Hitos historicos para el concepto de seguridad social

El seguros social es el producto de las políticas que aplica el Estado para reducir las brechas que se producen en el seno de la comunidad y, de ese modo, garantizar la satisfacción de las necesidades mínimas y elementales para todos sus miembros.

También es considerado un servicio público capaz de atender las demandas básicas de las personas que atraviesen una situación de vulnerabilidad socio-económica, ya sea en forma temporal o permanente.

Ahora bien, la semilla de la noción de radica en la Ley del Seguro de Enfermedad, impulsada por el canciller alemán Otto Von Bismarck en 1883.

Por ese entonces el país germano era gobernado por el Káiser Guillermo II, quien, sin preverlo, había sido autor del primer gran documento de compromiso social del Estado: el Mensaje Imperial emitido el 17 de noviembre de 1821 donde anunció protección al trabajador en caso de enfermedad, accidente, vejez e invalidez total o parcial.

Luego, llegaron otras medidas intervencionistas que favorecieron la gestación de este modelo en Alemania: el Seguro contra Accidentes de Trabajo de 1884 y el Seguro contra la Invalidez y la Vejez de 1889.

En definitiva, las fuertes luchas de los trabajadores, las presiones religiosas y las advertencias de algunos sectores políticos y grupos académicos de la época prepararon la cuna ideal para el nacimiento de la seguridad social.

Tan efectiva resultó su aplicación en el territorio de origen que el sistema no tardó en expandirse en Europa. Su más inmediata repercusión se produjo en Francia, con la creación de la “Asociación Internacional de Seguros Sociales”, en París, en 1889.

Finalmente, las circunstancias que se sucedieron en otras partes del planeta también crearon las condiciones necesarias para el lanzamiento del seguro social, fomentado en todas las naciones del mundo desde 1944 por la Organización Internacional del Trabajo.