca razones para no pasar a la acción, las organizaciones agotan su tiempo en la planeación, ideología y proselitismo. Compartir experiencias de acción es mostrar que se puede.

Renovación.- No todos piensan igual en una organización, y hay que apoyar a las personas su derecho a expresarse como lo desean. Todas las personas son importantes y sus aportes valiosos. Sin embargo son inevitables los eventos negativos y conflictos en toda organización. El desgaste en la motivación es frecuente y las actitudes críticas afloran muy sensibles a lo que consideran defectos. Por eso es muy importante evitar la rutina de liderazgo que solo da valor al líder o sus directivos, la renovación buscando destacar el valor de las personas fortalece el grupo.

0 comentarios en “La organización excelente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *