La gente y su talento ante todo

el personal¿Dónde estaríamos sin la gente? Ella debe estar en primer lugar. Debiera ser el activo más preciado de una organización.

Las utilidades se hacen por conducto de las personas, no a expensas de ella. Considere a la gente como un activo preciado, no como un costo variable.

Este es un tema clave para el Líder. El equipo debe estar en primer lugar, en toda ocasión.

Las personas están primero en la asignación del tiempo del Líder, ocupa el lugar primordial en su lista de prioridades.

Este hecho es tan obvio que resulta asombroso que tantos gerentes les concedan prioridad a otras cosas, que dejen de dedicarle tiempo a su gente, que dejen de mostrar interés por ella, que dejen de concederle atención a su selección, a su entrenamiento, a estimularla y a apoyarla, a ayudarle y a consultarla. Esos son gerentes que tienen cosas más importantes que hacer que librar batallas en nombre de su gente. Probablemente usted encontrará a estos gerentes dedicándole horas al estudio escrupuloso de diseños de nuevos productos, de análisis financieros, de informes pormenorizados sobre proyectos y otros asuntos.

El sabe que si no le concede prioridad a su personal, ésta no le concederá prioridad a él ni se la concederá a la empresa. Darle prioridad no significa pronunciar hermosas palabras tales como “Somos una empresa que cuida de su gente” o “Tenemos una dirección que sabe escuchar”. Significa tomar la acción indicada. El le concede prioridad a su gente al dar solución a sus problemas de estacionamiento, al mandar arreglar la calefacción en sus oficinas, al buscar una solución a su problema de paridad salarial, al prestar oído a sus dificultades y al ayudar a solucionarlas.

 

aplicarhoy

Examine la forma en que usted distribuye su tiempo. ¿Es propenso a decirse a si mismo: “Hoy no tengo tiempo para dar una vuelta por el departamento, tengo que terminar este cúmulo de correspondencia”? ¿Prefiere verse envuelto en reuniones con su jefe en vez de ver a María Páez cuando ella está bregando con un problema engorroso? ¿Con cuánta frecuencia inicia charlas informales con el personal de su departamento? ¿Preferiría que algunos de esos problemas laborales intratables desaparecieran para que pudiera concentrarse y terminar ese estudio de confiabilidad de productos que su jefe solicitó?

A partir de hoy, concédales alta prioridad a los problemas de su personal. Recorra su departamento, inicie una serie de charlas informales con algunos miembros de su personal más joven. Trate de solucionar algunos de esos problemas laborales difíciles (“Sí, debo enfrentarme con Iván Pérez, en vez de permitir que siga causando dificultades”).

 

Talento

talento

Una de las tareas administrativas más emocionantes es la de descubrir nuevos talentos.

No se descubren nuevos talentos llenando y leyendo formularios de evaluación, ni yendo al Departamento de Personal a tomarse la tremenda molestia de revisar en el archivo central 200 informes sobre candidatos que ofrezcan un potencial profesional.

No se descubre asistiendo a comités, ni haciendo el trabajo de los subalternos.

El Líder descubre habilidades porque se da cuenta cuando Enrique Castaño hace una admirable presentación, o cuando Daniel Suárez hace una excelente labor de supervisión en una emergencia, o porque varios clientes le cuentan: “Rosalinda Jiménez es la mejor vendedora que haya usted contratado en mucho tiempo. Realmente sabe de qué está hablando. Conoce su catálogo, se preocupa por el servicio, siempre hace lo esperado, siempre cumple su palabra; y, lo que es más: con su modo de ser sereno y eficiente, ¡sabe cómo manejar a esa partida de malgeniados que tenemos en la oficina!”.

Anda todo el tiempo a la mira de habilidades y de excelencia. Cuando lee el informe sobre la Etapa 3 de Tomás Ruiz, el Líder pensará para sus adentros que ese tipo realmente sabe cómo preparar un informe inteligible, sucinto y bien presentado. Sabe que ese informe exigió mucho trabajo preparatorio, que Tomás presentó los hechos en forma convincente y que sus recomendaciones tienen bases sólidas. El habrá descubierto un talento.

Creará oportunidades para que otros muestren lo que saben. Organizará presentaciones para que la gente con ambiciones de progreso pueda discurrir acerca de sus logros, sus planes, su trabajo. Durante sus recorridos por la fábrica, el mantiene los ojos abiertos en busca de supervisores potenciales. Una de las tareas más agradables del trabajo del Líder es descubrir talentos.

 

aplicarhoy

He aquí algo de papeleo: Tome una hoja de papel en blanco y escriba los nombres de las personas más talentosas de su departamento. Deben ser ejecutivos jóvenes que no estén bajo su directa autoridad.

Ahora anote las razones por las cuales considera son tan habilidosas esas personas. Pídale a su equipo inmediato que prepare una lista Igual. Compare los nombres y discuta luego las razones de cualquier falta de superposición.

LO QUE DEBE HACER EN EL FUTURO

Haga lo mismo dentro de seis meses y compare notas. Saque las notas al cabo de un año y establezca cuántas de esas personas habilidosas de su división han sido promovidas a otros departamentos de la empresa. Si la respuesta es cero, ha fracasado en su empeño de descubrir y desarrollar nuevos talentos.

Ahora, hoy, remóntese un año atrás y retrospectivamente haga lo mismo. ¿Qué ha descubierto y desarrollado durante estos doce meses pasados?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *