Exíjase un buen Comportamiento

buen comportamientoEl buen manejo de personal tiene definitivamente que ver con el comportamiento.

En un jefe es observado cada minuto de la jornada de trabajo (y con frecuencia después de ella). Forma la base sobre la cual juzgan a un individuo revestido de autoridad todas las personas que trabajan a su alrededor.

 

El comportamiento incluye el traje que lleva el jefe y cómo lo lleva. Incluye el estado en que se encuentran el cabello y las uñas. Incluye todas y cada una de las palabras que pronuncia el jefe y si él, o ella, usa o no colonia o sufre de mal olor. Incluye el estado de la oficina y la manera en que el jefe contesta una llamada telefónica. (Las diferentes respuestas pueden revelar mucho: “Habla Carlos Suárez”, o “Weyyyy como va?” o “¡Habla Suárez!”) Incluye el grado en que el jefe usa fórmulas de cortesía comunes, si es sumamente descortés o si exagera la urbanidad.

 

“El comportamiento es todo lo que un líder hace. Los logros se originan en el mismo.”

 

El Líder tiene plena conciencia de su forma de moverse y lo tiene bajo control. Fija los más altos niveles de comportamiento en todo sentido. No le hace mala cara al empleado que con excusas entra a la oficina en busca de una firma urgente, ni mira continuamente su reloj cuando el gerente de Relaciones Laborales sigue parloteando. El Líder nunca hace trampa con las cuentas de gastos, ni se embriaga en eventos formales. Puede que cuente chistes, pero éstos nunca son ofensivos. Su forma de ser despierta respeto, apoya su autoridad.

 

Aun así, el Líder sabe que no es perfecto, que su forma de ser no puede ser siempre intachable. Pero trata siempre de ajustarse a los más altos estándares, y espera que su equipo haga lo propio.

Esto está muy relacionado con la programación neurolingüistica, es decir el lenguaje corporal, el tono de voz y los gestos que uno hace al comunicarse. Debes tener presencia, conducirte con confianza y mostrarte receptivo, evitando todo acto que pueda afectar el acto de comunicación o generar desconfianza en la contraparte.

 

aplicarhoy

Vigile su comportamiento cada minuto del día. Trate de ser consciente de cada movimiento de ojos cuando está en presencia de alguien. Procure controlar su tendencia a suspirar, rascarse la oreja, menear la cabeza, mirar por la ventana.

Si quiere comunicarle algo a una persona, sea directo y cortés. Es mejor interrumpir y decir “Siento tener que levantar esta reunión en cinco minutos”, en vez de estar mirando continuamente su reloj.

Comience hoy mismo y aprenda siempre a estar totalmente consciente y a estar controlando su forma de ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *