Ganar dinero en Internet recordando nuestra niñez

Cuando yo era pequeño recuerdo que lo que mas me gustaba era ir al corral de vacas, caballos y cerdos y quedarme a jugar con ellos, en realidad no es que me metiera al corral con ellos, solo algunas veces, pero lo que me gustaba es ver su vida, como lo alimentaban; ver a los encargados preparando comida y echándoles a su comedero, llenando su tina de agua; especialmente me acuerdo de la fiesta que hacían los cerdos, el alborozo cuando sabían que la comida llegaba.

Entre la gente que cuidaba a el corral había una persona llena de magia, ahora lo recuerdo así, tenia mucha magia, pero las primeras veces que lo vi, recuerdo que era una persona silenciosa y tranquila. Siempre estaba apartado de las reuniones, del bullicio que hacían los demás, de los juegos, solo observaba, solo estaba ahí.

El momento mágico ocurrió cuando uno de los perros enloqueció cuando entre a su casita, era espantoso sus gruñidos, yo estaba aterrado, y el apareció diciendo “tranquilo es mió” y me tomo, me abrazo y el perro se calmo, movió la cola y se acerco a lamernos. Luego nos dejo ver y coger sus cachorros, fue realmente mágico, no se si fue por que fui salvado en el umbral del pánico, pero todo lo que vi después, todo lo que el hacia era realmente mágico.

La información esta en recordar tus mejores momentos

Siempre lo veía observando y tranquilo, no intervenía en nada, solo estaba ahí, los animales se le acercaban y el les daba algo, se dejaban acariciar, se sentaban a su lado y salian a pasear.

Yo también quería que los animales fueran mis amigos, pero no me hacían caso, incluso una vez un becerrito me echo a cabezazos de su corral, y por muchos años nos correspondimos con golpes, yo lo castigaba y luego el encontraba la forma de echarme un cabezazo cuando yo estaba desprevenido. Jaja, fue la enemistad mas larga que tuve con un animal.

Recuerdo cuando este becerrito se convirtió en un toro enorme y yo seguía siendo un niño pequeño, le bastaba dar un mugido y yo salía corriendo, y luego yo buscaba la forma de sorprenderlo con un palo cuando comía, bebía o dormía. Pasaba horas maquinando que hacer para vengarme, jaja, hasta que el señor de la magia, me dijo que seria mas divertido si fuéramos amigos, “no” dije, “como boy ser amigo de ese toro loco” y lo hizo; de pronto un día me encontré cara a cara con mi viejo enemigo, me tendió su lengua y yo estaba aterrado, y nada, no hizo nada mas que lengüetearme; fue una expresión de cariño que aun recuerdo.

El odio, la venganza, las maquinaciones, el toro loco, todo, todo, estaba solo en mis pensamientos, el toro loco siempre había querido solo jugar y esa vez solo quería que le rasque el cuello, la oreja. Y se dejo montar, se dejo llevar donde yo quería, parecía un perrito, lo disfrute mucho.

El dinero por Internet lo traen los usuarios de los motores de búsqueda.

Muchas veces el señor de la magia nos contaba historias, y nos reuníamos alrededor de el, atentos, ansiosos, dispuestos a seguir cada palabra que dijera.

No se de donde salían tanto niños, mis amigos eran pocos, pero cuando el contaba sus historia, aparecían muchos niños, tantos niños que se iban muy contentos, algunos dejaban regalos, el los aceptaba, algunos padres lo visitaban y le dejaban presentes por lo que hacia por sus niños.

La casa del señor de la magia tenia tantas cosas que luego desaparecían, tantas cosas que la gente le daba solo por agradecimiento a lo que él hacia con sus historias, y con los regalos que volvía a regalar. Era como diríamos ahora “dinero fácil”.

La gente lo buscaba y encontraba en él lo que necesitaban, él daba confianza y la gente lo escuchaba, lo amaba, lo seguía. En algún momento mis padres viajaron y me llevaron a otro mundo y yo olvide, lo olvide y ahora lo recuerdo.

Lo recuerdo justo ahora en un blog de negocios por Internet y me doy cuenta que su magia continua, solo tengo que recordar mis mejores momentos para producir información y continuar con mi blog.

Muchas veces el conocimiento se convierte en una barrera para incorporar lo nuevo, a pesar de que lo viejo no nos da resultado, nuestros conocimientos no permiten que incorporemos esa actitud nueva que necesitamos.

Una actitud nueva como ser expresivos escribiendo un comentario extenso, porque tienes una opinión verdad, si leíste este tema, tienes algo que decir, y si te interesa crear un producto, solo tienes que empezar creando un articulo, tu opinión. Espero tu comentario, que estés bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *