Para hacer negocios por Internet, su primera mercancía, su convicción y autoridad

Algo que quizá es difícil de entender es que en Internet nuestro producto o servicio no es el primer producto que mostramos y tratamos de vender. Lo que tratamos de vender es la información con la que buscamos llegar a la gente. ¿Cuantos buscan esa información? ¿Cual es la competencia que hay? ¿Reflejamos convicción y autoridad? ¿Sirve?

Nuestro principal aprendizaje proviene de las personas que nos crían desde niños, por lo general nuestros padres. Todo lo que creemos y no creemos, lo que sentimos y no sentimos proviene de esas primeras emociones: miedos, ambiciones, seguridad, inseguridad, etc. Pero llega un momento en que decidimos tomar nuestras propias decisiones.

Hay muchos profesionales buenos, realmente geniales pero no necesariamente tienen que saber como llegar a las personas, pero finalmente esta acción es la  que hace diferencia en los resultados. Cuando se esta frente a las personas podemos tener una contra oferta, buscar explicar mejor, pero en Internet, ante el clic de un visitante lo que tenemos que hacer ya esta echo.

La información con que ofrecemos nuestros productos o servicios es otro producto, y este producto también necesita tener calidad, convicción y autoridad. Realmente necesitamos cavar profundo “Dig Deep”. Gracias a Dennis Colmenares por la traducción.

Cuando usamos información, para nuestros productos o servicios, que la gente no busca, busca poco o tiene demasiada competencia, no llegamos, no tenemos esos clientes deseados. Ahora si la información llega, es consumida por la gente que nos interesa, surge otro factor: convicción y autoridad.

Al hacer negocios por Internet los clientes se pueden escurrir por nuestros dedos si no perciben entusiasmo, convicción y autoridad en la información que brindamos. Para tener éxito en los negocios por Internet necesitamos tener cosas que decir, historias que contar, experiencias. Somos como un artista que organiza una gira de conciertos, su éxito no solo depende que hace en el concierto, sino en como convoca a esos conciertos, que opiniones deja en los asistentes.

Uno puede trabajar mucho, actualizar mucho su blog, pero si no hay resultados necesitamos mirar y preguntar ¿Que no estoy haciendo? Con frecuencia escucho que se desploman grandes redes de negocios construidas con mucho esfuerzo ¿Que es lo que falto?

El entusiasmo que refleja nuestra convicción por lo que hacemos necesita siempre estar con los ánimos muy altos. Ese entusiasmo, en Internet, solo puede reflejarse con información: imágenes, vídeos, texto… ¿Cual es la historia de éxito que escribimos?

Como calentar la convicción

Una de las personas que sigo en Facebook es Fabienne Fredrickson quien comparte información muy importante sobre temas del poder de las personas para realizar sus sueños.

Fabienne nos propone una tarea para mejorar nuestra relación con nuestros potenciales clientes:

  • No se de el lujo de estar indeciso acerca de lo que usted ofrece.
  • Tener la convicción total de lo que haces.
  • Expresar nuestra convicción de manera que genere confianza.
  • Su trabajo no es vender, es ofrecer una perspectiva de éxito.
  • Construya una red de confianza.
  • Exprese los resultados que tendrán sus clientes con sus productos o servicios.
  • Ofrezca solo perspectivas de lo que se puede hacer, no corra tras la venta.

Ahora para realizar esto necesitamos “con quien realizar”, es decir trafico a nuestros sitios, y lo que podemos poner en nuestros sitios no es productos, no es nuestro servicio o negocio, solo podemos poner información. ¿Cuantos buscan esa información? ¿Cual es la competencia que hay? ¿Reflejamos convicción y autoridad? ¿Sirve? y ahora le añadimos ¿Tenemos convicción y autoridad en lo que hacemos?

Imagen Bridgewatermbc – Fuente ClientAttraction

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *