Franquicias en el extranjero

Una de las principales ventajas del modelo de franquicias, es que permite su fácil exportación a otros países. Sólo basta con tener los permisos necesarios en el país al cual se llevará la inversion y registrar la marca de nuestra empresa para poder empezar a vender en el extranjero.

Lo mejor de llevar nuestra empresa al exterior es que es un riesgo menor al de otros tipos de inserción en el mercado extranjero, en este caso el riesgo es llevado por dos partes, siendo el franquiciador el que carga con menores riesgos.

Algunas de las ventajas de poner franquicias fuera del país, incluyen el aumento en el número de las ventas, aunque para lograrlo es importante realizar un profundo análisis de mercado el cual permita conocer las oportunidades que existen. Cabe señalar que las posibilidades de éxito dependerán de muchos factores, entre ellos tiene mucho peso los factores socioculturales del nuevo país.

La principal desventaja, es que las ganancias por franquicia son menores pues se deberá de considerar gastos por la distancia; además es necesario identificar nuevos proveedores y hacer toda una nueva lista de contactos.

Por último, es importante señalar que en el modelo de franquicias en el extranjero es importante mantener una comunicación constante para poder garantizar el éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *