¿La madurez llega con la edad?

El color no tiene que ver, todos podemos distinguir una fruta madura de una verde. Solo si esta madura sirve, cuanto más verde sirve menos.

La madures de las personas las percibimos por su capacidad de servir.

A veces esperamos que la madurez llegue con la edad, pero lo que vemos es que llega por sus propios medios. Envejecer es una obligación, madurar o crecer una opción.


Cuando uno no es maduro siempre procura por sus propios intereses, siempre cuenta con una sola persona que trabaja a su favor, uno mismo. En cambio si uno sirve a su familia, a sus amigos o comunidad, tendrá a todas esas personas dispuestas a trabajar y servir por uno.

La madures es la capacidad de ser responsables, la capacidad de elegir entre varias respuestas o reacciones, la adecuada.

Somos personas de hábitos más que de razones. El hombre es racional solo el 5% de las veces, el 95 % de las veces es una persona de hábitos.

En nuestra vida cotidiana vemos muchas reacciones desagradables, que no sabemos explicar como sucedieron. Son hábitos, nos habituamos desde que late nuestro corazón.
Los hábitos son parte de nuestra vida por repetición voluntaria o involuntaria. Los hábitos son parte de nuestro inconciente, no de nuestra razón.

Los hábitos negativos no nos sirven, son parte de la inmadurez. Los hábitos positivos llevan la magia del servicio.

Las personas quieren ser responsables, pero no saben donde, no saben como, no saben con quien. No hay nada mas apreciado por el hombre que el afecto y el reconocimiento. No hay nadie mas cerca que uno mismo, para ejercer madurez, responsabilidad y servicio.

El 95% de las personas solo ve sus razones, el 2% ve sus hábitos.

El inconciente es el 95% de nuestro ser, y nuestra razón solo el 5%.

El 95% de las personas que se inician en alguna actividad fracasan, no saben como, no saben porque; buscan las respuestas en su razón por habito y por habito abandonan esa búsqueda. Necesitamos mejores hábitos que mejores razones, necesitamos capacidad de elegir entre una respuesta u otra, entre una reacción u otra. Las personas reactivas, que reaccionan sin más son inmaduras, son incapaces de elegir una reacción adecuada.

Nuestro inconsciente es responsable del 98% de lo que nos pasa, nuestra razón apenas el 2%. Ser exitosos o perdedores no es cuestión de razón, es un proceso de hábitos. Podemos cultivarnos para el éxito o abandonarnos para el fracaso.

La madures no llega con la edad, llega por si sola, es un secreto. El secreto esta un 98% dentro de nosotros mismos, buscando fuera solo tenemos el 2% de posibilidades de encontrar el secreto para ser exitosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *