Financiar los Estudios con un préstamo

Una de las principales preocupaciones de una familia es el poder solventar los estudios de los hijos, principalmente de los que van a comenzar a cursar los universitarios, ya que el costo de los aprendizajes superiores es alto y dependiendo de la carrera que los jóvenes integrantes de la familia elijan, el costo de éstos es muy variable.

Aunque las familias actuales generalmente no son muy numerosas, se puede dar el caso en que dos, o tres de los hijos estén cursando estudios universitarios al mismo tiempo, lo que representa un gasto muy difícil de afrontar.

Aunado a esto en la matricula de los cursos superiores se incurre en gastos adicionales, como son los materiales de estudio, los viajes, e incluso estadías, lo que incrementa los gastos y afecta seriamente a la economía familiar.

Para afrontar todos estos gastos es posible recurrir a un crédito familiar, ya que dadas sus características es posible utilizarlo para financiar las carreras superiores de los hijos, consiguiendo este financiamiento a una tasa de interés baja.

Además de que al tratarse de una línea de préstamo no es necesario disponer de todo el dinero en una sola exhibición, ya que se puede ir retirando el capital sólo en las cantidades que se vayan necesitando para poder cubrir los gastos escolares.

Como un préstamo puede ser a largo plazo, en algunos casos llega a ser hasta 8 años, se prorratea el costo de la matricula en ese tiempo, quedando los pagos en una cantidad que sea más fácil de cubrir; por otro lado los intereses de los créditos familiares no son capitalizables, es decir, no incrementan la deuda como es el caso de las tarjetas de crédito, por lo que no se corre el riesgo de llegar a tener una deuda impagable.

Otra ventaja de este tipo de financiamiento es la posibilidad de realizar pagos anticipados, lo que disminuye notoriamente los intereses que se terminarán pagando.

Existen planes en los que se consigue aplazar el inicio de pago de capital, cubriendo en algunos momentos tan sólo los intereses, además de que el tipo de interés de un crédito familiar se puede pactar a una tasa fija, con lo que facilita hacer una planeación financiera a largo plazo.

Otro aspecto a tomar en cuenta cuando se contrata un préstamo familiar con la finalidad de financiar los estudios, son las comisiones, ya que existen entidades financieras que cobran comisión por apertura y comisión por cada disposición.

Los montos de las comisiones suelen ser variables y en algunas ocasiones aunque la tasa de interés sea baja, las comisiones pueden ser demasiado altas, por lo que es muy recomendable analizar bien el costo del crédito, incluyendo los seguros y las comisiones, para que se consiga tomar la mejor decisión.