Ganar dinero matando mis vacas

Después que mate la vaca de Mirita le regale un oso peluche, pero no la consoló.

La primera vez que escuche la historia de la vaca del conformismo, quede mas que sorprendido, al descubierto y desconsolado.

Creo que tengo un corral lleno de vacas, y son alegres, mugen y son tan especiales, me consuelan mucho y dan sentido a mi vida.

Con la sola idea de deshacerme de ellas me sentí desamparado, además ¿a cual de ellas sacrificar primero? No, mis vacas me dan seguridad, por lo menos estoy bien (¿?); claro, siempre hay alguien mas que uno, y siempre uno es mas que alguien.

Todo lo que quiero es ganar dinero, y matar mis vacas prácticamente me hará perder lo que ya conseguí. No, para nada, yo boy progresando de a pocos, pero seguro, no soy ningún loco para arriesgarlo todo y además así estoy bien.

Si Luís, tienes toda la razón, dijo Mirita, hay que buscar primero seguridad.

¿Seguridad?, pensé, humm, eso es una vaca del conformismo, matare la vaca de Mirita.

Mirita acepto arriesgar todo, cambiar todo, lloro de desamparo, su enamorado la dejo por loca, y yo solo le compre un peluche de oso marrón marca Pepita.

Cuando Mirita dejo su empleo seguro estaba encantada de desarrollar nuevas habilidades, pero pronto se dio cuenta que la vida persiguiendo el éxito no es una matanza irresponsable de vacas.

Bueno, yo mato mis bacas y ahora qué, ¿Cómo gano mejor dinero, matando mis vacas? Se me ocurre retirar todo lo que corresponde a mi vaca muerta, todo lo viejo, para dar paso a lo nuevo, se me ocurre ahora ver que sembrar.

Sembrar, y luego cosechar. No, el orden es: cultivar, preparar la tierra, sembrar, cuidar, regar, luego cosechar.

Bueno, Mirita ya se canso, me tiro el oso, y se busco otro empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *