Invertir en opciones

opcionesTal vez una de las más complicadas formas de invertir y, posiblemente, el más riesgoso de los negocios es el tradeo de opciones.

Los operadores más experimentados se dan cuenta que esta actividad no se adapta a todos, ya que requiere su propio tipo de personas, por lo general los perfiles agresivos tomadores de riesgo, ya que en sí mismo requiere de habilidades y pensamientos únicos sólo para las personas que podrían manejar los riesgos extremos.

La mayoría de los expertos recomiendan esta inversión sea sólo para aquellos que tienen suficiente capital, ya que conlleva riesgos considerables.

Por naturaleza, también es una de las inversiones financieras más especulativas. Así que si usted es una persona que no quiere especular demasiado, también podría encontrar otra alternativa más segura que se adapte mejor a su perfil.

Sin embargo, rechazar la idea de entrar en esta operatoria de forma inmediata es tan riesgoso como no saber nada al respecto. Que tiene riesgos, es cierto, pero también es una actividad altamente rentable. Es bueno tratar de aprender algo de este mercado de tal manera que pueda decidir si se anima a probar suerte o directamente no es lo suyo.

Si bien es intrínsecamente arriesgado,  las opciones también ofrece ventajas que no se pueden tener con otros tipos de transacciones. Entre sus ventajas principales está la flexibilidad que otorga a sus inversionistas.

Cada prestamista tiene la alternativa de liquidar a un precio específico en un plazo determinado.

También es un tipo de negocio muy interesante debido al alto apalancamiento que ofrece. Dependiendo de la ubicación, cada opción puede cubrir un número de activos subyacentes. En los Estados Unidos, por ejemplo, cada opción puede representar 100 activos subyacentes.

Por lo tanto, este principio permite al titular tener la capacidad de beneficiarse de varios activos en una sola opción.

Entonces definamos ¿Qué es una opción?

Es un tipo de seguridad, tal vez estrechamente comparable con los bonos y acciones.

Es un contrato vinculante supervisado por términos y condiciones estrictas. En esencia, son contratos que los propietarios podrían comprar o vender a un precio determinado con anterioridad a una fecha específica. Una opción es típicamente un precio añadido a un determinado activo o un elemento, ya que es una reserva para la compra o venta de un bien determinado.

También suelen ser llamadas derivados.Esto se debe al hecho de que el valor de cada una se basa en el valor del activo subyacente, que es el objeto que realmente se enajena en la operación.

Para dar luz sobre este tema, considere el siguiente ejemplo:

Digamos que tiene pensado comprar un inmueble que vale varios cientos de miles de dólares. Sin embargo, la primera vez que negoció con el propietario, no tenía dinero suficiente para comprar la propiedad en el acto. Así que hizo un trato con el dueño para pagar un extra de $ 5,000 para reservar la oferta para usted durante la duración de 2 meses.

El dinero extra que usted pone se llama opción. En caso de que no quiera seguir con la venta, el propietario del inmueble no puede obligarlo a comprar la propiedad, ni hay alguna ley que pueda imponerle la venta. Sin embargo, todavía tendría que pagar los $5000 del precio.

En resumen, al considerar la compra de una propiedad con esta modalidad, tendrá el derecho de seguir con la venta o rechazarla. No está obligado a hacer ninguna de las dos acciones. Sin embargo, es posible que pierda el 100% de su inversión total que es el valor de la opción misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *