La autoestima y el poder de la actitud para lograr una empresa

Para hacer necesitamos poder hacer, y para poder hacer necesitamos un motivo. Cuando hay un gran motivo podemos iniciar a construir una empresa.

Las necesidades técnicas de un negocio empiezan luego de que decidimos hacer un negocio ¿Qué tan fácil es decidirse por un negocio? ¿Qué entendemos por negocio?

Me parece que quedan restos del antiguo concepto de negocio en mi mente, me parece que aun puedo oír ¿Qué producto puedo vender?…

Ahora el negocio empieza con preguntas como ¿con que personas me puedo relacionar?, no tengo ni idea de lo que venderé, lo que importa es relacionarme con la mayor cantidad de personas compartiendo información que me gusta investigar.

Mi opinión es el negocio, mis pensamientos son mi empresa, solo necesito poder de actitud. Información para construir mi empresa lo puedo encontrar en la red, pero la mayor información importante y única solo puede provenir del resultado de mis experiencias.

Nuestra vida está repleta de acontecimientos que la conforman y creemos que nos condicionan. No nos damos cuenta que no son esos acontecimientos los que deciden nuestra vida, sino lo que pensamos y como actuamos sobre los mismos.

Existe una teoría llamada del 90 %, dice, que podemos controlar el 90 % de lo que nos ocurre con solo el 10% de nuestra actitud. Lo que significa una gran mejora de nuestros resultados solo con un mínimo de actitudes adecuadas.

Una empresa es una institución en la que trabajamos y nuestra inversión trabaja por nosotros, con la practica ya llegaremos a niveles en que la empresa será un activo en el que no necesitamos trabajar para que nos genere dinero. Sin duda una de las actitudes adecuadas más rentables, que nace solo de una pequeña idea de poder.

Piensa positivo y actué ahora

El pensamiento positivo es el primer paso y el motor que te mueve hacia tus metas. Si de entrada piensas que lo que vas a hacer, va a salir bien, tendrás la mitad del camino recorrido.

Y no sólo te propongo que pienses positivo a la hora de creer que todo va a salir a pedir de boca, sino de procurar hacer la actividad que tengas entre manos lo más agradable y divertida posible.

No hay fracasos, sólo resultados, solo experiencias

Elimina el término fracaso o fracasado de tu vocabulario. La palabra fracasado lleva connotaciones de que no hay nada que hacer, de que todo lo que intentes acabará en saco roto. Y esa no sólo no es una visión real, sino que será un lastre a la hora de conseguir tus logros.

Sólo existen resultados, estos pueden ser deseados o no deseados. Si no son deseados, habrá que buscar la manera de cambiar la forma de proceder, para que esos resultados cambien a deseados.

Saca un aprendizaje de cada situación, aprovecha la información de tus experiencias

Los resultados no deseados, también son necesarios, ya que nos dan datos e información sobre lo que no estamos haciendo bien, para poder mejorarlo.

Si lo miras así, va a resultar que encima son algo bueno. Y es así, no sólo son algo bueno sino necesario para la mejora y para el aprendizaje. Sin ellos no evolucionaríamos y nos quedaríamos estancados.

Cuando algo no ha salido como esperabas, te sientes frustrada y con ganas de enfadarte, recuerda que lo que se resiste persiste y lo que se relaja cede. Cuando reaccionas de manera violenta, todo empeora. Pero si reaccionas con calma y buscando soluciones, entonces es cuando llegan las mejoras.

¿Quien hace los mejores trucos con una bicicleta la primera vez que se monta en una? Todos tus primeros intentos son buenos, todas esas experiencias te llevaran a ser un experto.

Piensa que todo es para algo bueno, todas tus acciones son buenas

La manera de relajarte y tomar la decisión más acertada, es pensar que todo lo que sucede, al final va a desencadenar algo positivo, aunque no lo veas sobre la marcha. El ejemplo de la bicicleta también esta sucediendo a nivel intelectual con cualquier emprendimiento.

Ten en cuenta estas estrategias y aprovecha el poder de tu actitud, llevando los acontecimientos de tu vida a la mejor opción posible, la empresa de tu sueño.

 

Un comentario en “La autoestima y el poder de la actitud para lograr una empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *