Ideas de emprendimientos con baja inversión

baja inversionCon la crisis económica, cada vez más se vienen desarrollando negocios que permiten ganar unos ingresos extras. Ya sea para complementar las ganancias o en el caso de estudiantes y amas de casa, para tener algo de efectivo en el bolsillo.

Veremos algunas ideas de emprendimientos con baja inversión, que no demandan mucho tiempo ni dinero para funcionar. En cambio pueden convertirse en una buena fuente de ingresos.

Si sabes algo, puedes enseñárselo a otra persona. Nada más sencillo. Los estudiantes que ya están avanzados en su carrera pueden dar clases particulares a alumnos de cursos inferiores o de escuelas. Solo necesitamos dejar un papel con nuestros datos en los paneles informativos de la Universidad y en los colegios. Este trabajo puede ser temporal, por ejemplo en épocas de exámenes cuando todos están desesperados por obtener buenas notas. No necesitas más que pedirles a tus alumnos la carpeta para ver los temas que les cuestan y reservar una hora para explicárselos. Y si quieres hacerlo más rentable, trabaja con grupos de 3 o 4 alumnos por clase.

También se puede enseñar con videos. Esto se hace cuando los alumnos viven lejos o prefieren aprender directamente por Internet. Algunas de las ideas de negocios que se hacen así son la enseñanza de idiomas o de lenguaje de señas, los cursos de maquillaje y de artesanías en general. Como forma de promocionarte puedes empezar colgando algunos videos en YouTube. Si te haces un buen grupo de seguidores estarás listo para vender tus cursos o dar videoconferencias en directo. Para comenzar el emprendimiento solo necesitas tu PC con cámara web, una buena conexión a Internet y un programa como Skype o Google Hangout.

Si lo tuyo es vender, puedes probar en sitios como Mercadolibre o Ebay. Empieza por revisar tu placard y juntar todas las cosas que ya no usas. Seguramente alguien las necesitará, y como son usadas puedes ofrecerlas a bajo precio. Trata bien a los clientes, envía los pedidos a tiempo y sé honesto, y verás cómo crecerá tu reputación. Una vez que te hagas conocido, puedes empezar a comprar artículos nuevos o usados para revenderlos. ¿Qué vender? Lo que sea. Si es algo que conoces bien, mucho mejor, porque podrás dar un buen servicio de atención al cliente. Por ejemplo, si eres fanático de los zapatos sabrás explicarle la diferencia entre los distintos tipos de suela.

¿Se te da bien hablar con la gente? Entonces puedes probar a instalar una línea de asistencia telefónica. Existen muchas personas que se sienten solas, muy agobiadas o presionadas. Si eres sensible y has pasado por alguna situación traumática, ofrece tu oído a los demás para escucharlos y darles un buen consejo. La idea es que más allá de que cobres una pequeña cuota por cada llamada, seas sincero y trates de ayudar a estas personas desde el corazón. De todos modos la asistencia telefónica también alcanza los servicios de atención al cliente, asistente virtual y call centers de empresa, así hay varias ramas que explotar.

¿Qué te parecieron estas ideas? ¿Has empezado ya con algún emprendimiento similar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *